Sobre las Conclusiones de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente del Parlamento de Cataluña

Por su carácter instrumental no prejuzgan ninguna orientación política, como debería ser en un proyecto de esta naturaleza, que persigue construir un marco institucional para todos los ciudadanos de Cataluña

La Comisión para el Estudio del Proceso Constituyente ha formulado unas conclusiones básicamente procedimentales en relación al llamado Proceso Constituyente (PC), en las que se abordan criterios sobre la metodología, fases, participación, y leyes de desconexión. Por su carácter instrumental no prejuzgan ninguna orientación política, como debería ser en un proyecto de esta naturaleza, que persigue construir un marco institucional para todos los ciudadanos de Cataluña.

Pero este criterio de neutralidad e inclusividad, queda vulnerado por la obligación ideológica que se introduce en el último punto (11º) que establece que: “El Proceso Constituyente debe incorporar desde el inicio la perspectiva de género, de una manera transversal”. La verdad es que sorprende que sea esa una prioridad para la Generalidad catalana...

Si es ese el panorama que nos ofrece, me da una razón más para estar en contra de la independencia: la imposición, la falta de libertad y pisotear la libertad de conciencia...

Esta imposición ideológica previa se ve agravada por lo que establece el punto 9º. en relación a la nueva la Asamblea Constituyente, disponiendo que sus decisiones “serán de cumplimiento obligatorio para el resto de poderes públicos (…). Ninguna de las decisiones de la Asamblea no serán tampoco susceptibles de control, suspensión o impugnación por ningún otro poder, juzgado (sic) o tribunal”. ¡Ole la democracia!

Esta conclusión tiene graves consecuencias por:

- Eliminar la división de poderes, y con ellos el Estado de Derecho.

- Su incompatibilidad con el marco jurídico de la Unión Europea (véanse los conflictos con Polonia y Hungría, por supuestas vulneraciones de mucha menor entidad de la citada separación).

- Consagrar la ideología de género como la propia de un estado catalán sin ninguna posibilidad de modificación, un hecho inaudito en el mundo. La única referencia histórica es el NAZISMO o el COMUNISMO...

- La perspectiva de género es una concepción ideológica, política, como lo pueda ser el marxismo, o el liberalismo y de la misma manera que sería intolerable que la constitución consagrara la perspectiva marxista, o liberal, como ideología del estado, también es totalmente inaceptable.

Sólo los estados totalitarios tienen una ideología oficial. El resto simplemente constituyen estados de derecho sin ninguna ideología privilegiada.

Para los laicos católicos (o de otras confesiones) esta imposición es totalmente inaceptable y de no modificarse hace incompatible este tipo de proceso con nuestra aquiescencia.

Sinceramente, se puede aceptar la tendencia sexual de cualquiera, pero NUNCA se puede obligar a los demás a que les guste. Y mucho menos, que tengan que aplaudir con las orejas a los que viven de esa manera. Por Ley... Algo huele mal

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia