El cuerpo del docente y el aprendizaje

  • 28/05/2015
  • 0

Cuando iniciamos el profesorado creemos que allí vamos a recibir formación, información y herramientas para hacernos cargo de una sala o un grado y aplicar todo lo aprendido en esos años.

Pero resulta que a muchos nos comienzan a pasar cosas que jamás nos habían dicho que pasarían.

El cuerpo comienza a hablar, a establecer vínculos desde el acercamiento, desde las sensaciones. Por momentos nos desdibujamos en un abrazo con un niño, por momentos nos transformamos en la pared donde el niño se apoyará para sentirse seguro y acompañado. Por momentos el cuerpo será un remolino de enojo y furia.

Por momentos nuestro cuerpo se transforma en cuna, en brazos grandes para consolar a un niño triste. Por momentos nuestro cuerpo pasa a ser una gran lista de demandas “yo quiero...sino me ponés...mirá lo que hice...no puedo sola!!...él me dijo...ella me pegó”. “¿puedo contarte lo que me pasó?...no, yo estaba primero...”.

Por momentos somos una gran mano que acompaña pero a la vez empujó diciendo “Vos podés” ”¿te lo ponés solo?...” ”¿qué te parece si lo haces vos?...¿qué decidieron?". Y así podemos seguir pensando miles de transformaciones que atraviesa nuestro cuerpo. ¿Por qué digo esto? La realidad es que todo lo mencionado es fundamentalmente vivido desde las sensaciones y luego teorizado o razonado. Este aspecto tan poco trabajado es el que va a acompañar nuestra tarea a diario. A partir de estas primeras reflexiones la pregunta que surge es ¿qué lugar tiene el cuerpo del docente en el aprender?.

 

La profesión docente, especialmente en nivel inicial, es puro cuerpo, y cuerpo en contacto con otros cuerpos y sujetos. Es el canal principal de comunicación.

A través de nuestro cuerpo también enseñamos, marcamos modelos posturales, gestuales, de imagen y actitudinales.

Nuestro cuerpo, así como el de los otros, es visto, entendido, oído, reconocido y aceptado. Alexander Gerdo analiza esto y concluye diciendo “es sorprendente observar lo poco desarrollado que está en la actualidad, cuando desempeña un rol importante en la conciencia de sí mismo, habiendo muy pocas personas que te tengan una representación exacta de su cuerpo”.

Esta preparación corporal es necesaria para poder, desde la experiencia, ayudar a los niños en el desarrollo de su esquema e imagen corporal.

 

El desarrollo del esquema e imagen corporal comienzan desde que está en la panza y sus padres imaginan sus características, fantasean con su posible imagen. Luego en las ecografías comienzan a surgir las primeras representaciones. Comienzan desde esos primeros momentos a construir un cuerpo imaginado y un cuerpo real. El esquema corporal especifica al individuo como representante de su especie. Se encuentra ligado a las representaciones de su entorno.

El estilo corporal y el tono, tal como lo definió Dolto, se encuentra estructurado por la experiencia y el aprendizaje. La imagen del cuerpo es propia de cada sujeto porque está ligado a su historia, a su relación con el otro y a las representaciones psíquicas.

Esta imagen corporal es la que nos permite cambios en el cuerpo ya sea por crecimiento, traumatismos, etc. Manteniendo una continuidad de mismidad.

Como conclusión podemos decir que como profesionales de la educación debemos realizar un trabajo de análisis personal que posibilite el uso del cuerpo como una herramienta y medio de comunicación sabiendo que nos sucede con él. Además de conocer el desarrollo esperable para un niño y sus características evolutivas debemos desarrollar la capacidad de observar y escuchar al cuerpo del niño, ya éste lo utiliza en primera instancia, como medio de comunicación hasta que el leguaje comience a acompañar.

Es muy sabido que el cuerpo forma un todo con la mente pero qué difícil nos resulta a todos poner en práctica esa postura y crear medios, en los profesorados por ejemplo, para que los profesionales trabajen tanto el aspecto teórico y científico como el aspecto subjetivo y vivido.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia