La trampa está en la ensalada…..¡Y ahora en la calle!

Menos mal que aunque a algunos no les gusta leer a otros muchos si. Tanto, que como en este caso, estuvieron dispuest@s a caer en la trampa de adquirirlo y pagarlo antes de la edición. Muchas gracias,

portramrosa 

Por fin, después de casi sesenta caídas a conciencia, la trampa sigue en la ensalada, pero también en la calle.

No hay mejor manera de empezar el año que cayendo.Garantizado.

Si caes bueno y si no caes, también. Solo lamentarás no haber caído antes.

El libro cuesta diez euros. Caer en la trampa es gratis.

Los efectos, no tienen precio, tanto si caes como si no.

Agentes de policia, amas de casa, médicos, personal sanitario, abogados, cayeron y no sólo dicen que no duele, sino que quieren volver a caer.

A continuación un fragmento de "La trampa está en la ensalada"

...............

María Elke, sus acreedores, Hacienda, los trabajadores, clientes, proveedores y hasta la competencia, se dieron cuenta de que les interesaba que la empresa recibiera mucho de aquella manera tan peculiar. Porque cuanto más recibía, más dinero tenía para pagar a trabajadores y acreedores; crear empleo, invertir y mejor encajaba los palos que le pudieran venir, hasta que el proceso se afianzara y llegara hasta el último rincón de la economía. Poco a poco, pero a gran velocidad, todos tenían más ingresos y más capacidad de pago y la empresa no tuvo que endeudarse. Por otra parte, el FBCRA era el mejor aval posible para todos sus beneficiarios. Ya nadie podía decir que había perdido la confianza, porque, hasta sin querer, todos estaban confiando en todos.

Cuando hubo que ayudar a Haití, Nepal, Chile o Venezuela, o atender a los damnificados de alguna catástrofe; en lugar de las colectas y recogida de ropa, agua y alimentos de siempre, nadie tuvo que aportar ni donar nada.

―Mami ¿Ayudamos a Nepal?

―Sí, cayendo en la trampa de ir al cine, comprarte un vestido; una muñeca y un helado. Yo voy a ayudar a Chile, comprando una botella de champán francés, esa falda de cuadros que tanto me gusta, y unos pantalones para papá.

― ¿Y por qué no compramos cava, mejor?

―Porque como los fabricantes de cava ya están aplicando el Convenio R.A., cuando los franceses nos vendan su champán, se llenará el FBCRA; caerán en la trampa y querrán que vendamos mucho cava ¿Entiendes? J  Además, como cada vez que hay que ayudar, nos damos algún caprichito, vamos a querer ayudar como locas. Y locos.

― ¿Y entonces ya no tengo que romper la hucha, mami?

―Pues no sé qué decirte, cariño. Ahora mismo el dinero está mejor en las cajas de las tiendas, y en los bolsillos de todos, produciendo cuotas de CRA, bienestar y riqueza, que viéndolas venir dentro del cerdito o en la caja del banco.

―Jo, mami, ¡qué guay! Mañana vamos al circo y ayudamos a otros ¿vale? Pero con trampa ¿eh?

―Vale y de paso recogemos gratis, el libro de inglés que perdiste.

―Gratis no mami, que si es gratis, ya sabes lo que pasa: el librero no gana, la editorial tampoco; los del ministerio tienen un gasto más; no les suben el sueldo y no pueden ayudar, yéndose de vacaciones y comprando turrón.

Las empresas facturaban al FBCRA el material necesario y cuando cobraban, que era enseguida, volvían a ingresar la cuota del CRA. Los damnificados recibían dinero en lugar de toneladas de camisas y ningún pantalón, que se morían de risa o tenían que quemar y recoger, con los de la limpieza sin cobrar y en huelga.  Se acabaron los tapones, los macarrones y las tiendas de campaña al tuntún.

―Otro gallo nos cantaría de haber aplicado el CRA en las grandes catástrofes de los últimos años. Miles de millones para Haití, reporteros, cámaras y fotos, para estar igual que estaban, o peor―Dijo María Elke con pesar.

Más info y reserva de ejemplares en ritmosensor@hotmail.com

libroscra

 

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Lopez Amaro José Alberto1 d enero d 2016 a las 18:29 (UTC)
Feliz Año para tod@s. Estás invitad@ a caer. (no duele) más bien da gustirrinín..)

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia