10 remedios caseros para las quemaduras menores

Los remedios más efectivos para calmar y favorecer la cicatrización de las quemaduras menores

Por lo general, las quemaduras son lesiones muy molestas, dolorosas e incluso, en ocasiones, muy traumáticas. Estas se producen y ocurren cuando calor, ya sea por fuego, vapor, electricidad o, también, por el sol, es transferido directamente a la piel.

Las quemaduras

Las quemaduras se clasifican en dos grandes grupos:

Las quemaduras menores son:

Las quemaduras mayores incluyen:

  • Quemaduras de tercer grado
  • Quemaduras de segundo grado de más de 2 a 3 pulgadas de ancho
  • Quemaduras de segundo grado en las manos, los pies, la cara, la ingle, los glúteos o una articulación importante

Es importante saber que es posible tener más de un tipo de quemadura a la vez, menor y mayor al mismo tiempo.

quemaduraleve.jpg

Por lo tanto, las quemaduras que se producen en menos del 10% de la superficie corporal, por lo general, se consideran como quemaduras menores. Estas quemaduras normalmente ocurren en las capas superiores de la piel, produciendo enrojecimiento, dolor y, en ocasiones, hasta dolorosas ampollas que se hacen al no haber aplicado un tratamiento correcto a tiempo. En los casos de quemaduras leves se puede probar con algunos remedios naturales para minimizar el dolor y acelerar el proceso de cicatrización.

En este artículo te vamos a mostrar una selección de los 10 remedios caseros para las quemaduras menores que más efectivos son para calmar y ayudar a curar las molestas quemaduras de carácter leve.

Los 10 mejores remedios caseros para tratar las quemaduras menores

1. Aceite esencial de Lavanda

En caso de quemaduras más leves, te aliviará notablemente aplicar un poco de aceite esencial de lavanda directamente sobre la piel quemada, ya que este aceite tiene propiedades antisépticas y también analgésicas. Se trata de uno de los pocos aceites esenciales que pueden ser utilizados para las quemaduras. El aceite, además, reducirá el riesgo de desarrollar molestas cicatrices. También se pueden verter unas gotas del aceite sobre una gasa o un trozo de tela, y aplicarlo directamente en la lesión. El paño usado debe ser reemplazado por uno nuevo, cada dos o tres horas, durante un par de días.

10 remedios caseros para las quemaduras menores

2. Miel

Cuando se sufre una quemadura, la miel resulta, sin duda, una fuente de alivio inmediato. La miel, además, puede desinfectar las heridas y hasta curar las quemaduras. Cuando esta se aplica a la quemadura o lesión, extrae los fluidos de los tejidos y de esta manera limpia la zona afectada. Para usarla en quemaduras debes poner un poco de miel en un vendaje de gasa y luego aplicarlo directamente sobre la quemadura. Tendrás que cambiar la venda tres a cuatro veces al día, para una curación más rápida y con menos dolor y molestas cicatrices.

3. Bolsitas de Té Negro

Cuando hemos sufrido una quemaduras menor, una bolsita de té común puede ser realmente beneficiosa. Concretamente, el ácido tánico presente en el té negro puede ayudar a extraer el calor de las quemaduras, reduciendo de esta manera el dolor. Para utilizarlo en las quemaduras, coge tres bolsitas de té negro y ponlas en una taza de agua fría. Tras unos minutos utilice el agua resultante para cubrir el área de la quemadura. Si así lo prefiere, también puede poner las bolsitas de té frías y húmedas directamente sobre la quemadura y envolverla con gasa para mantener las bolsitas en su lugar. Este remedio también te proporcionará un gran alivio.

800px-Tea_bags.jpg

4. Vinagre

Las propiedades astringentes y antisépticas que tiene el vinagre pueden ser verdaderamente útiles en el tratamiento de quemaduras menores y, además, pueden prevenir posibles infecciones. Debes diluir cualquier tipo de vinagre, el que tengas en casa y prefieras, con la misma cantidad de agua, y luego aprovechar la solución restante para limpiar el área quemada. Este remedio funciona, sobre todo, como analgésico, ya que ayuda a relajar el tejido de la piel. Puede cubrir el área afectada con un paño empapado en vinagre diluido, luego cambie la gasa por una nueva, cada dos o tres horas.

5. Hojas de Llantén mayor (Plantago major)

En la medicina popular de los indios Seneca, así como en algunos de los escritos contemporáneos de los hispanos del suroeste de Estados Unidos, el llantén es un remedio popular y muy extendido para el tratamiento de las quemaduras. Esta planta es nativa de Europa y Asia, pero ahora crece en cualquier lugar del mundo. Las hojas de llantén son ricas en propiedades anti-inflamatorias, antimicrobianas, anti-hemorrágicas y hasta expectorantes. Consiga algunas hojas frescas de esta planta y triturelas para obtener el jugo, luego aplique este directamente sobre la quemadura. Si lo prefiere, también puede machacar la hoja, con un objeto pequeño, y luego envolverla alrededor del área lesionada.

plantago.jpg

6. Jugo de Cebolla

El jugo de la cebolla puede ser utilizado con bastante éxito para tratar quemaduras de primer grado. El jugo de las cebollas tiene algunos productos químicos, como los compuestos de azufre y la quercetina, que pueden aportar un gran alivio del dolor. Se trata de cortar una cebolla fresca y aplicar el jugo sobre la quemadura. Esto proporcionará alivio y, además, reducirá la posibilidad de que se formen ampollas. Debes repetir el proceso varias veces al día y hay que tener muy en cuenta que la cebolla esté recién cortada, ya que después de pocos minutos pierden sus propiedades medicinales.

7. Aloe Vera / Sábila

Para el tratamiento de quemaduras menores se puede aplicar un gel de aloe vera fresco. La Sábila tiene propiedades analgésicas y astringentes y puede ayudar de forma efectiva en la curación de quemaduras. Antes de usar aloe vera, debes tratar la zona lesionada con agua fría o vinagre diluido. Luego sólo tienes que cortar un trozo, no muy grande, de la hoja y aplicar el gel directamente sobre la quemadura.

Sabila-2.jpg

8. Agua Fría

El agua fría es realmente uno de los mejores remedios que se puede usar para tratar las quemaduras leves. Simplemente dejar correr el agua fría sobre la zona de la quemadura durante varios minutos o también puede colocar compresas frías sobre el área lesionada. Esto ayudará enormemente a extraer el calor de la quemadura. Se debe aplicar inmediatamente después de haberse quemado para evitar de esta forma que la quemadura se extienda. Trate de repetir el proceso con mucha frecuencia para obtener el mayor alivio del dolor. Pero nunca debes usar hielo, ya que puede restringir el flujo de sangre, y con el tiempo causar daños a los tejidos.

9. Papa /Patata cruda

La papa cruda también se puede utilizar para tratar las quemaduras menores de la piel gracias a sus múltiples propiedades anti-irritantes y calmantes. Simplemente con cortar una rodaja de patata cruda y frotarla sobre la quemadura, asegurándose de que el jugo está en contacto con la piel, te proporcionará un alivio del dolor y, además, reducirá la probabilidad de tener ampollas. 

10. Leche

La leche también resulta ser un excelente remedio para calmar el dolor de las quemaduras. Debes cubrir el área quemada con leche durante al menos unos 15 minutos aproximadamente. También se puede aplicar con un paño empapado de leche. Repite el proceso con bastante frecuencia y asegúrate de lavar el paño tras su uso, ya que se agria rápidamente.

Para finalizar este post, es necesario insistir en que estos remedios son sólo útiles para quemaduras leves o de primer grado. Para quemaduras más graves y mayores se debe visitar a un médico ya que, en tales casos, se requiere de atención profesional.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Ziortza Muñoz15 d julio d 2015 a las 10:54 (UTC)
El aloe vera es buenísimo!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia