El deber de la pericia

  • 30/12/2014
  • 0

El deber de la pericia

es una tara del humo

sensata durante el día

como la savia que estaba

siendo allí individualmente

absorbida sin derecho

y horquillada sobre el aire.

La temeraria y plantada

entre llama es ocupada

por un instante de agua

que niega el blanco negado

de expectante empalagoso

en tanto la lenta espera

la cumbre de los hallazgos.

La temeraria y plantada

entre llama es ocupada

por un instante de agua

que niega el blanco negado

de expectante empalagoso

en tanto la lenta espera

la cumbre de los hallazgos.

José Pómez

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia