4 consejos para suministar remedios a los niños

¿Con problemas para suministar remedios a tus pequeños? Descubre estos útiles consejos y trucos.

Todos sabemos bien que sucede cuando un niño tiene que tomarse un jarabe o ponerse una inyección. Si va bien, una mala cara no deja de aparecer. Sin embargo, si va mal, es prácticamente seguro que nos encontraremos de frente a una negociación con nuestro pequeño que muy seguramente terminará en gritos, llantos y una imposición forzada con respecto al remedio que debe tomar o la inyección que se debe poner.

A pesar de ello, el suministro de un remedio no debe necesariamente convertirse en un dolor de cabeza para nosotros. Por esta razón, comparto contigo algunos consejos que te ayudarán en el proceso de suministrar remedios a tus hijos. Trucos y soluciones prácticas que espero te ayuden.

Opta por remedios con diseños inteligentes

Los colores y diseños de personajes sonrientes y simpáticos representan una de las formas clásicas de generar confianza en los niños. Por esta razón, si la medicina viene acompañada de un paquete con diseño infantil seguramente será más fácil convencer a nuestro pequeño de tomarse la medicina. Además de ello, es importante apostar por soluciones prácticas que faciliten el proceso de suministro del remedio. Por ejemplo, frascos para jarabe como los que Bormioli Rocco produce dentro de la gama Safe & Easy representan una buena alternativa a tener en cuenta ya que combinan de forma práctica el suministro del remedio a través de una combinación de un frasco, una jeringa dosificadora y un cierre de plástico.

Utiliza tácticas de camuflaje

Muchos remedios se pueden tranquilamente camuflar dentro de alimentos. Lógicamente, primero debes consultar con tu pediatra si se puede hacer. Si esto es posible, trata de mezclar la medicina con un poco de leche (sobre todo si tu pequeño todavía toma biberón) o con alimentos que sean de su agrado como un buen yogurt o un determinado postre. En todo caso, ten siempre presente que idealmente el remedio no debe estar muy diluído dentro de ninguna sustancia., es decir, ¡entre más puro, mejor!

Convierte el momento en un ocasión especial

El momento de tomarse el remedio no debe convertirse en el momento de tomarse el remedio sino en el momento de ver un buen video junto a tu pequeño o en el punto de inicio de cualquier actividad que le guste a tu niña o niño. Si el acto de tomarse un jarabe viene asociado con una buena experiencia, será mucho más fácil suministrarle el remedio a tu hijo.

Usa el frío a tu favor

Una gran parte de remedios deben tomarse a temperatura ambiente. Sin embargo, si el remedio para tu pequeño se puede poner en el frigorífico vale la pena hacerlo ya que el frío ayuda a reducir el sabor de los alimentos y, lógicamente, también de los remedios.

Así que ya ves. No es muy complicado encontrar algunas buenas alternativas para dar remedio a tus hijos. Utiliza los tips que he compartido contigo y recuerda de apelar a toda tu paciencia para que el proceso resulte no solo fácil sino también divertido y positivo. ¡Buena suerte!

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia