Cuidadín no te confunding. Es COWFUNDING no CROWDFUNDING

Fragmento de El Cowfunding de la Merela. Tienes que leerlo, ¡Es la leche!

 

                                      Cuidadín no te confunding

                                 es cowfunding, no crowdfunding

 

Cuando después de poco más de dos horas de viaje, llegamos por fin a Soto del Riesgo, tuvimos oportunidad de ver en primera fila, los estragos que había causado el fuego. Me acordé de Luis y entendí aquello que dijo de sentirse mucho más quemado por dentro que por fuera. No era para menos.

―Menos mal que no hubo desgracias personales.

―Menos mal, porque el fuego nos ha desgraciado a base de bien. Pasará mucho tiempo antes de que Soto del Riesgo vuelva a ser lo que era. Un pueblo animado con camiones que entraban y salían y los bares llenos a la hora de la comida.

―El matadero le daba mucha vida―Dijo alguien.

―Cruel paradoja―Pensé yo―Que me sentí infinitamente peor que en la carnicería.

A pesar de los pesares y que nadie, excepto el de siempre, hubiera dicho lo de “No me interesa”,  sentí como  el  “¿Y a ti mamá?” de después, estaba al caer y me  rondaba la sesera.

Finalmente el director de Marketing no vino, alegando que tenía una reunión con los trabajadores y estaba muy ocupado. Enrique y Manolo, tampoco, porque tenían chollo[1]. El propietario se fue en su coche con Antonio,  porque dijo que en autobús se mareaba y no podía dejarlo allí. El alcalde tenía una reunión  de lo del incendio (debió ser que veía lo nuestro como otra cosa) y no vino a recibirnos. Los demás se abrieron nada más llegar y Ana tuvo que ir a una rueda de prensa por whatsapp;  sobre crowdfunding que organizaban five, o sea cinco, entrepreneurs; una Community Manager, un CEO y dos Webmasters de una start-up de nueva generación, que buscaba su nicho de mercado en Soto del Riesgo, vía internet.

―Muy bonito todo ¿Y la pasta?

―La pone la Junta, supongo; con el patrocinio de la UE.

― ¿Y de dónde saca la UE el dinero?

―A mí no me mires, que yo no entiendo de economía.

―Vamos a hacer un monolito, financiado con crowdfunding, aprovechando el Camino de Santiago y cerca de donde empezó el fuego.

― ¿Crowdfunding?

― Si, significa financiación múltiple. Entras en una página de internet, aportas lo que puedes o quieres y después te lo agradecen con un regalo, que puede ser un CD, una nota de agradecimiento o cualquier detalle.

― ¿Y de verdad te parece que un monolito es lo que necesita Soto del Riesgo ahora mismo?

―Bueno, en realidad necesita otras cosas, pero como estamos en crisis, es un homenaje a los bomberos, los ladrillos caídos y tanto peregrino como pasa por aquí.

―No sé, pero creo  que un extintor, una boca de riego y un buen parque de bomberos, era mucho mejor.

Para no hacerme mala sangre, los dejé allí, emprendiendo y me fui con  La Morena, el niño, Luis y el ama. Canela se pasó todo el rato mordiéndonos las patas y el rabo.

― ¿Cómo te llamas?―Le preguntó al niño el dueño de Canela. A mí no me dijo nada, dando por hecho que las vacas no hablamos.

―Convenio ¿Y tú?

―Eduardo. Perdona que no habláramos en el bus, pero estaba rendido. Quiero daros las gracias, por lo de la perra.

―No entiendo.

―Bueno, soy farmacéutico, Canela está enferma y llevaba meses detrás de unos medicamentos, que esta mañana me hizo llegar Trini.

― ¿Está enferma?―Dijo el niño. Mirándola brincar de acá para allá―No lo parece.

― Pues sí. Tiene leucemia y sólo le pido a Dios que se reponga pronto. Esta medicación le viene muy bien, pero  no sé cómo  le influirá el parón en el tratamiento. Fueron más de dos meses. Me preocupa lo que pueda pasar cuando se nos termine. De verdad: gracias de nuevo.

―Lo de las medicinas,  lo lleva directamente Merela.

― ¿La vaca?

―Sí, no es una vaca cualquiera. Espera que te la presento.

Cuando escuché al niño, me arreglé la falda me retoqué los labios igual que las chicas de los anuncios y solté el Mú  que guardo para los amigos.

―Múuuu. (Hola Eduardo)

Canela empezó a  ¡Mugir!

―¡Múuuu, Múuuu Remú! (Hola Merela, gracias por las pastillas)

―Guau, grrr guauuu (De nada guapa no las merecen)―Le dije.

―¿Múuu, Múuu? ¿Seguimos con el cowfunding?―Preguntó Eduardo.

―¿Múuuuu, muuuu remú? ¿Trajiste la Convenina 95/5?

―Sí, la llevo en las ubres―Respondí en humano

―Si cuatro no se entienden, es porque no quieren.―Dijo el niño.

―¡Cinco, niño, cinco!―Grito La Morena.

―¡Sete, Carallo, sete, non vos esquecedes de nos!―Dijeron a coro Luis y el ama.

Un cachorrito de labrador apareció en la explanada.

―Toby, cariño ¿Qué haces aquí?―Dijo Canela.

―Es que oí lo del cowfunding  y Me interesa ¿Y a ti mamá?

  cartecow

 

 

[1] Chollo = Trabajo.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia