5 tratamientos mentales muy discutidos

Echa un vistazo a los 5 tratamientos mentales más cuestionados e impactantes del mundo

La mente es el nombre de uno de los más grandes fenómenos que se desarrollan en el cuerpo humano y también uno de los más misteriosos. Responsable del entendimiento, la creatividad, el aprendizaje, la imaginación y hasta la voluntad, lo cierto es que entre poco y nada sabemos sobre ella. Por mucho que podamos lanzar hipótesis sobre la mente, cuando ésta enferma, solo nos queda experimentar y buscar resultados. Pero cuando nos encontramos en un terreno tan poco firme como el de la mente, la controversia siempre estará presente a la hora de experimentar con tratamientos para la cura de enfermedades psiquiátricas.

Los trastornos psiquiátricos se pueden tratar, siempre que se haga con la ayuda de terapias y medicación, pero, en ocasiones, nada parece funcionar y las puertas de lo experimental y más controversial se abren de par en par. Existen tratamientos experimentales realmente impresionantes y curiosos, desde choques eléctricos en la cabeza a rebanar partes del cerebro, no te pierdas estos 5 tratamientos mentales muy discutidos. 

Los 5 tratamientos mentales más impactantes

La mente es ese lugar responsable de nuestros pensamientos, nuestros procesos de entendimiento, de nuestros razonamientos, del aprendizaje, de los recuerdos e incluso de nuestros sentimientos. Pero cuando se trata de curarla, se ha llegado a experimentar con tratamientos de los más curiosos y cuestionables. Aquí te exponemos los 5 más impactantes:

1. Estimulación cerebral profunda

La DBS, Deep Brain Stimulation, es un tratamiento quirúrgico que consiste en abrir la cabeza del paciente e implantar una especie de dispositivo electrónico que envía una serie de impulsos eléctricos controlados al cerebro. Con este tratamiento se tratan, a menudo, trastornos como el obsesivo compulsivo, la depresión y la adicción a las drogas. El Parkinson, por ejemplo, ya se suele tratar con este tipo de tratamiento para evitar los temblores característicos de este trastorno.

Después de este cuestionado tratamiento mental, algunos pacientes suelen mostrar notables mejoras en su estado de ánimo, así como una disminución de los ataques de ansiedad y una mejora, que con otras terapias no parecía surtir efecto. Con todo esto, los expertos afirman que éste tratamiento no es una cura definitiva sino una solución inmediata y que muchos son los riesgos que implica el tratamiento.

cerebro-terapia-estimulacion-cerebral-profunda.jpg

 

2. Estimulación magnética transcraneana

Es otro de los tratamientos más cuestionados del mundo, pero también convencionales para tratar enfermedades mentales como la depresión. En este tratamiento se aplican campos magnéticos con la finalidad de cambiar la actividad cerebral de ciertas partes del cerebro, sin cirugías, solo colocando una bobina electromagnética en la frente.

Este tratamiento aún está en fase de prueba y mucho es lo que se ha experimentado al respecto. Los expertos no están 100% seguros de como funciona el tratamiento en sí, pero sí de su eficacia y de que mejora el tratamiento de la depresión, ya que las zonas del cerebro implicadas en los cambios del estado de ánimo se alteran de forma positiva. Este tratamiento solo se aplica cuando los que habitualmente se emplean no han resultado efectivos, ya que los efectos secundarios incluyen fuertes dolores de cabeza, espasmos faciales, mareos, náuseas y en algunos casos, convulsiones y pérdida de la audición.

tms.jpg

 

3. Electroshock: terapia electroconvulsiva

La terapia electroconvulsiva, o también conocida como terapia por electrochoque, es de las más criticadas y también de las más comunes. Fue desarrollada en el año 1930, con un historial impresionante, casi salido de una historia de miedo. Consta de la colocación de electrodos en la frente y sien de los pacientes para hacer pasar una serie de corrientes eléctricas a través del cerebro. Ésto induce y produce convulsiones que duran entre 30 y 60 segundos y actualmente se practica con bastante frecuencia.

En su momento fue un tratamiento muy discutido, ya que los pacientes no recibian anestesia previamente y además se utilizaban niveles altísimos de electricidad. El resultado de esto eran dientes partidos y corazones que podían terminar estallando. Actualmente, la terapia es mucho más segura y fiable, existen numerosos controles y análisis que se realizan al paciente antes de empezar, además, siempre se realiza con anestesia y los niveles de electricidad son mucho más bajos. No obstante, la memoria a corto plazo sufre graves consecuencias y a veces, pueden producirse problemas cardíacos. 

brutal-therapies_es.jpg

 

4. Hongos mágicos

Las drogas siempre resultan muy controversiales. Este tratamiento es de los más criticados que puede haber. La psilocibina es un potente alucinógeno que compone la psilocina, un alcaloide que puede encontrarse en la naturaleza, en los llamados hongos psilocibios. Estos hongos se pueden utilizar en el tratamiento de enfermedades mentales y algunos trastornos psiquiátricos como la depresión, la ansiedad y la drogadicción.

Con una pequeña dosis de psilocibina el paciente emprende un viaje psicodélico de proporciones astronómicas, o lo que se conoce como “experiencia mística”, lo cual se cree que trae mayores beneficios en el paciente a largo plazo. De esta manera sucedió en un estudio realizado en la Johns Hopkins School of Medicine en el año 2011, en el cual el 5% de los participantes sufrieron efectos secundarios como paranoia e intensos ataques de ansiedad. Actualmente, la psilocibina se sigue estudiando en profundidad.

5 tratamientos mentales muy discutidos

 

5. Psicocirugía

La psicocirugía es, sin duda, el tratamiento para trastornos mentales más criticado que jamás haya existido. Se basa en la cirugía cerebral para el tratamiento de trastornos mentales graves y se ha practicado desde la década de 1930. La más común es la llamada lobotomía cerebral, en la cual se quitan una o varias secciones cerebrales.

Las primeras lobotomías se realizaron entre 1930 y 1950 y se caracterizaron por tener unos efectos secundarios gravísimos, incluso con terribles cambios en la personalidad. La práctica de este tratamiento se redujo con el desarrollo de la psicofarmacología, aunque aún actualmente, la psicocirugía se sigue practicando. Hoy en día, el 10% de los pacientes a los que se les practica un cirugía como esta, siguen sufriendo efectos secundarios muy graves, como parálisis, cosa que no resulta tan rara, ya que, literalmente, se están cortando partes del cerebro con un bisturí.

Fe--647x300.jpg

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Esme Paul14 d Julio d 2015 a las 10:57 (UTC)
Locura!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia