Las 7 armas de guerra más extrañas que jamás hayas visto

Alguna de las armas de guerra más excéntricas que la historia nos ha dado

En la guerra, como es sabido, no hay reglas. Cuando se alcanza este lamentable estado de barbarie absoluta, cualquier forma capaz de generar el mayor daño posible es viable. En este artículo vamos a conocer las 7 armas de guerra más extrañas que jamás hayas visto. Algunas de las armas más extravagantes de la historia. Varias son solo armas curiosas y raras, pero hay otras tan excéntricas que hasta involucran animales vivos.

Las 7 armas de guerra más curiosas que jamás hayas imaginado. En tiempos de guerra todo vale.

1. Camellos en llamas

Conquistas de Timur - 1398

A finales del siglo XIV, Timur estaba sumido en un plan de conquista asiática. En territorio indio se enfrentó al sultán Mahmud Khan, el cual disponía de un impresionante ejército que incluía a unos 120 elefantes de guerra. Timur era un general con estrategias muy poco convencionales, y lo que hizo con lo camellos es como poco curioso. Decidió incinerar a sus camellos y mandarlos al frente del ataque. Los elefantes, al ver bolas de fuego que cada vez se hacían más grandes, huyeron asustados, aplastando y destruyendo todo lo que había en su camino. Las improvisadas bolas de fuego de Timur fueron un rotundo éxito.

Las-10-armas-de-guerra-mas-extravagantes-que-hayas-visto-1.jpg

 

2. Perros antitanque

Unión Soviétca - Segunda Guerra Mundial

Cuando los tanques nazis hacían estragos en la Rusia occidental, los soviéticos encontraron, o así lo creyeron , la manera de contrarrestarlos. Lo hiceron a través del mejor amigo del hombre, los perros, ya que son animales rápidos, relativamente pequeños y aprenden con mucha facilidad. La idea era entrenar a los perros para que buscaran comida debajo de los tanques, no alimentarlos en unos días y colocarles explosivos para luego mandarlos al campo de batalla. Se dice que fue un éxito la estrategia, hasta tal punto que los nazis no se lo pensaban dos veces para matar a cualquier perro que se les cruzaba. Estas "armas" tenían sus desventajas, ya que los perros podían asustarse y volver a las líneas rusas con las bombas a punto de estallar. Además, los perros eran entrenados con tanques rusos, que funcionaban con diesel, y los tanques alemanes eran nafteros, un detalle en el cual los rusos no se percataron.

dog_mine.jpg

 

3. Murciélagos explosivos

Estados Unidos - Segunda Guerra Mundial

Da la casualidad que las armas más curiosas y extravagantes que han existido coinciden con el abuso y maltrato de animales. En este caso, le toca a los murciélagos. Un gran número de murciélagos en estado de letargo, bombardeados a bombas de napalm, eran ubicados en una gran jaula metálica que se soltaba de un avión, frenada por un paracaídas. A una altura aproximada de unos 300 metros, los murciélagos comenzaban a calentarse, despertar y replegarse para finalmente anidar en cualquier hendidura que encontraran en la ciudad objetivo.

Originalmente los murciélagos fueron usados para incinerar ciudades japonesas, las cuales estaban construídas por elementos que facilitaban un incendio masivo. Los problemas surgieron en las primeras etapas de prueba, cuando un grupo de murciélagos fueron liberados en una base militar de Nuevo México y estos se asentaron bajo un tanque de combustible, ubicado en la misma base militar.  El resultado no fue el esperado.

bomba.jpg

 

4. El Tanque del Zar

Imperio Ruso - Primera Guerra Mundial

A principios del siglo XX, y más concretamente en la Primera Guerra Mundial, los tanques no eran una obra de ingenieria demasiado sofisticada, pero el llamado "Tanque del Zar" era un auténtico insulto a la ingeniería en sí.

Este tanque fue diseñado por cuatro ingenieros rusos en 1914 y solo les bastó un año para darse cuenta de que su proyecto era un verdadero fracaso. El principal problema de este tanque era su sinsentido de diseño. Sus ruedas traseras median 1.5 metros de diámetro, por lo que eran muy propensas a atascarse en el terreno, especialmente en suelos más blandos. Las ruedas delanteras, de 8 metros de diámetro, no eran lo suficientemente fuertes para sacar al tanque de los problemas. Ni siquiera se podía mover más de 2 metros sin atorarse, por lo que mucho no podía durar en el campo de batalla.

Las 7 armas de guerra más extrañas que jamás hayas visto

 

5. Gatos explosivos

Estados Unidos - Segunda Guerra Mundial

Una vez más, los protagonistas son los pobres animales. La mayoría de los gatos odian el agua, eso es algo que todos sabemos. Algunos agentes norteamericanos trabajaron sobre esa aformación y la llevaron al límite: la creación de gatos explosivos. La idea era lanzar al mar gatos con bombas, para que con sus respuestas instintivas saltasen sobre los botes.

La idea hace aguas por donde se la vea, como por ejemplo: saltar a un bote desde el agua no es tan secillo para un gato, quizás para una rana sí, pero los gatos no son para nada acuáticos, si los tiras al mar con una bomba pegada al cuerpo los dejarías inconscientes o los matarías. Lógicamente, esta excéntrica y patética arma no prosperó demasiado.

2330.600x450.jpg

 

6. La bomba gay

Estados Unidos - 1994

Esta idea, otra cosa no, pero original es un rato. El plan se basa en crear una revolución sexual en el enemigo al lanzarles una poderosa bomba afrodisíaca. El término "gay" puede generar malentendidos, pero la idea solo implicaba excitar de gran forma al frente enemigo. Los beneficios que supuestamente traería que los enemigos se encuentraran excitados sexulamente no son para nada claros. Tal vez el efecto haría que los soldados enemigos abandonaran sus posiciones, sin embargo, la llamada "Bomba Gay", afortunadamente, nunca salió a luz, ya que no se poseía de la tecnología para lograr tales efectos.

festival.jpg

 

7. Gallinas empollando minas nucleares

Reino Unido - Guerra Fría

Aunque no lo parezca, esto fue una historia real. Fue un proyecto viable ideado por Gran Bretaña en 1958. La idea, que por suerte nunca terminó de nacer, consistía en enterrar minas nucleares en la región norte de Alemania, frente a una posible invasión soviética por el este.

Blue Peacock, la primera mina, fue desarrollada en invierno. Este tipo de bombas tenían algunos componentes electrónicos y la electrónica, como es sabido, no congenia muy bien con el frío. Buscaron mecanismos para mantener caliente un dispositivo tan sensible y delicado como un arma nuclear y los ingenieros, aunque parezca sorpredente, propusieron a las gallinas. Una gallina, con suficiente comida y agua, podría mantener caliente a una bomba durante apenas unas semanas, luego la bomba se enfriaría. Una idea totalmente descabellada.

4216936_orig.jpg

 

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
Esme Paul14 d julio d 2015 a las 10:56 (UTC)
Pobres animales...
Álvaro Aguado13 d julio d 2015 a las 12:55 (UTC)
Enhorabuena Camila.
Gran contenido. Muy intereesante y detallado.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia