Vida y obra de El Greco

El Greco. Vida y obra de uno de los grandes genios de la historia del arte

El pintor español El Greco es considerado el primer gran genio de la pintura española. Nació en 1541 en Candía, Creta y murió en Toledo en 1614. El Greco era un erudito, aficionado a la literatura clásica y aunque nació en la isla de Creta, él desarrolló su particular estilo y prácticamente la mayor parte de su trayectoria artística en España. En este post vamos a hablar de la vida y obra de El Greco, de su trayectoria como artista y de algunos datos curiosos sobre su técnica pictórica.

 

La vida y obra de El Greco. El máximo exponente del manierismo pictórico en España

Hacia el año 1566, se trasladó a Venecia, lugar en el que permaneció hasta 1570 y en el que recibió una gran influencia de algunos de los grandes maestros del renacimiento. Se influenció del colorido de Tiziano, y de la composición de las figuras y la utilización de espacios de Tintoretto.

El Greco

A partir de 1570, tras permanecer siete años en Roma, El Greco se trasladó a vivir a España, concretamente a Toledo, por invitación del canónigo Diego de Castilla, el cual le encargó un retablo para la iglesia de Santo Domingo el Antiguo. Posteriormente, tras llevar unos diez años en Toledo, Felipe II le encargó una obra para el monasterio de El Escorial, pero la obra que el artista le mostró no gustó demasiado al soberano español, con lo cual ya nunca más volvió a contar con él. Este hecho supuso una enorme decepción para El Greco, ya que siempre había aspirado a convertirse en pintor de corte, pero puesto que ya se trataba de un pintor solicitadísimo tanto por aristócratas como por los eclesiásticos toledanos, esto no entorpeció su carrera en absoluto. De hecho, El Greco podía presumir de una excelente posición en la ciudad de Toledo, ya que recibió a miembros de la nobleza y de la élite intelectual, como los poetas Luis de Góngora y Fray Hortensio Félix de Paravicino, cuyos retratos se encargó de pintar.

96C86342-F16F-FE10-1F3651A4CD7EEC52.JPG

Su estilo particular

Su visión personal se radicaba en una profunda espiritualidad y, de hecho, sus lienzos manifiestan una atmósfera como mística. Acostumbraba a representar a sus figuras de forma alargada y pintadas con una pincelada muy fluida que las hacen parecer criaturas inmateriales, carentes de solidez física y empapadas de una intensa espiritualidad. El Greco también se caracterizaba por usar una paleta de colores muy original, a base de colores fríos, con los que conseguía efectos sorprendentes con tonalidades de rojos, azules y en particular destacaban los blancos, ya que tenían una rara intensidad y nitidez.

spanish-art-el-greco.jpg

El entierro del conde de Orgaz

La obra más famosa y también admirada de El Greco es la titulada El entierro del conde de Orgaz, ya que el artista se aprovechó de este acontecimiento para dejar un testimonio del momento en que le tocó vivir. Para ello, dividió el cuadro en dos planos diferenciados, el considerado celestial en la parte superior y el terrenal en la parte inferior, de tal forma que la obra es tanto un cuadro religioso como un retrato de grupo.

El plano superior, el celestial, no se diferencia mucho de otras obras religiosas y presenta un, prácticamente idéntico, fondo de misticismo e intensidad dramática. La novedad se encuentra en el plano inferior, el terrenal, donde los personajes principales de la época, junto a el propio pintor y su hijo, aparecen representados con una absoluta fidelidad.

40796.1428121824.1.575.jpg

En los últimos años de su carrera, El Greco pintó dos famosos paisajes de Toledo y un cuadro mitológico, Laocoonte, el cual resulta sorprendente por su temática, bastante inusual en la España de aquel momento. En Laocoonte, las figuras de Laocoonte y sus hijos, sobre un precioso paisaje, se retuercen mientras luchan contra las serpientes y el artista aprovecha estas contorsiones de los cuerpos para dotar a la obra de una composición admirable.

Se puede decir que El Greco es el máximo exponente del manierismo pictórico en España, la primera figura de proyección universal de la pintura española y uno de los grandes genios de la historia del arte.

Su obra

La Anunciación (1569)

La Piedad (1572)

Adoración del Nombre de Cristo (1578)

La Trinidad (1579)

El expolio (1579)

San Sebastián (1580)

El caballero de la mano en el pecho (1584)

El entierro del conde Orgaz (1586)

Cristo en la Cruz con las dos Marias y San Juan (1588)

Coronación de la Virgen (1591)

San Martin y el mendigo (1597)

La Resurrección (1599)

La Virgen con el Niño, Santa Martina y Santa Ines (1599)

Retrato del Cardenal (1600)

Antonio Covarrubias (1601)

Cristo (1606)

Apóstol San Pablo (1606)

Apóstol San Pedro (1606)

Vista y plano de Toledo (1608)

Laoconte (1608)

Vista de Toledo (1610)

Expulsión de mercaderes del templo (1610)

La Virgen con el Niño, Santa Martina y Santa Ines (1599)

La adoracion de los pastores (1614)

Apocalipisis (1614)

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Esme Paul16 d Junio d 2015 a las 15:24 (UTC)
Interesante!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia