Porqué se cree que EEUU sólo tiene 2 partidos

Mucha gente cree que en Estados Unidos sólo hay Demócratas y Republicanos, un sistema bipartidista que no tiene más alternativas, no obstante esto no es del todo cierto, aunque aquí te explicamos porqué lo aparenta.

 

Todos sabemos que Hillary Clinton y Donald Trump están a unas horas de protagonizar la 58ª elección cuatrienal para elegir al nuevo presidente de los Estados Unidos, y muchas veces pareciera que son los únicos candidatos, pocos saben que existen al menos otros tres partidos de alcance 'casi' nacional y que también tienen candidato presidencial: el partido Libertario, el partido Verde y el partido Constitucional; además de que también está postulado un candidato independiente.

 

27683355650_8094150205_k

 

Además de estos 3 partidos alternos, también existen otros 4 con al menos un representante en la cámara baja estatal; aunque claro, tanto en el Senado, como en la Cámara de Representantes federal, todos los escaños son para Demócratas o Republicanos, con excepción de un par de independientes; mismo caso que en cuanto a los gobernadores, donde también surge la figura del “independiente” como la única alternativa entre un dominio pleno entre los partidos hegemónicos.

 

Aunque el hecho de llamarse “independientes” también es relativo, por ejemplo el único gobernador independiente, Bill Walker de Alaska era republicano, y de hecho contendió en las primarias para elegir al candidato republicano a gobernador, aunque al perder el proceso interno se salió, compitió como “independiente” y ganó; similar es el caso de los senadores “independientes”, Angus King y Bernie Sanders, quienes en este caso tienen afinidad con los demócratas, este último incluso fue el precandidato presidencial demócrata que más cerca estuvo de quitarle la candidatura a Hillary Clinton.

 

Ley Duverger y los 2 partidos en EEUU

Sin embargo hay un efecto en la teoría política, que se conoce como Ley Duverger, que aunque no funciona con la exactitud que una ley de la física, sí llega a tener gran influencia en el mundo, y particularmente se ha cumplido con gran precisión en los Estados Unidos.

16572095095_a2a2769407_o

 

Este planteamiento propuesto por el sociólogo francés, Maurice Duverger a mediados del siglo XX, establece que en un sistema electoral mayoritario de circunscripción uninominal, tiene una tendencia a convertirse en un sistema bipartidista; es decir, en las democracias donde el primer lugar de la votación se lleva el único puesto en juego para los cargos de elección popular.

 

Este sistema, a diferencia de otros donde las votaciones reparten formas de poder proporcional, forza una situación de “winner takes all”, es decir de el ganador se lleva todo, por lo que no es sencillo mantener una estructura política, cuando importantes inversiones pueden perderse totalmente en un proceso electoral, lo que desinhibe el empoderamiento de otras fuerzas políticas.

 

Aunque a nivel mundial existen diversas excepciones, en el caso de los Estados Unidos esta ley se ha cumplido a cabalidad, con un sistema de circunscripción uninominal que aplica en todos los niveles de gobierno, esculpiendo un arraigado mecanismo político que se ha consolidado tras más de 150 años de funcionamiento ininterrumpido, donde demócratas y republicanos se reparten continuamente el pastel.

 

A lo largo de la historia estos partidos también han colocado trabas para asegurar su posición; cuando a principios del siglo XX las alianzas electorales de partidos pequeños comenzaron a tener casos de gran relevancia, se comenzaron a implementar políticas para obstaculizar la alianza de partidos políticos, como uno de los ejemplos de instrumentaciones que se han ideado para mantener incólume su sistema.

 

También ha ejercido gran influencia, el hecho de que ellos mismos se han protegido desde todos los ámbitos, tratando de alentar esa misma imagen bipartidista; muchos altos funcionarios de estos partidos están vinculados también a la más alta élite empresarial y mediática, motivo por el cual han fomentado por décadas este mismo sistema bipartidista, ignorando a los otros partidos en los debates y en la discusión política general, simplemente como si no existieran, alimentando mutuamente el conveniente juego bipartidista, que le asegura a la misma cúpula de poder mantener sus privilegios sin importar si es el turno es de un burro o un elefante, símbolos de los demócratas y republicanos respectivamente.

 

103131688-George-W-Bush-Dallas-NEWS-large_trans++Bmo3ZBPOSwC7GqRZsuXAwKdhNYB0ndImfu6Sr6oJCpo

 

-Estos símbolos también son elementos poderosos, el burro demócrata fue diseñado por Thomas Nast, quien es creador de otros íconos representativos del mundo occidental como Santa Claus o el Tío Sam.-

 

El sistema político estadounidense, está diseñado para tener una enorme cantidad de candados que obstruyan el desarrollo de una fuerza política de importancia aparte de las hegemónicas; tras décadas su poder se mantiene intacto, con un sistema electoral donde si no eres el ganador no obtienes nada, lo que obstruye un crecimiento gradual, cortando de tajo muchos procesos, y dejando en el camino a decenas de partidos que inútilmente han tratado de ganar influencia a nivel nacional.

 

Las reglas electorales son tan peculiares que incluso puedes tener la mayor cantidad de votos y no poder llegar a la presidencia, como sucedió en las elecciones del 2000, pues lo importante son los “Votos electorales”, es decir la suma de los puntos que otorga cada estado al ganador, lo cual exige una estructura nacional para poder tener presencia suficiente para ganar en la mayoría de los estados; misión casi imposible que asegura de igual forma que todo quede entre los súper millonarios demócratas y republicanos.

 

Este régimen bipartidista se ha vuelto parte de la cultura estadounidense, a pesar de que en toda época ha existido disidencia y millones de personas que no están de acuerdo con este sistema, en la realidad sigue funcionando de forma sólida, mayoritaria y con un gran arraigo social; sin que se vislumbre en el futuro cercano alguna alternativa real que pueda adquirir importancia, más allá de la figura de los independientes, quienes con todas las desventajas que conllevan, representan casi la única alternativa real para dar algo de variedad a un monstruoso sistema político que tiene raíces profundas y que no permitirá que le arrebaten los espacios de poder que ha protegido vehementemente por tanto tiempo.

 

 

Imágenes con licencia de CC vía Flickr por Colleen P y  DonkeyHotey + foto con derecho reservados de Reuters

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia