El cuarto hombre

  • 18/05/2015
  • 0

Literatura

El cuarto hombre

Con el triste gris de la mañana, se despide el último. Siguiendo los regulares pasos de su despedida, se aleja la soledad. Es un día frío.No se producirá un futuro; no existe. Queda envuelto en las entretelas del tiempo, y empieza a nacer el olvido. Solo en escasos seres que persisten sus recuerdos; o que entregaron sus sentimientos, que él retuvo; darán formato a la memoria de su vida.A partir del mojón final, parten rutas diversas; y con ellas surgen los interrogantes de como viven esos seres, que desaparecerán en la última escena.¿Que poder atraía a lo más sensible, e incomprensible compañía que amaba, y era amado?¿o bien dejaba penetrar en lo más profundo de su mente, y espíritu; al amigo que le buscaba?Por encima de sentimientos, esta el compendio de vidas, emociones, y horrendas situaciones; que determinan la magnificencia de su historia. Hasta tal punto que la envidia, y el asombro acaban rellenando los espacios vacíos de su definición.Tal como él no hay, ni habrá otro; como hipócritamente decimos. No esperamos el mesías; palabra que desechamos. Puesto que humanamente es imposible su aparición; puesto que nos retorceríamos de nuestra vulgaridad concreta, ante tamaña sencillez genial del cuarto hombre.

Valencia 10/05/2015

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia