Impresión 3D de comida, ¿Cómo afectará a nuestra alimentación?

¿Qué posibilidades nos abre este nuevo electrodoméstico? ¿Servirá para mejorar nuestra dieta?

La impresión 3D parece el futuro y la salvación de la humanidad. Aunque hasta cierto punto estamos acostumbrados a la fabricación de artículos de plástico (más o menos prácticos), cada vez nos quedamos más atónitos con la creación de nuevos objetos, como son las prendas de vestir. Sin embargo, lo que parece más increíble de todo, es la posibilidad de crear comida con impresora 3D.

 

La primera impresora doméstica de comida

Ya existe. Foodini es la primera impresora creada para imprimir comida 3D. ¿Y cómo funciona? Pues mediante cápsulas de alimentos no sólidos, que serán la base de la comida que se imprima. Para su funcionamiento, también se ayuda de un escáner en 3D que permite reconocer la forma de algunos alimentos y reproducirlos posteriormente.

Y como no podía ser de otra manera, este tipo de impresoras están conectadas a Internet por Wifi y se pueden manejar desde una aplicación de móvil.

 

Posibilidades reales de las impresoras de comida

¿Qué tipo de platos puede preparar? Pues ofrecer una oferta de lo más variada y siempre y cuando sus ingredientes se puedan triturar, lo que nos abre un abanico que va desde pizza y raviolis hasta galletas o puré. En función de la receta, el diseño y el número de comensales, esta máquina (que tiene un tamaño similar a un microondas) va seleccionando los ingredientes que necesita en casa momento.

Al final, esta impresora no es más que una nueva modalidad de robot de cocina que pasará a formar parte de nuestra cocina como un electrodoméstico más. Aunque bien es cierto que desde el punto de vista de Menjasa nutricionistas Barcelona este invento nos presenta varias ventajas a la hora de mejorar nuestra alimentación.

Tal y como nos remarcan los dietistas, este invento parece abrir todo un abanico de posibilidades y crear un nuevo nicho de mercado en torno a la comercialización de cápsulas de comida envasada saludable, una opción que se plantea muy interesante tanto para el sector de la hostelería como para supermercados.

Para muchos su principal ventaja es reducir el desperdicio de comida; pero desde el punto de vista de la nutrición, tal y como nos recuerdan, puede ser un gran aliado a la hora de llevar un control nutricional y para poder comer sano cuando tenemos poco tiempo y/o no nos gusta cocinar.

Incluso de comenta su potencial para comer alimentos más naturales, ya que no entran en contacto con herbicidas, pesticidas y demás químicos, sino tan solo con la cápsula de impresión.

En cualquier caso, aún falta mucho tiempo antes de que este nuevo electrodoméstico forme parte de nuestra cocina y de nuestra rutina diaria. Hasta entonces se seguirá estudiando, no solamente sus bondades, sino también posibles efectos nocivos que pueda presentar para la salud, tal y como ya ocurre, por ejemplo, con las ondas del microondas.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Cloe Rodríguez10 d abril d 2017 a las 11:34 (UTC)
Muy interesante!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia