Los hooligans son los padres

De nuevo, el mundo de fútbol, ese que se hace llamar deporte y es seguido por millones de aficionados en todo el mundo, vuelve a bajar la cabeza. Sonrojado, avergonzado, sin palabras.

Día del Padre, ¿o deberíamos llamarlo día del Mal Padre? Habría que preguntar a los salvajes, llámense progenitores, que el domingo protagonizaron una bochornosa escena en un partido de fútbol infantil, en Mallorca, entre el Alaró y el Collerense. El asunto no fue qué niño pateaba el balón para meter un gol en la portería contraria y convertirse en el héroe del equipo. El tema era ver qué padre coceaba mejor la cabeza de otro para transfigurarse en el campeón de la vergüenza. 

Mientras los prehistóricos padres se golpeaban en la grada, en la otra parte, el césped, los niños miraban atónitos a aquellos que a diario dicen sentirse orgullosos de ser padres. No es la primera vez que pasa y, por desgracia, tampoco será la última.

La pregunta que queda en el aire es ¿qué siente un niño en el terreno de juego al ver todo esto? Alex Porqueras, miembro del Consell Esportiu L'Hospitalet y de la Federació Catalana Fútbol lo da a conocer un post titulado en su blog de valores y virtudes en el deporte. Comparte, además, un video en el que unos niños explican cuál es su sentimiento ante todo esto.

Los que, en teoría, deberían ser los que enseñen valores, respeto, responsabilidad y educación a sus hijos tanto en la vida como en el deporte, para que estos se conviertan en personas de provecho en un futuro no muy lejano; son los que a la hora de la verdad demuestran que les importa bien poco aquello que dicen enseñar, los que se pasan esos valores por el forro de los pantalones. 

¿Deberíamos considerar el fútbol base como deporte de riesgo viendo las salvajadas que cada fin de semana se producen en los campos de juego? ¿Deberíamos reflexionar y pedir a la Real Federación Española de Fútbol que este deporte deje de ser un deporte y convertir a la violencia en las gradas en el nuevo deporte nacional de este y otros países, en el que apostar en las quinielas por el padre más salvaje?

A aquellos que este día y otros fines de semana muestran y demuestran lo que llevan dentro de sí, les felicito. Se han convertido en la vergüenza de los hijos y de la familia. Para los que se crean superiores al creerse los Mike Tyson del fútbol, recordarles que esta es otra forma de hacer bullying a un niño. Gracias por ser mal padres.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia