Los ídolos de la caverna

  • 22/06/2015
  • 1

 

El filósofo empirista inglés Francis Bacon en su magna obra “ Novum Organum”, en la que preconizaba el uso del método científico para ampliar nuestros conocimientos, afirmaba que muchas veces son nuestros prejuicios, los que él denominaba ídolos, los que nos apartan del conocimiento certero de la realidad. Uno de los ídolos que denunciaba Bacon era el de los llamados ídolos de la caverna, que es la expresión metafórica que el filósofo inglés utilizaba para referirse a nuestros prejuicios y dogmatismos que nos llevan a interpretar falsamente la realidad, según el prisma de nuestras creencias, muchas veces resultantes de convicciones acríticamente aprendidas y poco reflexionadas.

La existencia de dogmatismos y a priorismos no es sólo una cosa del medievo , como normalmente se nos hace creer, también están presentes en las modernas ideologías. Ya Marx afirmaba en su obra “ la ideología Alemana” que las ideologías operan como representaciones falsas de estructuras socio-económicas en las que el individuo está inmerso. Zizek ,Kenneeth Minogue o Quine, desde postulados filosóficos diversos, analizan la relación entre realidad y conciencia, entre epistemología y ontología. Una de las variantes más conspicuas de apriorismo lo constituye en ideario de la nueva izquierda, o izquierda adanista, como muy acertadamente la denominan algunos comentaristas políticos. Yo he preferido catalogarla de izquierda haragana, basándome en el hecho de que la pereza intelectual y la falta de espíritu crítico la configuran como una de las formas más reaccionarias de pensamiento. Un ejemplo palmario de esto lo encontramos en sus reflexiones a cerca de los famosos tweets de algunos de sus nuevos representantes políticos en las instituciones.

Hace unos días saltaba la polémica por unas declaraciones donde el concejal electo de Madrid Guillermo Zapata afirmaba lo siguiente “ ¿ Cómo meterías en un 600 a cinco millones de judíos? En un cenicero”. Podemos resumir muy brevemente las explicaciones, justificaciones y valoraciones que tal exabrupto originó en los medios de comunicación de masas. Una buena parte de la izquierda alegó la descontextualización del tweet, que al parecer estaba vinculado a una reflexión de mas hondo “ calado” a cerca de los límites de la libertad de expresión. Resulta curiosa que la nueva izquierda adanista, que es de filiación mayoritariamente posmoderna, no siga el postulado básico de todo posmodernismo y pensamiento deconstructivo: la independencia de la “obra” respecto de su autor. Como decía el filósofo Derrida el texto es rescribible con cada lectura, no es el corsé de lo idéntico, está abierto a innumerables significaciones, en la medida en que los múltilples lectores pueden disolver el sentido fijo de las significaciones. Para políticos que se mueven en esas coordenadas posmodernas, de la muerte del autor y del sujeto, es irrelevante el sentido que inicialmente hubiera querido dar el señor Zapata a su texto. Para algunos lectores puede constituir legítimamente una apología de la Shoah o del genocidio, para otros una cruel banalización de la barbarie, para una “minoría ilustrada”, que siga dogmáticamente las peroratas de Podemos , se trata de una expresión de humor negro o una reflexión aplicada a los límites de la libertad de expresión. En cualquier caso repito, incluso desde sus propios postulados, todas las interpretaciones caben.

Otra “justificación” ha venido de la mano del hecho de reivindicar el carácter de artista o artivista del señor Zapata, que sería una especie de nuevo Thomas de Quincey , es decir un “maestro del humor negro”. El humor negro consiste en la sátira de la tragedia, con el fin de lograr un efecto de catarsis de la misma. A tenor de la reacción de indignación mayoritaria que el exabrupto ha originado , es de esperar que el señor Zapata sea mejor concejal de distrito que humorista negro, de lo contrario su permanencia en las instituciones será tan efímera como efímero y limitado ha sido el “éxito” de su sentido del humor.

Por último, Juan Carlos Monedero, con la ayuda de ciertos medios de comunicación, ha realizado una lectura política del asunto, muy en la línea del izquierdismo divagante que suele practicar. Para el famoso profesor de politología, tras la indignación popular se escondería una especie de maniobra orquestada por poderes fácticos para subvertir la voz del pueblo expresada en las urnas. Más allá de que esto nos suene a cierta cantinela franquista, “ la conspiración judeo-masónica”, lo que demuestra es una palmaria y atroz ignorancia política. En un sistema parlamentario, como el vigente en nuestras instituciones, es legitimo y legal, como no paran de defender desde las huestes de podemos, que no gobierne la lista más votada y sí lo haga una coalición de partidos que tengan la mayoría de la asamblea o concejo. Lo que parecen olvidar desde podemos es que en el parlamentarismo existe una institución basal como es la moción de censura, también legítima y legal. De esta manera en el supuesto, improbable a tenor de las reacciones del partido socialista de Madrid, de que la señora Carmena perdiera la confianza de sus aliados en el consistorio, el partido popular , el socialista o ciudadanos estarían perfectamente legitimados para iniciar dicha moción de censura. Por otra parte y aunque esto irrita sobremanera al podemismo en general y al señor Monedero en particular, en un sistema democrático de verdad, no en un simulacro paródico del mismo de tipo Venezolano, el gobierno está sujeto a una revisión periódica de su actuación por parte de su electorado, así como a una crítica permanente por medios de comunicación libres e independientes de las instituciones gubernamentales. La democracia es en expresión muy gráfica del filósofo del derecho italiano Norberto Bobbio “ un gobierno ejercido bajo luz y taquígrafos”. Precisamente negar la posibilidad de crítica , por parte de la opinión pública, es lo que constituye un atentado contra un sistema político democrático.

Para el que escribe este artículo el tweet del señor Guillermo Zapata constituye una palmaria manifestación de un fenómeno mucho más inquietante que el del mal gusto y la insensibilidad hacia el dolor ajeno, se trata de un epifenómeno de uno de los grandes males de la nueva izquierda; su indisimulada judeofobia.

Cuando se habla de judeofobia , término acuñado por el humanista judio Leo Pinsker, se hace referencia a lo que Sartre denomina una “ visión maniquea y primitiva” en la que el odio al judío se convierte en una especie de explicación mitologizante de todos los males de la humanidad. Aunque la judeofobia tiene un componente racial, especialmente durante el nazismo, es un fenómeno de más amplio espectro que tiene orígenes religiosos y políticos. De ahí que resulte más adecuado hablar de judeofobia que antisemitismo, pues éste último concepto tiene connotaciones más étnicas y no toda forma de odio hacia los judíos ha tenido una etiología racial. De hecho como apunta Brunstein es posible distinguir tres grandes tipos de judeofobia que se han dado en la historia; una primera de índole religiosa, vinculada al catolicismo medieval que acusaba a los judíos de deicidio , de horrendas prácticas sádicas ( asesinar niños para beberse su sangre en rituales sacrílegos), de profanaciones religiosas, de calamidades como la peste, de la usura etc....... Numerosos concilios ecuménicos como el IV Lateranense o el de Basilea de 1434 adoptaron medidas segregacionistas , que anticiparon algunas de las medidas de los nazis. Tampoco fueron infrecuentes en la Edad Media progromos y actos de violencia diversa contra la comunidad judía. De hecho esa impronta religiosa del odio hacia lo judío sigue subsistiendo en buena parte del discurso de cierta nueva izquierda. Por ejemplo en el discurso navideño del 2005 del difunto dictador Venezolano Hugo Chávez, padre espiritual del nuevo populismo de izquierdas, se hizo el siguiente alegato judeófobo “ Los sionistas, los descendientes de los mismos que crucificaron a cristo, se adueñan de las riquezas del mundo, se trata de una minoría que se apropió del oro del planeta”. Stalin, uno de los mayores sanguinarios de la historia, acusó a los judíos de troskistas anti-revolucionarios y de quinta columnistas. Bakunin se refería a la condición judía de Marx para denigrarlo y consideraba al pueblo judío una nación de explotadores.

En segundo lugar se dio , fundamentalmente durante la Alemania Nazi, una forma de judeofobia racial, que atribuía al pueblo judío un condición racial inferior. De hecho el término antisemita ,creado por el agitador alemán Wilhem Marr en el siglo XIX, surgió para propagar el mito de la inferioridad racial de los judíos. Los antecedentes de esta aberración las encontramos en épocas anteriores al holocausto ( Shoah) , por ejemplo en la entrada denigradora que del pueblo judío hace Voltaire como “ pueblo ignorante y bárbaro”, en el panfleto “ Los Protocolos de los Sabios de Sión” obra de la policía secreta Zarista, en “ La judería en la música” de Wagner o en el “ Mein Kampf” Hitleriano. Sin embargo de ese odio racial hacia los judíos tampoco se ha librado cierta izquierda, desde autores clásicos como Proudhon , Zizek o Chomsky postulan la inferioridad de la raza judía. Se les achaca un odio congénito ( el famoso complejo de Sansón que dice Chomsky), se alega la necesidad de expulsarlos de su lugar para que no “contaminen” a otros pueblos ( Zizek) o simplemente se anticipa la solución final a través del exterminio ( “ Proudhon” ) . Wieviorka, en su magnífica obra “ El Espacio del Racismo” hace una interesante antología del disparate de buena parte de esa nueva izquierda.

Por último existe una judeofobia política, la más arraigada en la actualidad, que condena al pueblo judío por su pretensión de construir una nación estado ( sionismo). Este antisionismo es transversal en buena parte de la izquierda y va desde el estalinismo, que acusó al secretario general del partido comunista checo , Rudolf Slansky, de dirigir un centro sionista, pasando por la “nación del islam” de Malcom X y Louis Farrkhan hasta llegar a todos los movimientos pro palestina, amparados por muchas organizaciones de izquierda radical, que realizan un análisis simplista y maniqueo del conflicto árabe-israelí, sin ninguna objetividad y totalmente del lado de la visión de grupos terroristas como Hamás. Una buena parte de la comunidad internacional se ha aliado con esa visión que acusa al sionismo de todos los males que asolan oriente medio y ha “comprado” el discurso que lleva a una doble moralidad, donde se juzga al gobierno israelí con un baremo mucho más exigente que a otros gobiernos. Esta crítica asimétrica y esta retórica anti-israelí se camufla muchas veces con una distinción , casi escolástica, entre el anti-sionismo, que lleva a considerar que los judíos no tienen derecho a tener un estado propio en oriente medio y el anti-semitismo, de forma que muchos modernos judeófobos se definen como lo primero y no como lo segundo, pues arguyen que muestran mauro filia ( los árabes también son semitas ) y dicen no discriminar a los judíos como colectivo.

Uno de los primeros en darse cuenta de esa falacia semántica fue el activista por los derechos humanos Martin Luther King quien denunció el antisemitismo encubierto de anti-sionismo.

No nos dejemos pues engañar por los sofismas ,las descalificaciones ad hominem y las divagaciones retóricas , de forma que no permitamos que nos ocurra como en la famosa fábula de Samaniego sobre la culebra y el hombre.

“ A una culebra que de frío yerta

en el suelo yacía medio muerta

un labrador cogió, más fue tan bueno

que incautamente la abrigó en su seno

Apenas revivió,cuando la ingrata

a su gran bienhechor traidora mata”

 

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Félix rodinofelix@yahoo.es23 d Junio d 2015 a las 06:52 (UTC)
Admiradísimo Sr.Barrio: De nuevo le felicito por este magnífico ARTICULAZO. Si los españoles poseyéramos una mínima parte de su formación y, lo que todavía es más importante, sensatez y sentido crítico, "otro gallo nos cantara". Muchas gracias y, se lo ruego, continúe. Un saludo sincero.
P.D. ¿Me permitiría publicar su texto en el foro político en el que colaboro (por supuesto citándolo, como la anterior ocasión en que me hizo el honor de autorizarme?

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia