La historia de la navegación: los primeros barcos

3Logros
×1

La historia de la navegación. Desde sus primitivos comienzos hasta la actualidad.

Desde el principio de los tiempos, el hombre siempre ha tenido la necesidad de explorar nuevos lugares, encontrar nuevas tierras y descubrir nuevos mundos. Aunque se sospecha que los inicios de la navegación se remontan a 6000 años antes de Cristo, la historia dice que los egipcios fueron los primeros constructores de embarcaciones de los que se tienen noticias. A continuación vamos a hacer un breve recorrido por la historia de la navegación.

 

La historia de la navegación y los primeros barcos.

La primera fuente gráfica de estos barcos egipcios data de aproximadamente el siglo XXX a .d. C. y lo más seguro es que este tipo de embarcaciones llevaran utilizándose desde hace bastante tiempo. Se cree que estas naves no sólo eran utilizadas para navegar por el Nilo, sino que también se usaron en mar abierto, ya que existen señales que apuntan a su presencia sobre los mares en pinturas murales de más de 3.000 años de antigüedad.

La historia de la navegación

 

Los barcos egipcios

Los barcos egipcios de más antigüedad que se conocen estaban construidos sobre una estructura de madera y eran lo suficientemente espaciosos para albergar como mínimo a unos 20 remeros. Estas naves iban dotadas de un solo mástil con una vela rectangular y uno o dos grandes remos situados en popa que hacían la función de timón, siendo capaces de transportar el peso de la mercancía.

La particularidad de estas embarcaciones es que no estaban dotadas de quilla, al final y al cabo la pieza más importante de la estructura sobre la que se construye un barco. Pero este hecho se solucionaba de una forma muy ingeniosa, con una gran soga que recorría el barco de proa a popa, la cual debidamente colocada evitaba la rotura de la nave.

4_egipto.gif

 

Los barcos fenicios

Los fenicios, al igual que los egipcios, fueron un pueblo de gran importancia en la historia de la navegación. Han sido reconocidos como excelentes marinos, quienes además de construir barcos mercantes capaces de transportar pesadas cargas, también construyeron magníficos buques de guerra, mayores y mucho más seguros que los fabricados por egipcios y egeos.

Las embarcaciones fenicias estaban fabricadas de maderas muy resistentes, como el cedro, el pino o el ciprés. Llegaron a tener barcos realmente grandes y solían aprovechar la fuerza del viento por medio de velas rectangulares.

barcofenicio.JPG

La construcción más representativa de los fenicios fue el buque de manga ancha, que usaba velas en vez de remos por lo que se conseguía un espacio mayor para el cargamento que en las galeras estrechas. A los fenicios se les atribuye haber desarrollado las galeras birremas y trirremas en las que los remos se ubicaban en dos o tres órdenes respectivamente.

 

Los barcos romanos

Los romanos desarrollaron muchos tipos distintos de embarcaciones de guerra durante su etapa de dominio en el Mediterráneo, sobre todo galeras, las cuales estaban provistas de puentes para poder abordar los barcos enemigos e incluso algunas llevaban catapultas. Para el comercio, los romanos fabricaron barcos de hasta 53 m de eslora y 14 m de manga, pero se cree que construyeron barcos aún más grandes para transportar obeliscos de Egipto a Roma.

 

h505502.jpg

 

 

Durante los siglos XV y XVI aparecieron muchas clases diferentes de barcos como las carracas, carabelas, pinazas, saicas, galeones, etc. La nave Santa María, por ejemplo, la cual llevó a Colón y a sus más de cincuenta hombres al Nuevo Mundo, medía unos treinta metros de eslora. Las carracas, que españoles, portugueses y venecianos usaban para transportar mercancías, tenían unos cuarenta metros de eslora. Pero sin duda fueron los franceses los más aventajados en la arquitectura naval. Sus naves superaban en tonelaje y velocidad a las de otras naciones, sobre todo en los siglos XVII y XVIII cuando el tráfico oceánico creció y cuando los ingleses, portugueses y holandeses intensificaron la búsqueda de productos orientales. Además el uso de la brújula se popularizó y facilitó que los viajes fueran cada vez más largos.

Al aumentar significativamente el comercio con Oriente, se necesitaban de naves más rápidas para el transporte de los productos como el té, las especias o el café. Así nacieron los afamados clippers, embarcaciones a vela que se caracterizaban por su alta velocidad y cuya temprana llegada a destino se traducía en mejores precios para la mercadería y un mejor negocio.

Dos importantes innovaciones revolucionaron el diseño de las naves o barcos: La propulsión por vapor y la construcción con hierro.

El casco de hierro

En 1777 algunos constructores de naves ya habían probado con los cascos en hierro. Pero se produjeron muchas quejas a causa de los efectos del hierro en la brújula, ya que el hierro desviaba la aguja del verdadero norte. Pero este problema se superó en 1830 cuando se ideó la forma de corregir el error.

El vapor

Uno de los primeros en utilizar la energía del vapor de agua para mover un barco fue el francés Claude- Françoise Jouffroy d’Abbans, que fabricó varios antes de 1785. En Estados Unidos, en 1787, James Rumsey usó una bomba de vapor para impulsar un barco en el río Potomac y por entonces, John Fitch fabricaba barcos con ruedas de paletas movidas por vapor.

Fue el estadounidense Robert Fulton el que convirtió el barco de vapor en un medio de transporte práctico y rentable, comercialmente hablando.

clermont%20g.jpg%201809.jpg

Paradójicamente, en el presente, los problemas con el petróleo están generando que se reconsidere la energía eólica como suplemento para la propulsión de grandes barcos de carga, regresando así a los orígenes de la navegación.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia