El tren de juguete

Salgo con destino desconocido, pero el tren desde el que os escribo se dirige al este: es posible que vayamos bastante lejos... Patrick Modiano

Ahora que se acercan las fiestas navideñas me he acordado de mi infancia y concretamente del día de Reyes y enseguida me ha venido a la mente un regalo que nos hicieron  mis padres cuando yo tendría unos diez años:un tren de juguete.

Parece que estoy viéndolo de nuevo.A las ocho de la mañana del día 6 de enero. de hace ya muchos años,mis tres hermanos y yo, nos levantamos y nos dirigimos al salón para ver qué nos habían traido los Reyes Magos.No habíamos dormido casi nada,intentando escuchar algún ruido que delatara la llegada de los pajes porque les habíamos dejado unos vasitos de agua para los camellos y unos trocitos de turrón para ellos,pero no pudimos escuchar nada en toda la noche.Se ve que nuestros padres anduvieron con gran sigilo.

Allí había varios paquetes,cada uno con un nombre. Corrimos a desenvolverlos.mas cual sería nuestra sorpresa cuando, sobre la alfombra,en un rincón de la sala, vemos un tren con su locomotora y sus vagones dispuesto a partir.No tengo palabras para expresar la expresión de nuestras caras y la ilusión que nos dio el juguete.Mi padre,con toda la paciencia del mundo,había montado las vías y colocado el vistoso trenecito que no tenía nombre porque era para todos,incluido él,claro está,que era como un niño más.

Lo que es la mente.Puedo revivir la sensación de alegría,escuchar las risas de mis hermanos y vernos sentados alrededor de él ,esperando que echara a andar.

Ese tren de juguete nos dio felicidad en aquel momento y durante mucho tiempo más, por eso se merece un recordatorio por medio de este poema:

EL TREN DE JUGUETE

Ese convoy de juguete

avanzaba rápido

por las vías metálicas

que papá colocó.

 

Tomaba las curvas

raudo y veloz.

Sonaba a demonios

aquel realista ferrocarril

que la Navidad

nos regaló

 

Sus ventanas chiquitas

impedían ver el interior

y hacían volar

mi imaginación.

 

De repente,

me vi montada

en aquel vagón,

con destino desconocido,

recorriendo caminos

de bellos paisajes

que inventaba yo.

ROSA OCHOA

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
Rosa 2.013
Ochoa de Eribe Gomila Rosa19 d noviembre d 2014 a las 19:44 (UTC)
Gracias a ti,Félix y me alegro que te haya traído buenos recuerdos.
Un abrazo
DSC00104
Félix Rodiño Vallugera19 d noviembre d 2014 a las 19:37 (UTC)
Querida Rosa: Como siempre, precioso artículo y hermosísimo poema en el que rememoro, yo también, aquellos 'reyes', la ilusión, los nervios de la noche ... y con mucho menos, pero mucho, mucho. Sin embargo, creo, nos ilusionaba más y el tren era, en efecto, uno de los regalos 'estrella'. Preciosos recuerdos, muchas gracias una vez más.
Un abrazo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia