El delator del anexo secreto de Ana Frank

  • 12/04/2017
  • 1

La pregunta de quien delato a sobre la escondite de Ana Frank ya es historia

EL PADRE de Ana Frank jugó a dos bandas. Se hizo pasar por ario, despidió a una secretaria judía y tras la guerra protegió al nazi que, según desvela el libro La vida oculta de Otto Frank, fue el verdadero delator que confió a la Gestapo el escondite donde él y su familia se ocultaban en Amsterdam.

En el pequeño anexo de una elegante vivienda de una de las mejores calles de Amsterdam, Otto Frank le leía un dictado de inglés a Peter van Pels, el hijo adolescente de una familia amiga. Con su habitual tono de voz, muy quedo, el hombre regañaba suavemente al muchacho: «¡Pero hombre, Peter! En inglés, la palabra double se escribe con una sola b». De repente, Otto se dio cuenta de que había alguien más en la habitación. Elevó los ojos y comprobó que un agente de la Gestapo le apuntaba con una pistola. Dos policías se llevaron a rastras a su mujer, Edith, y a sus dos hijas, Margot y Ana, junto con los tres amigos que durante dos años habían permanecido escondidos con ellos en el anexo secreto.Alguien les había traicionado, pero ¿quién? A partir de aquel momento, la familia Frank iba a compartir el destino de la mayor parte de los judíos de Amsterdam: la deportación a los campos de exterminio. Después de que el aterrorizado grupo se viera forzado a abandonar el edificio, una de las trabajadoras de Otto Frank, su fiel Miep Gies, consiguió hacerse con unos cuadernos de notas que encontró. Eran el diario que escribía la más pequeña de las hijas Ana Frank, de 15 años.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Andres gutierres18 d abril d 2017 a las 00:41 (UTC)
:)

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia