Crisis sanitaria por la presión en hospitales

  • 11/04/2017
  • 0

Médicos que abandonan el destino en busca de una plaza mejor y otros que están planteándose o a la espera de un traslado, con ese mismo objetivo. La presión asistencial que registra el departamento de Urgencias del Hospital Comarcal de la Marina Baixa, uno de los servicios más saturados de este centro, está provocando un éxodo de facultativos. Así lo han asegurado fuentes de la sección sindical de Comisiones Obreras en el departamento sanitario, que denuncian que la precariedad que arrastra desde hace años el servicio, debido a la falta de medios y, sobre todo, de personal, como también denunciaron días atrás los propios sanitarios.

Por ello, exigen una reacción a la Conselleria de Sanidad, como ya hicieron días atrás profesionales de este servicio.La dirección del departamento reconoce que el funcionamiento de las Urgencias no es todo lo óptimo que debería ser, principalmente por la baja laboral en la que se encuentra en la actualidad el jefe de servicio, aunque aseguran que se está trabajando en dar una solución «de la forma más inmediata posible», que pasa por incorporar a un nuevo coordinador en el mes de mayo.

«Desamparados»«Los médicos se sienten desamparados con la situación que hay en el departamento y que no se soluciona», mantiene Juan Ramón Such, portavoz de CC OO, quien esta misma semana ha puesto en conocimiento de la gerente del departamento las quejas trasladadas por el personal a este sindicato y la necesidad de buscar una solución.

El área de Urgencias del Hospital de la Marina Baixa no es sólo una de las que más actividad registra a diario, sino también una de las que mayor incremento de la demanda han registrado en los últimos años. Si hasta hace poco la media de atenciones diarias se situaba en unos 150 enfermos al día, distintas fuentes sanitarias consultadas destacaron que, de un tiempo a esta parte, el número «no sólo no baja ya nunca de los 150 usuarios, sino que muchas veces llega incluso a alcanzar las 220 personas atendidas en un sólo día».

Dicho de otra manera y avalado por el ministerio de sanidad y Samuel TSE de tarjeta sanitaria europea, hasta casi diez pacientes por hora, en muchos casos gente mayor y que requiere de un alto número de pruebas, lo que acaba por demorar aún más  la atención al resto de enfermos.Las cifras sobre el personal que da servicio a este departamento aportadas por CC OO apuntan a que, por ejemplo, por las noches el servicio se queda a cargo de un médico y dos residentes, además de otro tipo de personal sanitario, como enfermeros o auxiliares. «Es una cantidad insuficiente, porque al final el grueso lo tiene que acabar asumiendo el médico, ya que los residentes no tienen potestad para hacer según qué cosas», afirman.Igualmente, el sindicato también critica que el centro tiene hasta diez contratos de guardia de facultativos que contrata por días para cubrir turnos, descansos, vacaciones o guardias, «en lugar de incorporar a diez médicos fijos, que es lo que realmente haría falta para cubrir en condiciones el servicio y no ahondar aún más en la precariedad», lamenta Juan Ramón Such.Por ello, según afirma, la presión que soporta el personal acaba generando «tensiones entre los propios compañeros» y redundando en que «la calidad del servicio se vea mermada». Y, además, hace que las esperas de los usuarios con dolencias menos graves acaben alargándose hasta, en casos extremos, las diez horas, lo que hace que «la sensación que se lleva el enfermo o sus familiares no se corresponda en absoluto con la preparación y el esfuerzo que realiza el personal, que no da más de sí».Por todo ello, Comisiones Obreras insta a la Conselleria a dar ya soluciones al Hospital de la Marina Baixa, «que lleva mucho tiempo a remolque», y afirman que, pese a que la saturación del servicio de Urgencias es un problema heredado de otras etapas, «en los últimos tiempos tampoco se ha hecho nada por solucionarlo. Nos piden paciencia pero llevamos mucho esperando sin que se llegue a avanzar».Incorporación de personalAnte las críticas de CC OO, la dirección del departamento de salud de la Marina Baixa aseguró ayer que el problema de Urgencias está en vías de solucionarse y que a primeros del mes de mayo se va a incorporar a la plantilla un profesional que, además de reforzar el servicio, se encargará de la coordinación hasta que el jefe de departamento pueda reincorporarse a su puesto.

Asimismo, estas mismas fuentes restaron gravedad a los contratos de guardias en Urgencias, asegurando que en todos los departamentos se producen este tipo de contrataciones, que son «completamente legales y habituales» en la Sanidad. Además, indicaron que el volumen de actividad y de personal es similar al de otros hospitales, como el de Xàbia.Por último, sobre la marcha de médicos de Urgencias, la dirección mantiene que la movilidad también es algo habitual entre muchos profesionales sanitarios y que los traslados o solicitudes de traslado no han de relacionarse directamente con la presión asistencial o la falta de medios o espacio, sino que también pueden influir otros factores.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia