Año nuevo, vida nueva…pero vida

  • 03/01/2015
  • 0

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA…PERO VIDA.

Ya como quien dice, pasaron las Navidades 2014-2015, con sus glorias y sus penas, con sus sentimientos y los viejos recuerdos, cada cual la habrá vivido a su manera, cada quién contará la feria, según le fue en ella. Pero ya estamos inmersos en el enigmático, desconocido y acaso prometedor año nuevo. Año nuevo, vida nueva…pero vida.

Reflexiones, propósitos, anhelos, incertidumbre y como de soslayo una especie de examen de conciencia y como un desasosiego mientras nos preguntamos lo que nos deparará la vida en los meses siguientes.

En ocasiones y especialmente más en estas fechas, nos planteamos el sentido de la vida, cual es nuestro papel, o si lo tenemos. El significado de vivir y cómo podríamos sacarle todo el jugo al tiempo que se nos otorgue en esta vida. Creo, que deberíamos pensarlo bien. Creo que deberíamos empezar a vivir la vida o el resto de lo que nos quede... en vivirla atentamente, conscientemente, con los ojos y el corazón, abiertos de par en par.

Deberíamos paladear cada segundo…observarnos atentamente a nosotros mismos y a todo lo que conforma nuestro entorno…a cada uno de los que nos rodean, a nuestros seres queridos, a todas y cada una de las cosas que suceden en nuestro particular universo. Observar todo minuciosamente, con los ojos de la cara pero sobre todo con los ojos del corazón y del alma.

No debería ser necesario, tener mucho para ser felices. Creo que mirando atentamente con nuestros sentidos externos e internos, podríamos descubrir que en nuestro entorno se están produciendo cientos de cosas asombrosas, milagros y milagros, que se van sucediendo, momento tras momento y día tras día. Solamente es necesario tener la voluntad de estar alerta.

Despertarnos cada día, llevar dentro de nuestro corazón a esa persona que amamos de forma especial y que de alguna forma la sentimos y hacemos presente, esa mente llena de planes que un día esperamos que nos lleven a la felicidad terrena, el volver a encontrarnos con gente que vimos ayer, recibir y provocar una sonrisa, agradecérselo a quien nos la regala y sentir su agradecimiento, recibir los saludos, los ánimos y el sinfín de consuelos que se reparten entre esta familia de ciertos desconocidos con los que nos topamos de vez en cuando…¡estar vivo!, ¡sentirlo!...todo eso, bien pensado, son pequeños o grandes milagros...pero milagros.

Sentir, sí, sentir…creo que esa la clave; se trata de sentir la vida. Observar, descubrir, conocer, imaginar…pero sobre todo sentir todo ello.

Observando nuestro entorno con los ojos de fuera y de dentro, podremos advertir, que todo lo que acontece, tiene un profundo significado, que lleva aparejadas las claves de la verdad y de la eternidad…y que esta vida es una especie de extraño regalo, es una aventura que lleva consigo un profundo sentido, pero escrito de forma compleja y con unos desconcertantes caracteres, que no son otra cosa que los mil y un acontecimientos cotidianos, que van transcurriendo mientras estamos mirando, pensando y soñando en otras cosas. Toda la verdad se está escribiendo continuamente y a nuestro alrededor. Ojalá aprendamos a sentirla, que sería lo mismo que leerla.

Observemos sintiendo, quizá descubramos el sentido y el propósito de nuestra vida…de nuestro tránsito por la tierra….quizá entendamos lo que de nosotros espera El Creador…quizá comprendamos...quizá seamos más felices.

He visto, he oído y he sentido milagros…

Vosotros sois un milagro. ¡Gracias! Feliz Año Que Dios os Bendiga.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia