PANAMÁ Y SUS PAPELES

Han aparecido por sorpresa. Hace ya unas semanas, un escándalo dicen unos, una actuación legal, dicen otros. Algunos más que significados nombres españoles en la lista panameña.

 

 

 

De pronto ha aparecido una enorme lista de detentadores de sociedades en Panamá. Les llaman sociedades “Offshore”, lo que puede traducirse como sociedades fuera de la costa que en términos económicos significa que están fuera de la legislación del país del que proceden los inversores. Los países que ofrecen grandes facilidades tributarias a sociedades que pertenecen a extranjeros se denominan paraísos fiscales. El funcionamiento tipo sería el siguiente «Una persona física española con cierta capacidad económica funda una sociedad en un paraíso fiscal. La sociedad en cuestión le pertenece, pero su nombre no aparece en ningún documento». He rebuscado en internet hasta aclarar, hasta aclararme no demasiado, la verdad, las ventajas que esos tejemanejes tienen para los inversores y he encontrado este artículo que me parece bastante didáctico en cuanto explica con ejemplos comprensibles las posibles ventajas de tener una de estas sociedades al otro lado de la costa.

En el siguiente enlace puede leerse directamente el artículo del que he entresacado la parte entre paréntesis que está en cursiva.

http://queaprendemoshoy.com/eludiendo-impuestos/

 

(Vayamos con un ejemplo clarificador: Digamos que resido en España y gracias a invertir en el New York Stock Eexchange he obtenido un patrimonio de 10 millones de euros; todo él a través de sociedades en el extranjero  (por lo que para la Hacienda española no tengo rentas).¿Cómo usaría ese dinero? Podría  ,en primer lugar, hacer que la sociedad adquiriera un inmueble y un coche en España y que me lo alquilara a mí como persona física. Así, tendría una casa y un coche de hecho, pero legalmente no me pertenecen a mí, si no a una sociedad no residente. Además, para sufragar los gastos de mi día a día, podría utilizar cuentas bancarias en el extranjero a nombre de la sociedad (en países donde sus legislaciones permitan estas cosas, como en Austria o Suiza) con tarjetas de débito también a nombre de la sociedad, de forma que en España, no sería yo quien sacara dinero, sino la sociedad no residente. Otra opción es la de las “cuentas-libreta al portador”, muy utilizadas para estos fines porque no exigen que se identifique a ningún beneficiario, sino que éste, con un seudónimo, una contraseña y la libreta, puede realizar todas las operaciones que tenga por conveniente. De esta forma, la sociedad no residente, cuando obtenga beneficios, los transferirá a esta cuenta y posteriormente el individuo se acercará a la oficina bancaria y saldrá de ella con un maletín cargado de dinero.

Como he tratado de destacar en este artículo, son numerosas las posibilidades que tienen los “ricos” para evadir impuestos, y sólo estos pueden usarlas, porque, en primer lugar, estas estrategias requieren la contratación de abogados, pago de tasas de constitución de sociedades y otras gestiones que son costosas; y en segundo lugar, porque como he dicho, las rentas que son más comunes a las clases medias y bajas están más controladas por los estados).

Y a raíz de estas informaciones todo el mundo anda alborotado. Nombres y apellidos ilustres tienen sociedades “offshore”. El propio Almodóvar, campeón del pensamiento avanzado, progresista militante, simpatizante comunista, tiene una sociedad en Panamá. —Yo no lo sabía, pero asumo mi responsabilidad —ha dicho.

No vamos a escandalizarnos, son tiempos duros, Hacienda rastrea implacable, extrae hasta el último céntimo, busca controlar la mínima transacción monetaria, persigue el fraude, siendo fraude cualquier error, a veces involuntario, cualquier descuido de un autónomo que se olvida de consignar una mínima operación. Una denuncia malintencionada desencadena inspecciones que pueden llevar a un honrado ciudadano a la desesperación más absoluta.

Todo el mundo quiere ser funcionario en España porque es el único trabajo que asegura salario mensual y tranquilidad de espíritu, escaso el salario, probablemente, pero garantía de horarios de trabajo humanos, fines de semana libres, puentes y vacaciones pagadas. El resto de actividades laborales son trampas mortales, tanto para trabajadores como para humildes empresarios.

Pero volvamos a los papeles panameños. El problema no es que Almodóvar o Soria o la hermana del rey tengan a su nombre sociedades ocultas, no es ilegal por otro lado, el problema es que la élite patria, esa que habita en las alturas del rascacielos, y en esas alturas inalcanzables para el común de los mortales tienen lujosa residencia tanto izquierdistas como derechistas no vamos a ser ingenuos a estas alturas, esa élite tiene por costumbre pontificar, exigir, justificar el acoso fiscal a los más desgraciados, insisto, pequeños empresarios, familias que han invertido el ahorro de generaciones en pisos para sus hijos, en apartamentos de playa, en activos (usaremos este palabro) sólidos y por tanto inocultables al ojo que todo lo ve.

Lo que molesta es la hipocresía de los que se pavonean al tiempo que utilizan todos los mecanismos que la moderna ciencia de la economía gaseosa, contable, pone a su disposición para evitar lo que a otros tienen la cara dura de exigir.

Pero ésta es solo la primera parte del significado de los papeles panameños, y es que algo huele a podrido en esta cuestión, pero dejaremos para otro post ese particular análisis.

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia