Carta de un “negrito” respondiendo a las polémicas declaraciones de Mariló Montero

Amuda Goueli responde sin pelos en la lengua a las declaraciones que hize Mariló Montero en el programa Un Tiempo Nuevo

El pasado 24 de noviembre la presentadora de TVE Mariló Montero acudía a los estudios de Telecinco para ser entrevistada en el programa de Un Tiempo Nuevo.

Durante el programa le preguntaron si le gustaría entrevistar a Pablo Iglesias y cuales serian las preguntas que le formularía. Montero dió su opinión sobre le político y vertió una comparación poco acertada que ha montado un gran revuelo en las redes sociales.

Mariló Montero comparó las propuestas de Podemos y la pobreza de "los negritos" a los que hay que "enseñarles a labrar la tierra". Según ella de nada sirve darles un piso si no tienen como mantenerlo, hay que darles un trabajo.

Como todas las declaraciones de la presentadora, poco tiempo tardaron en convertirse en lo mas comentado de las redes sociales y las criticas no se hicieron esperar.

El cofundador de Destinia.com, Amuda Goueli , ha escrito una carta contestando a la presentadora.

Carta de un "negrito" respondiendo a las polémicas declaraciones de Mariló Montero

amuda_gouelli_destinia.jpg

Estimada Mariló,

Escuché tu opinión sobre los desahuciados a los que, metafóricamente, comparaste con “los negritos a los que hay que enseñarles a labrar la tierra”. Desde entonces no me he podido quitar esta frase de la cabeza. Soy uno de estos negritos a los que recomidas “que aprendan a labrar la tierra” en lugar de darles dinero. Me presento: soy Amuda Goueli, cofundador de Destinia.com, una empresa fundada hace trece años en Madrid, con oficinas en Valencia y Canarias.

Soy un inmigrante “negrito”. Nací en tierra de nadie, en Nubia (África), en un lugar donde no teníamos absolutamente nada, ni tan siquiera teníamos derecho a soñar. Vivíamos bajo el régimen de un dictador que recibía el apoyo no solo de varios gobiernos africanos, sino también de países occidentales y de sus multinacionales. Gobiernos que abrazan la democracia en su casa pero que miran a otro lado cuando se trata de África. Siendo estudiante luché por la democracia en mi país, hasta que terminé en la cárcel. Entonces decidí irme.

Hace muchos años tuve la tremenda suerte de llegar a España por el aeropuerto, y no saltando la doble valla de Marruecos ni cruzando el Estrecho en balsa. Al llegar a Madrid tuve que realizar todo tipo de trabajos hasta poder finalizar mis estudios. Y en 2001 fundé mi empresa en una buhardilla del barrio de Lavapiés. Era una habitación de 40 metros cuadrado, donde una caja de madera recogida de la calle hacía las veces de mesa de trabajo.

Después de muchos años de duro esfuerzo, de trabajar 15 hora diarias durante siete días a la semana, he conseguido levantar una gran empresa que factura decenas de millones de euros, vende en 25 países y que paga sus impuestos en España y no en Luxemburgo. Ahora dirijo un magnifico equipo de un centenar de españoles que está a la vanguardia de la innovación tecnologica reconocido por la prensa internacional; e intento compartir siempre que puedo mi experiencia con los estudiantes, porque confío en que mi historia les inspire y motive para no rendirse en el camino de la vida.

Con este país he compartido sus alegrías y tristezas. Viajé al Mundial de Sudáfrica llevando en mi maleta los colores de La Roja y lloré cuando ganamos la Copa. Pero también lloré y me sentí indignado, como muchos españoles, cuando vi a la anciana Carmen desahuciada de su casa. Mis lagrimas me hicieron sentir español, no fue un pasaporte ni el reconocimiento de las autoridades, que ni lo tengo ni me importa.

Si he llegado hasta donde ahora estoy es gracias al apoyo económico y moral de muchos españoles: desde Santi, que me pagó el billete de avión para venir a España, a Esteban, que me dio un trabajo en la taberna La Venencia. O gracias a José, que me regaló su ordenador para aprender a programar. Son españoles con valores y principios. Ellos y muchos más españoles me ayudaron a cambiar mi vida, permitieron hacer mis sueños realidad. Y ahora soy yo el que puedo ayudar a cambiar las vidas de otras personas.

Este negrito de África nunca dejó de soñar y mi sueño se ha hecho hoy realidad no solo por mi tesón, sino porque hubo personas que creyeron en mí. Este negrito de África podía estar hoy labrando la tierra, pero está aquí. Estoy aquí. Los negritos de África y los desahuciados quieren poder soñar y poder intentar alcanzar sus sueños. Necesitan que ayudemos a cambiar un sistema injusto, en el que medio mundo oprime al otro medio; un sistema que permite que la pobreza avance también en nuestro país. Pero necesitan también de nuestro compromiso individual con las personas, con su sufrimiento y con sus posibilidades.

Mariló, espero que en próximas ocasiones sepas aprovechar el altavoz social que te brinda la televisión para huir de los tópicos y lanzar un mensaje constructivo y en positivo. O por lo menos, por favor, no vuelvas a insultarnos.

Agradecido,

Amuda Goueli

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
viva-cuba-libre
Raúl Velarde12 d diciembre d 2014 a las 15:06 (UTC)
de donde salió esta señora? otra que se cree que los negros somos idiotas? parece guanaja, carajo!
L m018 d diciembre d 2014 a las 16:37 (UTC)
Esta mujer cada vez que abre la boca suben los precios. Está visto que es más importante ser guapa o tener buen aspecto antes que ser competente.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia