La entropía de la racionalidad I

  • 23/06/2015
  • 0

Sobre las raíces intelectuales de la irracionalidad moderna en el feminismo radical

La entropía es un concepto nacido en la ámbito de la termodinámica y que pasó al campo filosófico. Se refiere al hecho de que en cualquier proceso de transformación de la energía esta se degrada , de forma que la cantidad total de energía disponible en el sistema se reduce. Filosóficamente hablando, hace referencia a la degradación de la materia entendida como fenómeno físico, lo que lleva a apuntar hacia un final del universo conocido. Podemos aplicar la noción de entropía al ámbito de la racionalidad también. Si entendemos el materialismo , en un sentido más amplio que el de mero corporeismo, a la manera que lo hace Gustavo Bueno; podemos concluir que el nivel de racionalidad de nuestro universo también parece disminuir progresivamente, a la vez que avanzamos en el desarrollo de la especie humana. Esto es muy patente, en la llamada posmodernidad , donde se han instalado una serie de ideologías y creencias supuestamente “racionales” y “progresistas” , que en realidad lo que encubren es una irracionalidad manifiesta. Este fenómeno del triunfo de la irracionalidad en el siglo XX , se encuentra perfectamente descrito, en el muy recomendable libro del pensador argentino Juan José Sebreli, “ El olvido de la razón”, ensayo donde desenmascara doctrinas pseudo científicas como el psicoanálisis, las filosofías vitalistas y las posmodernidades del estructuralismo..

Un poco esto es lo que encierra el llamado feminismo radical o feminismo de tercera ola , tan en boga entre ciertos sectores de la progresista intelectualidad, que realiza un interpretación del fenómeno de la desigualdad de géneros, en clave antropológica y en clara oposición, tanto al feminismo de corte marxista como al de índole liberal. La tesis básica, de este peculiar forma de feminismo, incide en los factores culturales y en los roles de la masculinidad en la sociedad, como causa explicativa de una supuesta sociedad patriarcal opresora de la mujeres. La reversión de los roles tradicionales de la masculinidad y la feminidad , se convierte en objetivo necesario para lograr la emancipación femenina.

En realidad, el feminismo radical, no es más que una forma de holismo, es decir una doctrina que hipostatiza colectividades y las hace titulares de derechos, de forma que no razona en términos individualistas como en el caso del feminismo liberal ( en esto se aproxima al marxismo). Es propia de lo que el filósofo de la ciencia Karl Popper llama sociedades tribales, poco evolucionadas y con tendencias al totalitarismo. Confunde los planos epistémicos del ser y de la cultura . Además en el caso del feminismo radical , hay un error de base al hacer un reduccionismo cultural del hecho biológico ( son los roles los que determinan los sexos y no a la inversa).

En el fondo, lo que subyace en el feminismo es lo que Hayek ,en su obra “ La Fatal arrogancia”, conceptúa como “ racionalismo constructivista” que se caracteriza por una exagerada confianza en las potencialidades planificadoras del ser humano, de forma que es la racionalidad la que construye el mundo y no la racionalidad la que se conforma con este. Los orígenes de esta forma hiperbólica de racionalismo los encontramos en el transito a la modernidad , con la quiebra del realismo epistemológico, cuando Kant atribuye facultades conformadoras de la realidad a la razón humana.

Desde entonces se considera que la razón deja de ser una intermediaria entre la realidad y el sujeto pensante para convertirse en instancia creadora de la misma. Este tendencia se ve acrecentada con el llamado idealismo absoluto que reduce toda realidad y toda racionalidad a lo que dictamina el espíritu. El problema del idealismo consiste en hacer imposible cualquier objetividad del conocimiento al quedar reducido el mundo a mera representación de la voluntad del espíritu ( Schopenhauer), haciendo imposible la ciencia y el progreso.

El positivismo ,en sus diversas variantes , trajo consigo una recuperación de la autentica racionalidad, al rehabilitar la importancia de la experiencia como el banco de pruebas de la certeza de nuestro conocimiento. El darwisnismo nos mostró que podíamos confiar en nuestros sentidos para conocer e interpretar el mundo, pues ellos son los que en último termino han favorecido el proceso selectivo y adaptativo de nuestra especie.

Sin embargo los excesos del reduccionismo positivista trajeron de nuevo la irracionalidad, esta vez disfrazada de rimbombantes teorías ,supuestamente garantizadoras de un conocimiento más allá de los límites de la experiencia. Es en este contexto de irracionalidad , disfrazada de ropajes cientificistas, es donde hay que contextualizar estas extravagantes teorías del patriarcado masculino , que se puso de moda en los USA en los años 60's. La mayoría de las teorías feministas de la época eran una extraña mezcolanza de una antropología para-científica , que afirmaba que los males de la mujer derivaban de una especie de patriarcado, el cual se había apoderado del mundo con las civilizaciones mesopotámicas y que había subvertido un estadio previo idílico de un matriarcado neolítico Un poco en la línea del marxismo clásico, estas feministas defendían que había que conseguir, que las mujeres alcanzasen el poder por medio de la subversión de los patrones culturales. Al igual que el marxismo preconizaba la tiranía del proletariado, en el caso del feminismo tendría que ocurrir algo similar, una dialéctica pseudo -dictatorial , donde la mujer alcanzase los roles masculinos , que son los que ostentan el poder en la sociedad.

Situaciones como la maternidad, diferencias temperamentales o determinados roles en la sociedad o en la familia debían ser eliminados" ipso facto" por constituir elementos que perpetuaban la tiranía masculina, con ello se lograban resultados paradójicos; como el de conseguir de facto negar lo mas característico de la feminidad; la maternidad u otros hechos biológicos que se consideran manifestación de roles de la feminidad.

No podemos por menos que discrepar con esta interpretación del feminismo, ya que a nuestro entender el verdadero feminismo exige el reconocimiento efectivo de la dignidad de la mujer, el respeto de sus diferencias y el fomento de sus potencialidades. Nunca la eliminación géneros o la asunción de roles masculinos.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia