Narcotraficantes, los piratas del siglo XXI

  • 30/06/2018
  • 0

- Una camisa de manga corta de color verde oliva descubría una parte de sus rubicundos brazos. La barba recortada, entrecana, no ocultaba un rostro libre de preocupaciones y grandes responsabilidades. Charlton Heston quiso que fuera su hijo, Fraser, quien corriera con la «suerte». Obviamente, no lo consiguió. La isla del tesoro ha sido la excusa para que padre e hijo trabajaran juntos de nuevo, aunque en esta ocasión fuera Fraser quien mandara debido a su condición de director. Para ser el primer largornetraje que lleva a cabo, no cabe duda de que ha contado con todos los medios a su alcance.

Con La isla del tesoro se ha pretendido realizar, según Fraser Heston, «la versión más veraz y fiel de la novela de Stevenson y también la más excitante. No quisimos hacer una película de niños, pero sí para cualquier familia». Fraser Heston está preocupado porque su película pueda ser considerada violenta. «Me molesta la violencia. Quise presentar los ejes principales de la violencia que hay en el guión sin que ofendiera a nadie. Hay grandes diferencias con Rambo. Sin embargo, cuando se dispara una pistola, se mata y cuando se usa un arma blanca se ve sangre. Eso es real».

- Padre e hijo se conceden la palabra, remachan las opiniones del otro o, eventualmente, se llevan la contraria. Charlton Heston asegura que ésta «no es una película de Walt Disney. No hay una sola escena que no aparezca en la novela de Stevenson. De mi personaje, Long John Silver, los propios piratas dicen que todos tenían miedo a Flint, pero que hasta Flint tenía miedo de Long John Silver y además le llamaban "Barbacoa" y no precisamente porque fuera el cocinero. Si alguien cree que esta película es violenta es porque está recordando las otras versiones en las que los piratas son de cartón».

Padre e hijo intentan denodadamente llevar la conversación hacia las grandes ventajas que posee la televisión por cable (Charlton Heston tiene intereses personales en este medio), pero sus esfuerzos resultan baldíos. Inmediatamente, todos los ojos se dirigen hacia la estrella. «Este papel no ha sido fácil», dice Charlton Heston, «y más si te falta una pierna. Es un reto. Estoy convencido de que Ian Fleming (el autor de James Bond) le debe mucho a Stevenson». Sus experiencias televisivas son recordadas con agrado por Heston.

«Aprendí mucho con los Colby y, por tanto, no estoy de acuerdo con que sea un retroceso en mi carrera. Por mi categoría, yo elijo los personajes que quiero. Además, la televisión es un medio con una audiencia masiva. Por otra parte, la comedia más simple cuesta el doble de lo que en su día costó Ben Hur. Está claro que me equivoco, pero no más que otros y estoy satisfecho con todo lo que he hecho». Charlton Heston reconoce que sólo ha habido tres o cuatro películas que ha rechazado, que luego han sido grandes éxitos.

«Yo no hubiera podido superar la interpretación de Gregory Peck en La profecía», pero se niega a hablar de su actriz preferida, «tendría una amiga y veinte enemigas».Heston, padre, asegura que su cartera es más amplia que la de Paul Newman. «El es la quintaesencia del americano urbano y moderno. Yo he hecho quince papeles biográficos, tres shakesperianos y he actuado con personajes de todas las épocas. Sólo me queda un último papel, con el que tengo que dar en el clavo».

- Las anécdotas siguen desgranándose. «El loro no paraba de morderme la oreja y además, cuando rodábamos exteriores, tenía miedo de que se escapara». 0 bien, «Fraser me mandó a descansar en una ocasión en la que yo me encontraba cansado». Cuando se aludió a su ideología conservadora mencionó: «Sigo pensando lo mismo. Hoy los piratas son los narcotraficantes». Hace cuarenta años que Charlton Heston hizo su primer papel. Probablemente, aunque no lo reconozca, espera la mancha negra que en su día también recibiera Long John Silver.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia