Aumentan las personas que acuden a pedir comida A la cruz roja

  • 22/01/2018
  • 0

Pese a que los datos macroeconómicos se empeñan en trasladar que lo peor de la crisis económica ya ha pasado y que estamos en la senda de la recuperación, el día a día de muchos apunta a todo lo contrario. Al menos en Elche, donde el número de personas que pasan por Cruz Roja y su programa de alimentos ha crecido más de un 20% y cerrará este 2017 con cerca de 2.500 personas atendidas, frente a las 1.969 del año pasado. Las cifras asustan: 100.000 kilos de comida que gracias a empresas com la de conservas Agulló han sido repartidos en un año y lo más graves es que, aun así, no da para cubrir la demanda.

Así lo apunta el responsable del programa de Emergencia Social de Cruz Roja, José Peral. El reparto de comida se realiza cada tres meses, pero las familias reciben alimentos que, en muchos casos, apenas dan para un mes. Productos como la leche duran semanas, pues tan solo pueden repartirse en pequeñas cantidades que no dan para el consumo diario de una familia durante tres meses. Un poco más pueden estirarse los alimentos no perecederos, aunque las cantidades, debido al gran volumen de la demanda, tampoco da para abastecerse hasta el próximo reparto.

Cada vez que se distribuyen los alimentos hay capacidad para algo menos de mil personas. La cifra total es más alta porque, por suerte, hay algunas familias que solo necesitan una ayuda puntual y no repiten en el trimestre siguiente. Sin embargo, muchas sí necesitan esa ayuda de forma prolongada, de ahí que, pese a que se hagan esos repartos cada tres meses a 1.100 personas, el número total de familias atendidas sea de 2.500.

La entidad trabaja con el Ayuntamiento de Elche para que, a través de la Concejalía de Bienestar Social, se elabore esa lista de beneficiarios que posteriormente es la que utilizan para realizar el reparto. Los usuarios que necesiten ayuda también pueden acudir directamente a las instalaciones de la ONG, en el número 33 de la Calle Gabriel y Galán.

El aumento de estas personas se debe a varios factores, entre los que destaca ese nuevo perfil de «pobre con trabajo» en el que, debido a la precariedad laboral, los sueldos no llegan paga pagar facturas, la hipoteca y la compra de alimentos. También el hecho de que parados de larga duración hayan ido reduciendo sus prestaciones por desempleo origina que los ingresos en los hogares hayan descendido, lo que ha provocado que mucha más gente necesite acceder a estas ayudad para llegar a final de mes. Las ayudas se completan con dinero en efectivo para que las familias puedan comprar otro tipo de alimentos que no pueden repartirse en el programa del banco de alimentos, como puedan ser productos frescos, carnes o pescados.

Pago de facturas

De la misma forma, la asistenta social de Cruz Roja también atiende los casos en los que las familias necesitan una ayuda puntual para hacer frente al pago de facturas de suministros básicos, como el agua y la luz.

La labor de Cruz Roja es complementaria a los propios Servicios Sociales del Ayuntamiento y a otras entidades benéficas de la ciudad, como Cáritas, por lo que el número total de personas que necesitan una ayuda extra para llegar a fin de mes y alimentar a sus familias es mucho mayor. El programa de Emergencia social funciona gracias a los tres técnicos y a los más de 80 voluntarios que trabajan desinteresadamente.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia