El Síndrome de Stendhal. Emociones extremas ante el arte

Descubre las características del curioso Síndrome de Stendhal y como el placer por el arte puede atacar tu salud

El síndrome de Stendhal, también denominado como síndrome de Florencia o “estrés del viajero”, está considerado como una afección psicosomática que afecta especialmente a personas con un alto nivel de sensibilidad. En este artículo vamos a mostrar algunas curiosidades sobre el síndrome de Stendhal y como las emociones extremas ante el arte pueden afectar a nuestra salud de una forma sobrecogedora.

 

El síndrome de Stendhal y las emociones extremas ante el arte

Este trastorno debe su nombre a el famoso autor francés del siglo XIX Stendhal (pseudónimo de Henri-Marie Beyle), quien aportó una primera descripción detallada del fenómeno que él mismo experimentó en su visita a la Basílica de la Santa Cruz en Florencia, Italia, y que publicó en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio:

"Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme".

El síndrome de Stendhal. Emociones extremas ante el arte

Y es que esta dolencia es característica por producir una serie de síntomas muy particulares como una elevación del ritmo cardíaco, sensación de vértigo, confusión, temblores, e incluso en algunos casos más graves alucinaciones cuando una persona es expuesta a obras de arte, esto pasa sobre todo cuando éstas obras son particularmente bellas y están dispuestas en gran número en un mismo sitio, es decir, cuando nos encontramos en un lugar en el que existe mucha cantidad junta de obras de arte, como el caso de Florencia, nos podrá sorprender este síndrome.

florencia-sindrome-stendhal.jpg

Aunque se sabe que han habido muchos casos de personas que han sufrido vértigos y desvanecimientos mientras visitaban el arte en Florencia desde el principio del siglo XIX, no fue reseñado como un síndrome hasta 1979, por la psiquiatra italiana Graziella Magherini, quien describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia.

El origen de este trastorno reside en el sujeto en sí que observa el arte, y no en el objeto. Muchos neurólogos han dado respuesta a esta afección explicando que un placer mental excesivo visualizando obras maravillosas, puede acabar convirtiéndose en un gran malestar, ya que experimentamos una especie de sobredosis de belleza artística.

Ante la cantidad de casos que han ido apareciendo en los últimos años debido al aumento del turismo, algunos psicólogos señalan como único motivo responsable de este síndrome, la sugestión que tienen muchos turistas que ya conocen dicha patología. Por lo tanto muchos profesionales hoy día ponen en duda la existencia de este trastorno. Alegan que el conocimiento y popularización de la existencia de este síndrome, puede llegar a crear una especie de sugestión en los visitantes de la ciudad de Florencia, que de manera inconsciente los llevaría a experimentar los síntomas.

También se habla de que existe una divulgación exagerada de este síndrome, sobre todo en Florencia con fines comerciales, diciendo que la belleza de la ciudad es tal que puede llegar a provocar este tipo de emociones extremas ante ella, atrayendo de esta manera muchos más turista y curiosos.

Sindrome-de-Stendhal-mito-o-realidad-2.jpg

Aunque este síndrome tenga su origen en Florencia, no se produce exclusivamente allí, puede darse en cualquier otro lugar con mucha concentración de belleza artística, así que se suele desarrollar en las ciudades más emblemáticas desde el punto de vista artístico, por ejemplo Roma o Venecia, son otros  ejemplos conocidos.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia