Tutorial para calcular el RFC de una persona moral

  • 28/01/2018
  • 0

Muchas veces es necesario conocer el RFC de una persona Moral, es decir de alguna empresa o institución, ya sea para facturar o para realizar algún tipo de investigación o denuncia, el problema es que esa información no siempre es tan accesible, pues es necesario realizar alguna compra o contratación de servicio para conseguir alguna nota de compra donde venga el RFC de dicha persona moral.

 

Pues al igual que sucede con una persona física es posible, calcular el RFC de una persona moral con un nivel de exactitud suficiente para nuestros fines.

La composición del CURP para una persona moral es la siguiente:

Los primeros tres caracteres son las iniciales de la empresa u organización, o ser una combinación de estos.

Los siguientes dos dígitos representan el año de fundación de la empresa, en contraste como suele pasar con los CURPS de las personas físicas estos valores pueden los mismos para empresas fundadas en por ejemplo 1917 (17) y 2017 (17).

Le siguen dos dígitos que representan el mes de creación de la empresa.

Los dos dígitos siguientes son el día de creación de la empresa.

Los últimos 3 dígitos son la homoclave, la cual es generada por hacienda al momento de asignar el RFC, sí bien existen algoritmos que permiten calcular rfc con homoclave según los datos que le preceden estos no son siempre exactos o precisos, pues estos algoritmos suelen ser en extremo complejos y muchas veces exclusivos del gobierno, pues se busca prevenir la posible falsificación de documentos con distintos fines ilegales.

Si exceptuamos la homoclave podremos encontrar fácilmente el RFC completo de una empresa en internet para posteriormente validar dicho RFC en la página validadora del gobierno federal

¿Qué son los CFDI o las facturas electrónicas?

Un “CFDI” son las siglas de Comprobante Fiscal Digital por Internet y son también conocidas como facturas electrónicas, estas son un comprobante legal de compra venta de algún bien o servicio entre dos personas, son usadas como comprobante legal debido a que incluyen los RFC tanto del comprador y el vendedor, así como la fecha, monto y concepto.

Las facturas en papel han ido siendo sustituidas por las facturas electrónicas poco a poco desde el año 2011, cambiando en ese lapso de tiempo hasta llegar a la versión actual que es la 3.3, los principales cambios entre una y otra versión es que se han ido incluyendo, modificando o retirando distintos campos o parámetros que incluye dicho comprobante, en términos más especializados la factura electrónica son una serie de datos en formato XML, el cual es entendible por los sistemas de gestión de bases de datos e informáticos del SAT y es más fácil tratarlos para su organización y gestión, sobre todo si los comparábamos con las antiguas facturas de papel.

Veamos una comparación similar y en términos de contaduría, hace unos 10 o 15 años muchas empresas, negocios y profesionistas llevaban su contabilidad en libros contables que ellos mismos administraban o que encargaban a algún despacho de contadores, actualizar o buscar información en estos libros era extremadamente difícil en cambio empresas que comenzaron a migrar su contabilidad a programas informáticos especializados como la suite de Aspel (COI, NOI, etc…) o incluso con software más comunes como Excel comenzaron a notar un enorme aumento en la productividad así como la factibilidad para rendir cuentas ante hacienda, por estos motivos fue comenzó a nacer la idea de implementar la facturación de una forma totalmente electrónica, también incluye otra serie de ventajas tanto para el contribuyente como para hacienda, que se pueden resumir en los siguientes puntos:

Cada factura es única e inmutable, es decir una vez creada no puede ser modificada sin que hacienda lo detecte.

Al estar alojada en servidores del gobierno es mucho más difícil crear facturas falsas para comprobar gastos o evitar el pago de impuestos.

Tiene mayor seguridad al tener forzosamente que existir los 2 RFC a los cuales se referencian en dicha factura, así también es posible verificar fácilmente las facturas recientes que se han emitido por o para un RFC en específico, previniendo suplantación de identidad.

Dado que es necesario tener la llave digital o firma electrónica para generar una factura es muy difícil que se generen facturas falsas.

Cada factura cuenta con un ID único e inalterable, en pocas palabras no hay dos facturas iguales así compartan prácticamente los mismos datos.

Como ya se dijo cada factura electrónica es en sí un conjunto de datos que sigue cierta estructura para que sea entendido por las computadoras y servidores, pero esto tiene otra ventaja más allá del apartado fiscal y es que el diseño de nuestras facturas que será usadas por las personas o nuestros clientes puede ser muy variado, pues permiten mucha más personalización siempre y cuando se respeten los lineamientos de SAT en cuanto a códigos y campos que debe incluir una factura que podrá ser impresa o representada para lectura humana.

Así que ya sabes, las nuevas facturas tienen muchas ventajas que sin duda aumentarán la productividad de tu negocio.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia