Situación de la industria cinematográfica en España (Análisis)

4Logros
×1

La industria intenta adaptarse a una nueva realidad, pero parece que a pesar de todos sus esfuerzos no es capaz de encontrar una fórmula que resuelva sus dificultades

La situación de la industria cinematográfica en España es bastante complicada, tanto en el sector de la producción como en el de la distribución o la proyección de productos audiovisuales.

En el primero de los casos, en el sector de la producción, las subvenciones han caído en picado, y los impuestos a la hora de rodaje han aumentado. Por otro lado, conseguir los permisos de rodaje también se pone especialmente difícil en la gran mayoría del territorio español, a excepción de determinadas comunidades autónomas, como por ejemplo en la comunidad Canaria, donde tienen políticas de incentivo para el rodaje o grabación de productos cinematográficos o de vídeo. Otro inconveniente añadido en la industria de producción es que está muy atomizada, lo que dificulta la toma de acuerdos y las inversiones. En esta misma línea las cadenas de televisión españolas se han introducido en la industria con fuerza, siendo además las más dominantes. Por ley, las cadenas televisivas tienen que invertir un 7% de su facturación en productos cinematográficos, sin embargo, suelen invertir más de este porcentaje para una mayor rentabilización de la inversión y así poder conseguir mayores beneficios. Ejemplo de ello son Atresmedia (Antena 3) o Telecinco Cinema. En EEUU la situación es completamente la contraria. Son las productoras cinematográficas las que controlan la producción cinematográfica y no las cadenas de televisión.

En el segundo de los casos, la distribución, viene dominada por los distribuidores extranjeros, que en la gran mayoría de los casos pertenecen a las productoras americanas, como por ejemplo Universal, Warner o Disney. Sony es otro de los grandes distribuidores en nuestro país, pero en este caso se trata de una productora japonesa. Estos distribuidores extranjeros imponen sus películas frente a las nacionales, dándolas más cabida y visibilidad en sus catálogos. Culpa de esto viene de tiempo atrás, justo en el momento de la “liberalización de los catálogos”, ya que antes se obligaba a tener en el pack una película española por cada 5 extranjeras. De igual modo estas distribuidoras extranjeras, que por lo general son las distribuidoras de los taquillazos, aplican prácticas abusivas frente a las salas de distribución, que en muchos casos sus beneficios por porcentaje de venta de entradas es mínimo. En alguna ocasión incluso algunas salas de proyección han llegado a rechazar algunas películas, taquillazos inclusive, por este tipo de prácticas. Otro de los factores que benefician a los distribuidores extranjeros es la costumbre de doblar las películas en nuestro país, lo que hace su visionado igual de cómodo que el de las películas españolas para todo el conjunto de los usuarios sin excepción.

Las salas de proyección, además de estar sucumbidas al poder de las grandes distribuidoras, siguen “recreándose” en los modelos de negocio de antaño, manteniendo los altos precios previos a la crisis, lo que, en mi opinión, es un claro error por su parte. Su modus operandi es ganar el máximo dinero posible por entrada vendida, aunque tengan más de la mitad de las butacas vacías, en vez de pensar que tal vez es más eficiente y rentable, en términos globales, bajar los precios para vender un mayor número de entradas. Por otro lado, sus márgenes de beneficio son mayores con la venta de bebidas, palomitas y golosinas que por la propia venta de la entrada, la cual se divide en diferentes porcentajes y tan solo uno de ellos les corresponde. Aquí, los grandes beneficiados son las distribuidoras y el Estado con el IVA, que en el caso español asciende al 21%, un porcentaje excesivo si lo comparamos con otros IVAs culturales en Europa. Esta ha sido una de las grandes disputas en nuestro país en los últimos años y una de las grandes reivindicaciones por parte de los profesionales del sector cultural, a la que ha hecho un gran “oído sordo” el antiguo ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert. En este aspecto veremos qué sucede cuando se celebren las elecciones y se conforme el nuevo Ejecutivo a partir del próximo 20 de diciembre.

Un caso de éxito muy próximo a España en cuanto al IVA cultural lo tenemos en Francia, donde se rebajó este tipo de IVA y se fomentó al sector audiovisual con diferentes políticas e incentivos. El resultado fue un éxito y todos los profesionales galos del sector lo aplaudieron con efusividad, ya que pudieron observar cómo se incrementaba el consumo y mejoraban los beneficios.

Otra realidad a la que se enfrenta el sector es la entrada de nuevas ventanas de explotación, como son las plataformas online o VOD. En España tenemos varios casos de éxito, como Filmin, Filmotech, Nubeox o Wuaki TV, a las cuales también tienen que hacer frente las salas de proyección. En este aspecto muchos profesionales auguran que el futuro del sector estará en Internet. La ventaja de estas plataformas frente a las salas es que poseen muchos menos gastos y que, ofreciendo una cuota mensual de aproximadamente 7,50€ puedes acceder a todo su catálogo. Si a esto le sumamos las SmartTVs de gran pantalla y que cada vez su precio es más reducido y, también, un abaratamiento cada vez mayor de la conexión a la banda ancha y su mayor accesibilidad, hace que sea mucho más económico el consumo en casa que salir al cine físico de toda la vida para poder disfrutar de una película, a pesar de que claramente no estemos frente al mismo consumo cultural por la naturaleza de ambas plataformas.

Otro de los grandes males del sector audiovisual y al que hay que hacer frente es el de la piratería. Aunque en los últimos años la tendencia de consumo en las plataformas de distribución online ha sido creciente, la verdad es que a día de hoy aún es muy débil y la piratería es responsable de que el sector tenga grandes pérdidas económicas año tras año.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
Selvio Guzman Rodriguez20 d julio d 2015 a las 19:48 (UTC)
Interesante aporte sobre este tema. Creo que la industria del cine en España tiene mucho futuro, un poco de esfuerzo y es todo.
Rosana Morillo14 d julio d 2015 a las 11:45 (UTC)
Muy interesante. Certero.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia