¿A quién le gusta la pirotecnia?

Los fuegos artificales es un negocio para pocos

Épocas de fiestas, de reflexiones y balances, de reuniones y encuentros, de alegrías y también tristezas, de armonización y por qué no, de conflictos. Los tiempos modernos en los que merma   espiritualidad en pro del consumo, el que tantas veces bordea al abuso, ya sea de alimentos y/o alcohol, emulando a las propias del viejo continente con otro clima y otra estación.

En este contexto la pirotecnia parece ineludible,  pese a que muchos grupos y familias, malogran sus festejos con diferentes tipos de accidentes, lesiones y quemaduras, de gravedad variada. Gran cantidad de los afectados son niños,  quizás solo por acoplarse a las actividades de los adultos que hacen uso de los fuegos artificiales.

Descartados los niños en el uso, me animaría a decir, que las ni mujeres  ni los abuelos  utilizan mayoritariamente la pirotecnia, tampoco todos los hombres.

En una suerte de eliminación, sacando ancianos, mujeres, niños y muchos hombres,  solo quedan a  favor de los fuegos artificiales los fabricantes, vendedores, algunos varones jóvenes y el típico “tio” canchero que irresponsablemente la “disfruta” a pesar de los riesgos.

O sea, un” buen negocio” y  unos pocos “tíos imprudentes”,  algunas miradas curiosas y pasivas, sumándole miles y miles de animales padeciéndola… te pregunto, simplemente, si el uso de la pirotecnia  ¿vale la pena?

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat28 d diciembre d 2014 a las 16:04 (UTC)
Te deseo toda la felicidad para el 2015.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia