Tacones y sexo: así afectan a tus orgasmos

No es para que salten todas las alarmas, pero me gusta manteneros informadas acerca de todos aquellos temas que pueden afectar positiva o negativamente a vuestros orgasmos.

En este sentido, los tacones han perdido puntos en mi lista de calzado básico.

1013.jpg

Realzan mucho la silueta y son una indiscutible fuente de sensualidad femenina (cuando no una insufrible jodienda). Pero lo que te facilitan por un lado como arma de seducción te lo podrían estar recortando por otro lado más importante: la intensidad de tus orgasmos. Así que la cosa es para pensárselo.

Una experiencia incompleta

El descubrimiento se lo debemos al doctor Eden Fromberg y a Naomi Wolf, autora de un interesantísimo libro sobre la vagina y sus particularidades (Vagina: A new biography). En esta obra se examinan muchos de los comportamientos habituales de las mujeres y la manera en la que estos afectan a su vida sexual.

Más del 40 por ciento de las mujeres adultas de todo el mundo utiliza tacones altos de manera habitual. Sí, sí, hay algunas que no se los quitan ni para estar por casa (ej: esa vecina del piso de arriba que se pasea en tacones del salón a la cocina desde las 6 de la mañana...). Pues en opinión de Fromberg y Wolf, todas ellas estarían en riesgo de perder sensibilidad durante sus orgasmos y, en consecuencia, disfrutar menos del sexo.

Contracciones que pueden resultar engañosas

Al parecer el problema está en que al utilizar tacones la musculatura de la parte inferior de la pelvis se contra de manera muy similar a los movimientos que se producen cuando estamos a punto de tener un orgasmo.

¿Consecuencias sexuales de usar tacones? Los músculos de la base pélvica se confunden. “¿Esto es sexo o no?”, se estarán preguntando a cada paso que das. Y no, no es sexo (¡ojalá lo fuera!), pero de alguna manera van a estar contrayéndose innecesariamente y sin el objetivo de conducirte al orgasmo.

Bolas chinas: una buena manera de entrenarte

Pueses usar bolas chinas. El problema no surge cuando al usar tacones los músculos de la parte inferior de la pelvis se contraen sin la intención de conducirte al orgasmo. El problema viene cuando durante la masturbación o el sexo compartido estás a punto de tener un orgasmo y resulta que esos músculos ya no pueden contraerse más, dejando el orgasmo incompleto, por decirlo de alguna manera.

Pero que no cunda el pánico. Para compensar esta confusión y no dejar de utilizar tacones ni de tener orgasmos, puedes darle a esos músculos un entrenamiento correcto. Las bolas chinas son una buena manera de estimularte sexualmente y hacer que tu suelo pélvico se acostumbre a los movimientos de contracción desde una perspectiva siempre sexual. Y con la excusa de que se trata de una práctica terapéutica, te lo vas a pasar de maravilla.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia