“Ca fait surement un peu pompeux, mais je prefere mourir debout que vivre a genoux” Stephane Charbonier

  • 10/01/2015
  • 1

" La democracia es el sistema político en el cual, cuando alguien llama a la puerta a las seis de la mañana, se sabe que es el lechero " Winston Churchill

El siglo XX, como muy bien apuntaron Adorno y Horkheimer en su obra " Dialéctica de la ilustración" es un siglo dominado por la barbarie de la racionalidad instrumental, que tiene su plasmación política más espeluznante en el la "ilógica- lógica del campo de concentración". Esta crítica de la racionalidad instrumental ha llevado a algunos a una crítica sin matices de la civilización occidental. Por otra parte con el estructuralismo entró en crisis la idea del sujeto como garante de la racionalidad del mundo, de lo que los fenomenólogos llaman "intencionalidad", que es la inclinación de la conciencia a otorgar un sentido a lo que ellos llaman el mundo de la vida. Desde entonces cierta izquierda ha tendido a realizar una crítica global y sin matices de la ilustración, lo que ha llevado a ciertas alianzas estratégicas entre ésta y sectores fundamentalistas y reaccionarios. No es menos cierto que occidente, en nombre del "progreso" y la "civilización" ha cometido excesos y crímenes, que nos avergüenzan a todos. Sin embargo hay una radical diferencia con la barbarie fundamentalista, de corte islamista. Los excesos de occidente, que algunos atribuyen a la propia lógica de esa visión instrumental de la racionalidad, son, a mi juicio y al de pensadores de la segunda generación de la escuela de Frankfurt ,como Habermas o Apel, desviaciones patológicas del ideal emancipador de la ilustración, nunca paradigmas de su programa liberador. En cambio el fundamentalismo de corte islamista, no deja de obedecer a una lógica totalitaria, que intenta imponer su cosmovisión, o doctrina comprensiva en terminología de Rawls, al conjunto de la sociedad.

Los crueles, despiadados e inhumanos ataques terroristas, contra la revista Charlie Hebdó , no son casuales obedecen a un intento muy definido de atacar a dos de los pilares básicos de la ilustración; la libertad de pensamiento y expresión y a la laicidad. Más allá de la atrocidad cometida, los terroristas buscaban atacar claramente la "santa" trinidad del republicanismo laico, basado en la libertad, la igualdad y la fraternidad. Valores totalmente incompatibles para quienes se encuentran anclados en una mentalidad teocrática y medieval de las comunidades políticas. Muchas claves hermenéuticas se han aportado por intelectuales, historiadores, psicólogos para intentar dar una explicación coherente y global de los fenómenos fundamentalistas. En lingüística hay una teorización conocida como la hipótesis Sapir-Whorf que postula una relación isomórfica entre las categorías del lenguaje que el hablante utiliza y su concepción de la realidad. Es propio de los "conspiranoia" victimista del terrorista, que no dejan de ser una variante de la paranoia, el construir un mundo que es isomórfico de su propio lenguaje, como diría Wittgenstein. En el trastorno delirante, los tratados de psiquiatría describen un conglomerado de síntomas que se resumen en ideas conspirativas, obsesiones de ser perseguido por no ser aceptado, búsqueda de motivos ocultos en el comportamiento ajeno , lo que les lleva a un aislamiento social y a una situación donde el odio germina hasta que alcanza su catarsis en el acto terrorista . La relación entre las patologías mentales y los procesos sociales ha sido puesta de manifiesto por diversos psicólogos, sociólogos y filósofos como Wilhem Wundt en " La psicología de los pueblos", el propio Freud en "El malestar de la cultura" o el propio Gustav Le Bon que analiza en su obra " La psicología de las masas" , el comportamiento de las colectividades, el por qué estas, a-críticamente, mimetizan comportamientos de los demás y se limitan a reproducirlos sin cuestionar nada .

Generalmente, como pone de manifiesto Le Bon, los colectivos extremistas actúan con patrones de comportamiento muy simplificados, lo que les lleva a tener una visión de la realidad maniquea, dividida en antagonismos primarios y donde los matices y los puntos intermedios son inexistentes. Se trata de grupos que actúan movidos por ideales que ciegan su racionalidad , lo que les lleva a seguir a críticamente las directrices de alguien, sea un "profeta" , un " ideólogo" o sea un "político de turno", que se postula como "encarnación" del ideal supuestamente vejado y vilipendiado. Hay buena parte de patología social en quienes perpetran tales atentados, pero también en aquellos que justifican, amparan o legitiman acciones terroristas, buscando justificaciones variopintas desde apriorismos ideológicos. Son personas, aquejadas de un narcisismo moral e ideológico, incapaces de trascender sus propios dogmas, cuando estos entran en contradicción con la realidad de unos hechos. Son personas que no entienden que hay una gran diferencia entre las democracias, por muy imperfectas que éstas sean, y las ejecuciones extra-judiciales y bárbaras de los fanatismos teocráticos. Tampoco faltan quienes invocan desigualdades económicas, políticas o negros pasados coloniales para "explicar" hechos tan luctuosos. La pobreza y la marginalidad pueden ser su caldo de cultivo pero jamás pueden usarse como pretexto, salvo por aquellos que comparten fines con los totalitarios, aquellos que odian a Occidente por cometer errores pero también por tener aciertos, el principal; intentar construir sociedades abiertas , tolerantes e integradoras. Eso no lo pueden admitir los amigos de los dogmatismos ya sean religiosos o ideológicos. Gritar "Je suis Charlie", es un compromiso ético, más aún una obligación moral que ningún amante de la libertad puede obviar. Quienes explican, justifican o amparan la violencia y buscan una cómoda posición equidistante, entre nosotros y ellos, contribuyen también a matarnos a todos poco a poco cada día. Renunciando a un espacio de crítica e irreverencia ,que son necesarias para construir una sociedad plural y libre, nos hacen a todos un poco más esclavos. Hoy más que nunca Vive Le France, Viva la " santa trinidad laica de la libertad, la igualdad y la fraternidad

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
F.R. kurtz@outlook.es11 d enero d 2015 a las 16:47 (UTC)
Apreciado Sr.Barrio: ¡Ojalá todos los artículos publicados en esta web poseyeran la profundidad, claridad y conocimiento del suyo!. Solo puedo decir: "Tu es Charlie ... et moi aussi!.
Felicidades por su artículo y gracias por compartir sus conocimientos.
Un saludo afectuoso.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia