Cómo restaurar tus tacones

  • 30/05/2018
  • 0

Es normal que tu calzado sufra accidentes como roces que terminan pelando su cubierta. También puede ocurrir que tu perro los agarre para jugar y los rasgue. En Calzados Club Verde te enseñamos cómo restaurar tus tacones. Así podrás recuperar ese par de zapatos que tiene algún daño.

Cómo restaurar tus tacones

Los tacones son zapatos muy delicados, en especial los de aguja. Que si no sabes caminar bien con ellos, acabarás arruinándolos. Partir el tacón, pelar o rayar su superficie son algunas cosas que pueden suceder. Continúa leyendo y aprende algunas técnicas para arreglar diferentes daños que pudiese tener tu calzado.

Para tacones pelados

Los tacones forrados son piezas refinadas y clásicas, pero como dijimos anteriormente, muy delicadas. Por lo que en cualquier momento sufrirán algún daño por roce o golpe con un objeto. Esto termina dejando huecos en la superficie que evita que los sigas usando. Si consigues trozos del forro levantados debes estirarlos y pegarlos.

Para ello, utiliza un pegamento resistente o silicón. Ten cuidado de no hacer desastre. Si el problema es mayor, porque el hueco es muy grande, puedes pintar el tacón directo. Antes de hacerlo, asegúrate que sea el tono adecuado para que no se note. Puedes utilizar tinte, crema o rotulador permanente. Usa un secador para acelerar la fijación.

Para tacones flojos

Es importante que antes de calzar tu zapato compruebes que el tacón está firme y en buen estado. De lo contrario, podría desprenderse o romperse y causarte una caída. Para confirmar, mueve el tacón hacia los lados con tu mano. Si está flojo, trata de fijarlo en la posición correcta haciendo uso del pegamento de contacto.

Primero asegúrate que la pega sea la indicada para el material del tacón. Luego la aplicas con ayuda de un pincel en el área requerida. Deja secar hasta que quede firme. Si el problema persiste, es mejor acudir a un zapatero.

Suela dispareja

SI tus tacones estás disparejos, tienen restos de algún material de construcción o pegamento, consigue papel de lija. Dales la vuelta y comienza a lijar la zona afectada para lograr que el calzado quede alineado. Esta técnica la puedes emplear luego de fijar los tacones flojos.

Daños en zapatos claros

Este tipo de zapato se ve muy bien, sin embargo, pierden todo el encanto al mínimo contacto con objetos o con la naturaleza. Se manchan con facilidad y adquieren un aspecto viejo y dañado. Si te pasa, puede utilizar una goma de borrar y frotar sobre las marcas de sucio. Puedes hacerlo con fuerza en las manchas más rebeldes.

Esta técnica funciona para los calzados de tela y de piel natural.

Calzado rasgado

Para los tacones finos de aguja que se han rasgado, pelado o fueron arañados por una mascota, te sugerimos repararlos con esmalte de uñas. Si necesitas pegar una pequeña parte de la superficie, el nácar transparente es ideal para cualquier color. Pero, si también necesitas cubrir la zona, debes buscar una pintura del tono del calzado. Este método es para pequeños daños.

Si los daños son muy graves, siempre puedes improvisar. Raspando y retirando todo el material que recubre el tacón puedes tener unos como nuevos. Para ello, busca el pegamento adecuado y purpurina en polvo. Aplica una capa de pega, luego la purpurina y por último un manto de nácar para proteger. Tendrás un calzado diferente.

¿Todavía tienes dudas sobre cómo restaurar tus tacones? ¿Qué técnicas sueles usar? Coméntanos.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia