Historia del tren: todo sobre este medio de transporte

Hoy es un medio de transporte muy utilizado. Pero no sabemos sus inicios. Aquí te contamos la historia del tren.

Historia del tren

Se entendía como tren en sus comienzos todo aquel vehículo cuyo camino estaba marcado por las rodadas sobre las cuales circulaba. Los carros fueron el instrumento utilizado para excavar surcos paralelos en las calles de Ur (ciudad perteneciente a la antigua Mesopotamia). Los habitantes de esta civilización cayeron en la cuenta de que cuando estas rodadas eran suficientemente profundas, los vehículos se mantenían guiados en su camino sin desviarse, y no estropeaban las casas junto a las que circulaban. Os desvelamos todos los secretos sobre el tren como método de transporte. Aquí tienes la historia del tren. 

Historia del tren: todo sobre este medio de transporte

No obstante esto, lo cierto es que el ferrocarril concebido como tal surgió en la Revolución Industrial inglesa, durante los siglos XVIII y XIX. Rondando esa fecha se descubrieron los primeros rieles, hechos de troncos partidos por la mitad que servían para evitar que las ruedas de las carretas se hundieran en el barro.

Tren.jpg

Se ignora en la actualidad quién fue el que instaló la primera vía completamente habilitada para locomotoras, pero sí es cierto que ya desde el siglo XVI se usaban rieles algo rudimentarios para transportar las vagonetas en las minas de oro de Transilvania.

Aproximadamente a comienzos del siglo XVIII ya se tenía en mente la construcción de vías por las cuales en el futuro pudiera circular este medio de transporte, y de ahí que surgieran dos sistemas rivales a la hora de decidir cómo hacerlas: el sistema de la rueda de pestaña sobre un carril ordinario (que es el método que tuvo éxito pasados algunos años), y el de ruedas ordinarias sobre riel con un surco.

Durante todo este siglo comenzaron a construirse los primeros ferrocarriles mineros en Europa, mayormente en Gales e Inglaterra, zonas en las que la minería era una industria muy explotada.

Así, poco a poco comenzaron a surgir los primeros modelos de lo que conocemos actualmente como ferrocarril o locomotora, que se apoyaban en estos rieles para circular. La Revolución Industrial inglesa ayudó en gran medida a la globalización de éste método de transporte, que ha llegado a ser después de los descubrimientos tecnológicos de los últimos años en uno de los medios más utilizados para los viajes nacionales e internacionales.

tren-ferrocarril-ave.jpg

En la actualidad son dos los tipos de sistemas con los que los trenes circulan por los rieles: aquellos que están impulsados por un motor, y los que se impulsan solos mediante pulsos electromagnéticos (aunque este sistema se encuentra aún en fase experimental, promete dar buenos resultados).

Por último, cabe destacar las propuestas que están encima de la mesa de cara a la próxima evolución del tren como método de transporte. En primer lugar, se plantea la sustitución de los motores diésel por motores de célula de hidrógeno, cambio que reduciría en su total la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, causantes del aumento del efecto invernadero.

Por otro lado, Rober Pullam propone un ultramoderno sistema denominado TRI, que sustituiría el sistema de rieles por unas estructuras espaciadas y elevadas por las cuales circularían volando velozmente trenes situados a distintos niveles, prácticamente volando sobre la calle por la que circulan los peatones. 

tren-bala2.jpg

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
muslim-teacher.png
Iker Aguinagalde 4 d diciembre d 2014 a las 10:46 (UTC)
Enhorabuena. Muy interesante.
aKf-66OK
Susana Bolufer4 d diciembre d 2014 a las 09:50 (UTC)
Que interesante! Me ha encantado!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia