Un burdo rumor

Javier Krahe, simplemente un genio

musi1507-12685658467

 

Me ha llegado un burdo rumor. Desde Villatripas, Marieta me ha dicho que Javier Krahe ha fallecido.

Otro gran artista ha desaparecido y con él una parcela de libertad. En este mundo buenista, invadido por la dictadura de lo políticamente correcto, uno de los pocos cantantes que era verdaderamente libre, se marchó y nos quedamos solos en esta equivocada sociedad.

Un músico único, quizás más poeta que cantante, dominando la composición de unos textos grandiosos, donde primaba la ironía, la crítica y riéndose de nosotros, de ellos y sobre todo, de sí mismo.

Inspirado por su maestro George Brassens y la chanson francesa, utilizo un estilo en el cual dominaba la letra, frente a la música (no olvidada, ni menor), creando auténticas obras maestras de 3 minutos, en la cuales había más profundidad, talento y sentido de la vida, que en libros de 1000 páginas.

Yo le descubrí, como tantos otros de mi generación, a través de aquel disco mítico: La Mandrágora. Allí destacaba frente a sus compañeros musicales, incluso frente a Alberto Pérez (autentico artista y buen cantante, no suficientemente valorado) y sobre todo ante Joaquín Sabina, quizás el más vulgar de todos ellos, aunque precisamente el único que alcanzó la fama y el reconocimiento mediático.

Su libertad fue su mayor logro. No se vendió al star system, ni a las grandes discográficas. Como un auténtico cantante, vivía gracias a sus conciertos en directo, teniendo una legión de seguidores sinceros, admirándole por sus logros artísticos y no por campañas de marketing, que venden todo de un artista, menos su arte.

Enemigo de toda ideología política, de derecha y de izquierda. Siendo el gobierno socialista al mando de Felipe González, quien protagonizo uno de los casos más fragantes de censura en democracia, prohibiendo su canción Cuervo Ingenuo en una actuación en TVE, al ser esta una crítica hacia el presidente del gobierno y sobre todo su postura hacia la entrada en la OTAN.

Siempre en contra del fanatismo, de las ideologías radicales e impositoras, de creencias simplistas y de ideas preconcebidas y no analizadas. Su vida era su obra y su obra reflejaba su vida.

Librepensador, Poeta, Músico, Filósofo, Humanista y sobre todo un Genio.

Como ni él ni yo somos creyentes, confío en que será eterno gracias al cromosoma.

Y en su despedida, el no estará allí, “y yo con mi corona hare el gilipollas…”.

 

Varios momentos del Genio

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia