El aspartamo no es peligroso para los niños

  • 04/12/2014
  • 0

El aspartamo es un aditivo que no presenta riesgos para la salud, ni siquiera en la de los más pequeños. Así lo hizo saber la European Food Safety Authority - EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) en un informe publicado a comienzos de 2014, después de que la Comisión Europea solicitara un estudio sobre las posibles consecuencias que podía tener este edulcorante.  Esta petición vino motivada por la voz de alarma que desde hace tiempo se ha hecho eco en amplios sectores de la sociedad. Tanto organismos oficiales como personas a título individual han defendido la teoría de que el aditivo E-951 es una de las sustancias más nocivas para el cuerpo humano. De hecho, se lo asociaba con enfermedades tan dispares como leucemia, la sordera o las  migrañas. Sin embargo, este reciente análisis demuestra exactamente lo contrario: que el aspartamo es completamente inofensivo y que puede ser utilizado como sustituto del azúcar sin que ello suponga un peligro para nadie, y por supuesto tampoco para los niños. El aspartamo está presente en numerosos productos de alimentación y bebida, muchos de ellos catalogados como "light". Aun así, no es el único. En Europa, y por consiguiente en España, hay aprobados 10 "Edulcorantes Sin o Bajos en Calorías" (ESBC), como el ciclamato, la sacarina o la sucralosa. Antes de ser aprobados, todos necesitan pasar unos férreos y estrictos controles sanitarios que aseguren que no son nocivos y que pueden consumirse con tranquilidad.  Teniendo esto en cuenta parece sensato afirmar que el consumo de alimentos en los que el azúcar ha sido sustituido por aspartamo es seguro para la salud. Más aún, los productos que han sido elaborados con este edulcorante presentan una carga calórica menor, por lo que es conveniente incluirlos en la dieta tanto de adultos como de niños. Estudios científicos han comprobado que el metabolismo de estos últimos puede procesar el aspartamo con total normalidad. Eso sí, hay que respetar las cantidades recomendadas de ingesta, que en este caso ha sido establecida en 40 miligramos por cada kilo de peso, unas cantidades bastantes amplias considerando el consumo actual de la población.

Es importante, no obstante, ser consciente de que los pequeños necesitan ingerir azúcares suficientes para su crecimiento, por lo que no hay que eliminarlos del todo de su alimentación, tan sólo combinarlos de forma que puedan tener una alimentación equilibrada.

Así, el resultado final será una ingesta proporcionada y adecuada a las necesidades de cada individuo.

 

© Kutt Niinepuu | Dreamstime Stock Photos

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia