• Inicio
  • Economía
  • Las autoescuelas valencianas denuncian la falta de examinadores y solicitan a la DGT soluciones inmediatas.

Las autoescuelas valencianas denuncian la falta de examinadores y solicitan a la DGT soluciones inmediatas.

Las autoescuelas valencianas denuncian la falta de examinadores de Tráfico a la hora de realizar las pruebas prácticas necesarias para obtener el carnet de conducir.

Durante los últimos años, la merma de examinadores ha sido especialmente crítica en la Jefatura Provincial de Tráfico de  Valencia que ha  pasado de 38  a  29 examinadores. Pero más llamativo aún es el caso de  la Oficina Local de Tráfico de  Alzira que ha pasado de  6 examinadores  a tan sólo  2, siendo este número insuficiente para cubrir las necesidades del servicio que presta esta Jefatura a los alumnos pertenecientes a las autoescuelas adscritas a dicha Oficina Local por su ámbito geográfico.

Cada examinador puede desarrollar un máximo de 13 pruebas diarias  para el carnet B, con una duración de 25 minutos por alumno, siendo 9 los alumnos examinados como máximo por examinador en el permiso B cuando el examinador se tiene que desplazar a Alzira, Xàtiva, Requena o Gandía por el tiempo de desplazamiento a estos centros. Esta capacidad máxima fue modificada por la entrada en vigor el 21 de enero de 2013 de una directiva europea conocida como Protocolo de Calidad. Antes de la entrada en vigor de esta directiva, el número máximo de alumnos que podía examinar el examinador era de 16 en el permiso B.

Esos dos factores, la reducción del número de examinadores y la reducción en el número de alumnos que puede examinar cada uno, supone múltiples  molestias, inconvenientes y consecuencias que finalmente pagan los alumnos que desean obtener el carné de conducir ya que no saben con exactitud y hasta muy poco tiempo antes, cuando van a examinarse y por tanto no quieren ponerse prácticas hasta que saben el día, además del perjuicio que les supone, ya que tienen que pedir permiso en el trabajo u organizarse los estudios.

Desde La Unió d’Autoescoles de Valencia exigen soluciones inmediatas a la DGT “cubriendo vacantes por jubilación o bajas laborales o buscando posibles alternativas tales como el pago por desplazamientos a los examinadores para que puedan aumentar el número de exámenes por día”

Las autoescuelas valencianas explican que el único fin es poder desarrollar una labor diaria decente y óptima a fin de poder trabajar con los medios necesarios y poder ofrecer un buen servicio a los ciudadanos  y usuarios que pretenden examinarse para poder obtener un permiso que les habilite para conducir.

Valencia, 18-11-14. Las autoescuelas valencianas denuncian la falta de examinadores de Tráfico a la hora de realizar las pruebas prácticas necesarias para obtener el carnet de conducir y la desorganización y descontrol en los trámites y fechas marcados por parte de tráfico para hacer los exámenes, hechos que están sufriendo las autoescuelas y especialmente los propios alumnos que optan a examinarse y aprobar el carnet de conducir.

“Desde hace meses , ya no únicamente en verano, que es cuando tradicionalmente se genera una mayor demanda de las autoescuelas-, se vienen produciendo retrasos continuos a la hora de examinar a los alumnos que desean obtener su carnet de conducir y por tanto generando problemas añadidos porque ni los alumnos, ni las propias autoescuelas podemos saber con exactitud cuándo podrán examinarse , lo cual supone graves inconvenientes para los alumnos y consecuencias  y serios perjuicios para nuestros negocios”, explica el presidente de La Unió d’Autoescuelas de Valencia, Armando Galindo.

Esta situación es fruto de la alarmante falta de nuevas incorporaciones en el cuerpo de examinadores por parte de la DGT tras jubilaciones de personal o bajas de larga duración, pues como también ha denunciado el sindicato CSI-F de Tráfico, durante los últimos años, la merma de examinadores ha sido especialmente crítica en la Jefatura Provincial de Tráfico de  Valencia que ha  pasado de 38  a  29 examinadores. Pero más llamativo aún es el caso de  la Oficina Local de Tráfico de  Alzira que ha pasado de  6 examinadores  a tan sólo  2, siendo este número insuficiente para cubrir las necesidades del servicio que presta esta Jefatura a los alumnos pertenecientes a las autoescuelas adscritas a dicha Oficina Local por su ámbito geográfico.

Y ante la falta evidente de plantilla, los pocos examinadores de Valencia han de desplazarse además hasta la Oficina local de Tráfico de Alzira para tratar de cubrir la demanda de dicha Jefatura ya que es totalmente insuficiente el número de efectivos actuales existentes en ella; pero además,  el hecho que los examinadores tengan que trasladarse de un sitio a otro hace que las pruebas de examen empiecen más tarde y finalicen antes. Los examinadores que se desplazan a los centros de examen de Xàtiva, Requena, Alzira y Gandía, en lugar de examinar a 13, examinan a 9 alumnos como máximo del permiso B.

“Así pues, cada examinador puede desarrollar un máximo de 13 pruebas diarias con una media de 25 minutos por alumno, pero en la actualidad sólo están realizando 9 exámenes prácticos,  especialmente en municipios como Alzira, porque el tiempo que tardan en desplazarse de un lugar a otro les impiden poder examinar a un mayor número de alumnos” cita Galindo.

Todos estos hechos suponen múltiples  molestias, inconvenientes y consecuencias que finalmente pagan los alumnos que desean obtener el carné de conducir ya que deben esperar para realizar la prueba final de la práctica en conducción conociendo la fecha de examen práctico con muy poca antelación; “generando un serio perjuicio a quienes optan a ser conductores y como no, a las autoescuelas, que además de estar atravesando una delicada situación motivada por la crisis, se añade que la mayoría de los días, los coches y los profesores están parados, ya que los alumnos no quieren realizar prácticas hasta que no saben la fecha del examen” explica el presidente de La Unió d’Autoescoles, Armando Galindo.

En fechas recientes y en varias ocasiones La Unió d’Autoescoles ha mantenido reuniones con Jefatura de Trafico de Valencia y de Alzira para trasladarles la gravedad de la situación y proponer posibles soluciones a esta petición, que entienden necesaria, pero hasta la fecha dicho organismo la única solución que ha dado es la incorporación de un examinador “itinerante” en la oficina de Alzira, que hace que la solución adoptada sea criticada por ser insuficiente.

“No es normal, ni debe ser considerado como tal, que desde el mes de septiembre estamos sufriendo continuos aplazamientos, y aunque en un principio por parte de la Jefatura de Tráfico de Valencia se nos trasladó a los responsables de La Unió d’Autoescoles de Valencia que  sería algo puntual ,esta situación no sólo no se ha normalizado sino que a fecha de hoy está siendo cada vez más problemática y va empeorando, por lo que en breve llegará a ser insostenible” explica el presidente del colectivo de autoescuelas valencianas, Armando Galindo.

Por ello, desde La Unió d’Autoescoles  exigen soluciones inmediatas a la DGT “cubriendo vacantes por jubilación o bajas laborales o buscando posibles alternativas tales como el pago por desplazamientos a los examinadores para que puedan aumentar el número de exámenes por día, como se ha aplicado en otras provincias, ante esta misma situación”, citan “puesto que de no aplicarse posibles alternativas, en breve, se llegará a producir un colapso en estas pruebas prácticas”.

“Es obligación de la administración poner y disponer de los medios necesarios para dar respuesta a los alumnos quienes, aunque clientes de empresas privadas como son las autoescuelas, están en su pleno derecho de exigir a la administración, en este caso la DGT, su razón de ser, una buena gestión de los recursos existentes y una solución ante los posibles problemas, pues los alumnos abonan unas determinadas tasas para realizar las pruebas y obtener su permiso de conducción.”, cita el presidente de la Unió d´Autoescoles.

Además, tal y como también ha denunciado el sindicato CSI-F , de los 15 profesionales que realizan el actual curso nacional de capacitación para nuevos examinadores, ninguno será destinado a Valencia o Alzira, lugares en donde es imprescindible la ampliación de plantilla. Por ello, también La Unió d’Autoescoles se suma  a la petición de CSI-F y solicita a la DGT a que publique cuanto antes la oferta de cursos de capacitación previstos para 2015 de manera que puedan realizarlos funcionarios que soliciten plaza de examinador en la provincia de Valencia,  a fin de poder una posible solución y cuanto antes a esta situación.

Desde la Unió d’Autoescoles explican que el único fin es poder desarrollar una labor diaria decente y óptima a fin de poder trabajar con los medios necesarios y poder ofrecer un buen servicio a los ciudadanos  y usuarios que pretenden examinarse para poder obtener un permiso que les habilite para conducir.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia