Morir de amor 19

  • 05/12/2014
  • 0

No obtente algo había sucedido en los últimos años, la mente inquieta de Juan quizá le hizo comprender que la vida es breve y explorar nuevas situaciones con personas nuevas sedujo su personalidad, e inicio una serie de movimientos activándose más que nunca y con ello distanciándose de María. María lo quería libre pero a su lado, Juan en la vorágine se nublo ……… ahora tenía un cargo en un partido político, un chat con cientos de ¨amigas que le adulaban. y su ego se engordo, tanto casi como un cerdito……..María se mantenía a la espera , hasta creer que ese no era el mismo hombre del que se había enamorado , ella siempre supo que cualquier mujer se volvería loca con Juan como le paso a ella , pero Juan no lo sabía_ el siempre creyó que era poca cosa como hombre y se sentía inseguro .  Ahora con tanta admiradora se dejo seducir y un día Juan expuso a María: que él nunca había estado enamorado, que nunca la había visto como mujer y que si se había quedado a su lado era por un sentido de obligación, que haber traspasado la barrera de la amistad para convertirse en amantes los últimos veintitrés años había sido una locura ¨de las nuestras¨ y por ultimo como colofón, frase que a María casi le hace desmallarse ,  que podían ser ¡¡¡¡ amigos !!!!.

Cielo santo en plena madurez, como ella se podía imaginar siquiera mirarlo y verlo como a un amigo, ella que  se lo comía con los ojos, que su corazón no veía ni sentía más que sus entrañas ; que lo amaba con cada átomo de su cuerpo,. Eso sí una cosa estaba clara < Juan declaraba no ser feliz-, y eso consumió a María, sumergiéndola en una profunda pena y un inmenso dolor pero .aun con todo su dolor María prefirió la verdad ; los meses que siguieron fueron inenarrables para María, incapaz de comer  de beber ni de dormir  , era un pequeño fantasma casi un zombi insensible al mundo, caminaba por las calles sin escuchar los pitidos de los coches al cruzar aceras veía a las personas que le hablaban y no entendía su conversación solo eran bocas parlantes, adelgazo doce quilos, de mientras que veía a Juan colgar fotos y videos de la nueva relación que mantenía, de lo divertido que era y de lo bien que lo estaba pasando, lo amaba lo seguía amando tanto o más que el primer día, quería verle saber de él , poder hablar  cuidarle con mimo. Pero también quería su felicidad se debatía entre la ira, de saber que lo que más quería la vida se lo había arrebatado sin sentido de la forma más cruel y pensaba que eso nunca tendría que haberle sucedido a ella que todo lo dio, no lo merecía, o quizá fue por eso – el hecho de darlo todo entregar tu ser , lucho hasta donde las fuerzas le llegaron, manteniendo conversaciones a través de chat, tratando al menos de que entre ambos quedara un regusto de respeto y amor pero se dio cuenta de que cuanto más esfuerzo hacia, peor se ponían las cosa ,aprovechando Juan esa circunstancia para recordarle que no la amaba, hasta que María cedió.

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia