Las torrijas: Origen y receta

Las torrijas, ese dulce tan típico en Semana Santa y es que su sencilla receta y lo buenísimas que están, las convierten en un postre estrella durante esta época del año, pero ¿sabes cuál es su origen y cómo prepararlas?

Origen de las torrijas:

Las torrijas o también llamadas popularmente torejas o tostadas, según la zona geográfica, más parecidas a las que conocemos actualmente tienen su origen en el siglo XV.

Cabe destacar que este dulce elaborado a base de pan duro, huevos, leche azúcar o en su lugar vino comenzaron a prepararlo como un alimento para las mujeres que daban a luz. Este dulce con tanto aporte calórico servía para ayudar a la recuperación postparto en torno a los años 1600.

Resaltar que tiempo atrás este dulce surge en un concepto que nada tiene que ver con la Semana Santa. En sus orígenes se realizaban con una rebanada de pan pequeño y se acompañaban con una copa de vino.

 

¿Por qué las torrijas se han convertido en un dulce típico de Semana Santa?

La respuesta a esta pregunta no se conoce con seguridad. Se puede relacionar con el hecho de que al ser un alimento saciante y calórico, el cual aportaba energía comenzaron a elaborarlo en la Cuaresma. Al emplear el pan duro que sobraba de las comidas, lo reutilizaban elaborando este dulce que les aportaba energía.

Receta: ¿Cómo elaborar las torrijas?

En sus orígenes las torrijas estaban ligadas a tiempos difíciles donde se pasaban problemas económicos. Y es que elaborar este exquisito dulce es bastante barato, ya que principalmente necesitas pan duro de hace 2 o 3 días y pocos ingredientes más.

Por otro lado destacar que este postre no solo se consume en España, sino que también en otros países de Europa, los cuales cuentan con su propia versión de la torrija.

Receta de torrijas:

Ingredientes:

Para 2 personas:

- 1 trozo de pan del día anterior o de varios días

- 1/4 l de leche

- 2 huevos

- 2 cucharadas de harina

- 1 limón

- 1 rama de canela

- 1/2 vaso de aceite de oliva

- 1 cucharada de azúcar

- 1/4 de cucharadita de canela en polvo

 Elaboración:

Primero, pon la leche en un cazo y añade una corteza de limón y una rama de canela. Si es muy grande la puedes partir por la mitad.

A continuación, pon a cocer a fuego suave durante unos cinco minutos y después echa la leche en una fuente amplia para que se vaya templando.

El siguiente paso es cortar el pan en rodajas en diagonal, aproximadamente de 2 o 3 centímetros de grosor para que al freírlas no se rompan. Seguidamente, introduce las rebanadas de pan en la leche templada y deja que se empapen bien.

Después, pon harina en un plato. Casca dos huevos en un cuenco y bátelos bien.

Más tarde, escurre las rebanadas de pan, pásalas por la harina y por el huevo.

Calienta el aceite en una sartén y fríe las torrijas hasta que se doren por ambos lados. Cuando estén fritas las pones en un papel absorbente para que escurran el aceite.

Por último, mezcla el azúcar y la canela y espolvoréalas al gusto.

Si prefieres bañarlas en almíbar, el proceso para elaborarlo es:

Introducir en una cacerola 1/2 litro de agua, cáscara de naranja y limón, 1/4 de kilo de azúcar, canela en rama y molida y ponlo a hervir.

Después, remover hasta que adquiera una textura viscosa.

Finalmente, introducir las torrijas en el almíbar, esperar que se enfríe y meterlas en la nevera para comerlas frías.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia