Tu felicidad, de que depende realmente?

Debemos empezar definiendo la palabra “Felicidad”. La Felicidad según Aristóteles es la unidad presupuesta de los fines humanos, el bien supremo, el fin último; ser humano en el más pleno sentido de la palabra. Aristóteles rechaza que la riqueza pueda ser felicidad, pues es un medio para conseguir placeres o bien para conseguir honores.

Cuando definimos la palabra “dependencia” podemos decir que es el estado mental y físico patológico en que una persona necesita un determinado estimulo para lograr una sensación de bienestar.

Al ver estas dos definiciones vemos que están totalmente separadas. Por un lado tenemos que la felicidad es libertad, hacer lo que nos gusta y por ende disfrutar de lo que hacemos, no estar atados a nada material, ni a relaciones dañinas. Por el contrario la dependencia, no te permite disfrutar lo que haces o hacer lo que te gusta. Para obtener satisfacción a partir de este estado, debes estar atado a cosas materiales o relaciones, y eso no es libertad.

Hoy en día vemos como nos aferramos a la idea de que si tenemos casas, apartamentos y autos de lujo, yates, joyas, ropa de diseñador, etc., o si tenemos a alguien que nos ame, que nos cuide y que decida por nosotros, alcanzaremos ese fin tan deseado que es “la Felicidad”, pero no sabemos que realmente estamos equivocados.

Como nos indica la definición de Aristóteles, la riqueza solo nos da placeres, honores, reconocimientos, cosas que fácilmente se pueden desvanecer, por lo que esto no es la felicidad.

Cuando entendemos el significado de la felicidad empezamos a disfrutar de las pequeñas cosas, le damos valor a lo que tenemos y amamos a las personas que nos rodean no solo por lo que aportan en nuestra vida, sino también, porque vemos en ellos el ser. Entendemos lo simple y lo convertimos en lo más importante, en lo principal.

Al saber que es la felicidad sabemos que no necesitamos a alguien que nos ame, que nos cuide o que decida por nosotros, porque entendemos que somos lo suficientemente valiosos como para  amarnos primero, cuidarnos y darnos ese respeto  que necesitamos; que somos lo suficientemente responsables como para tomar nuestras propias decisiones, y que para ser felices no necesitamos de alguien más, sino solo de nosotros mismos.

Entender que ser rico o que tener pareja no te da felicidad, es una lucha difícil que debemos librar para poder tener esa libertad, esa paz y esa satisfacción que tanto deseamos.

Ahora podemos contestar esa pregunta que nos planteamos al inicio:

De que depende tu Felicidad?

Es momento de darte cuenta que tu felicidad solo depende de ti, está dentro de ti, solo debes conocerte y desapegarte de las cosas materiales y de las relaciones dañinas, hacer lo que te gusta y disfrutar de eso. Se libre física y mentalmente y serás feliz.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia