La anabasis del centro derecha

  • 25/05/2015
  • 4

Viaje a los orígenes del descalabro Popular.

En Octubre del año 2011, un mes antes de la celebración de las elecciones generales, volvía de Canada, a donde me había traslado , unos meses antes, con la esperanza de un mejor futuro que el que me deparaba la triste y desventurada España zapateril, dominada por la hegemonía, casi absoluta, de un pensamiento sectario, guerra-civilista y sobre todo profundamente anacrónico. Una forma de hacer política, el zapaterismo, que nos traía de nuevo todos aquellos fantasmas de nuestra historia más reciente. La tan añorada por algunos guerra civil, un conflicto que desangró un país y que hizo que España perdiera, una vez más, el tren de la historia y del la convergencia con las naciones más prósperas y más libres. El zapaterismo, que siempre detesté profundamente, suponía el triunfo de la mediocridad, la cultura de la revancha y el radicalismo, esa terrible enfermedad que aqueja a España de vez en cuando en la historia, ya se trate de la intolerancia religiosa de los austrias mayores, del absolutismo fernandino o el guerracivilismo frente populista de los años treinta. Cuando retorné, no sin gran pesar personal, me encontré un país sumido en una terrible crisis económica, desesperanzado y sobre todo profundamente dividido. La victoria del PP se asumió, por una buena parte del país, como una especie de bálsamo curativo que podía restañar las terribles heridas que el zapaterismo había dejado en el tejido social y económico del país. Otra parte del país consideró intolerable que la derecha, el liberalismo o algo que no fuera el revanchismo izquierdista pudiera tener derecho legítimo a gobernar nada que no fuera el usufructo temporal de la herencia zapateril. La izquierda en general y la española en particular se cree , como todo pensamiento totalitario, dotada de una especie de halo de infalibilidad, herencia de su origen clerical, que le lleva a la imposición de formas de ingeniería social y mitologemas diversos. La izquierda tiende a vaciar semánticamente conceptos polisémicos y estratificados como son la mayoría de los conceptos políticos, como democracia, justicia, equidad o estado. De esta forma la izquierda opera un reduccionismo unívoco sobre ellos, otorgándoles un único sentido posible: el que ella misma dictamina. Las generaciones más jóvenes, especialmente aquellas adoctrinadas en las pedagogías comprensivas progresistas , son especialmente proclives a la aceptación acrítica de estos nuevos dogmas del siglo XXI. Se opera una infantilización política que lleva a las generaciones más jóvenes a experimentar una especie de anemia conceptual. Es el barrio Sésamo de la política, conceptos como poder, legitimidad, representación, circunscripción, autoridad son barridos del léxico “progresista” y sustituidos por metáforas espaciales de absorción rápida y de carácter maniqueo. Ya no se habla de autoridad, se habla de los de “arriba y los de abajo”. El poder , la primera ley de la dinámica de la política, se transforma en el anglicismo cursi del empoderamiento ciudadano, la representación y sus resabios oligárquicos ceden paso al más indefinido concepto del asamblearismo, la justicia se adjetiva como social y el estado deja de ser el hobbesiano artificio de poder para convertirse en un hispotatización de una supuesta bondad intrínseca del género humano.

La realidad es que con estos mimbres surgidos de varias décadas de descomposición educativa, la posibilidad de una alternativa liberal conservadora en España no pasaba de una quimera . Un tejido social tan maleado en la dictadura de la corrección política y el pensamiento único no iba a sentirse muy entusiasmado ante la idea de descubrir que el mito socialdemócrata, el del Estado providencia,estaba llegando a su fin, víctima de su propia imposibilidad de conciliar capitalismo con ingeniería social. Tampoco el PP , supuestamente liberal-conservador, se ha caracterizado nunca por ser un partido muy ideológico. Asumiendo la lógica partidocrática, inherente a toda forma de gobierno parlamentaria, el PP , como antes le ocurrió a la UCD o al CDS, ha asumido un vaciado ideológico y una aceptación acrítica de un modelo, el del estado del bienestar, que se ha convertido en axioma incuestionable de hacer política. El mito del centrismo, cocinado por consultoras de politólogos durante la transición, ha llevado al liberalismo español a un callejón sin salida; ser liberal es “intrísecamente “ malo y perverso, sinónimo de insolidario, voraz, insensible , cruel e inhumano...........todos ellos epítetos comúnmente usados por la izquierda intolerante para describir formas alternativas de concebir la gestión de la cosa pública. Desarmado ideológicamente y castrado conceptualmente , el PP sólo podía actuar como gestor temporal del desastre zapateril, cualquier otra cosa hubiera sido visto como poco menos que intolerable. Algo parecido le ocurrió al PP en el periodo 1996-2004, todo fue bien ( 1996-2000) mientras el PP se limitó a la “contabilidad” y renunció a la política. Cuando inició , en la segunda legislatura de Aznar, el proyecto ideológico , la izquierda se rebeló y enmascaró su reaccionario proyecto bajo la máscara del progresismo y la democracia. Errores de gestión ( El Prestige o la guerra de Irak) crearon las condiciones propicias para que la izquierda hiciera uso de la agitación y la propaganda, materias que domina con notable maestría y en las que el PP no pasa de discípulo poco aventajado

Con una crisis de la magnitud que ha vivido el mundo capitalista, la mera gestión contable de la crisis no era suficiente para capear el temporal. Sin reformas de calado, necesariamente dolorosas, sin reformas institucionales que reconstruyeran los cimientos de un edificio, el sistema constitucional de 1978, las consecuencias de algunas malas decisiones iban a aflorar más tarde o más temprano. El esquizofrénico sistema autonómico, los defectos de la partidocracia y la corrupción, derivada tanto de la elefantiasis estatal como de la merma en la calidad de las élites políticas, iban a poner en jaque lo cimientos del sistema. En un clima de profunda inestabilidad política y económica se daban las condiciones propicias para un florecimiento de ideas radicales, cuyas fuentes han sido tanto la herencia radical zapateril, como la recepción, por la vía de la ideologizada universidad española, del pensamiento globalizado de la nueva izquierda, surgida al albur del famoso foro de Sao Paolo y los nuevos pensamientos críticos, la enésima reformulación de la falacia marxista, ahora adornada de ribetes posestructuralistas y posmodernos, que promete el paraíso en la tierra y siempre acaba en pesadilla totalitaria.

Las consecuencias de la nefasta gestión del PP las empezamos a vislumbrar ahora. Un país esclerotizado y esclavo de un modelo de estado que cada vez consume más recursos para subsistir, un par de generaciones educadas en el nihilismo y lo que el profesor Gustavo Bueno llama el pensamiento Alicia y una izquierda más radicalizada y ensoberbecida que nunca. Con estos mimbres tendrán que lidiar los albaceas de lo que quede del PP, cuando Mariano reciba sus exequías políticas. Como acertadamente decía el pensador francés Bertrand de Jouvenel, “ Con el tiempo una sociedad de corderos acaba generando un gobierno de lobos”

Denunciar contenido

4 comentarios

Deja tu comentario
esloveno89 carlitosbarrio@hotmail.com5 d junio d 2015 a las 16:52 (UTC)
si, sin ningún problema.
F.R. rodinofelix@yahoo.es5 d junio d 2015 a las 16:37 (UTC)
Querido Sr.Barrio:
Me permito importunarle con un nuevo comentario pues acabo de leer este texto con la profunda admiración que me causa su sentido común así como su nivel cultural.
Tan es así que, si no le molesta, desearía (siempre con su permiso, por supuesto) que me autorizara a copiarlo para que pudieran leerlo en un foro en el que, de vez en cuando, comentamos temas políticos.
Quedo a su entera disposición, si así lo desea, en
rodinofelix@yahoo.es.
Un cordial saludo con mi más profunda admiración.
javier barrio jbarrioc@gmail.com26 d mayo d 2015 a las 14:47 (UTC)
Coincido en lineas generales con el análisis....
Santi Hernández De Andrés26 d mayo d 2015 a las 09:29 (UTC)
Magnífico. Enhorabuena.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia