La bala más lenta de la historia de los disparos

  • 11/06/2015
  • 0

La bala salió de la pistola pero tardó 30 años en recorrer su destino final. Esta es la historia de la bala más lenta de todos los tiempos

EXACTO-DARPA-798x350.jpg

Henry Ziegland, un joven de Texas, abandonó a su novia y le provocó tal depresión y ansiedad a la muchacha que decidió suicidarse. El hermano de ella, decidió tomarse la venganza por su mano y fue a la casa de Henry con la única intención de pegarle un tiro y terminar con su vida.

Así lo intentó. Le pegó el tiró y pensó haberle matado cuando en realidad simplemente le hirió la cara ya que la bala fue a parar a un árbol que se encontraba tras él.

30 años más tarde, en 1913, el ya no tan joven Henry Ziegland decidió dinamitar el árbol en el que se encontraba hundida la bala debido a una reformas que decidió realizar en el jardín de su casa. La explosión lanzó la bala directamente a su cerebro y lo mató en el acto.

Ya hay que tener buena suerte de sobrevivir a un disparo a bocajarro pero muy mala para que al final esa misma bala penetre en tu cerebro 30 años después.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia