Morir de amor 13

  • 17/11/2014
  • 0

María conto a Juan la decisión que había tomado, pero quizá no fue suficientemente clara, porque no le aclaro que aquella decisión no tenía nada que ver con él que ella no esperaba ser su amante ni su mujer ni nada que Juan no quisiera que fuese .

Durante un año María se había ido enamorando de Juan poco a poco permitiendo que su voz la impregnara dejando que su imagen nítida penetrara por sus pupilas y se colara en todo su ser hasta llegar al tuétano de los huesos, jugando riendo haciendo pequeñas cosas juntos , el deseo de María todos los días era el de comérselo a besos  pero nunca imagino que su deseo pudiera convertirse en realidad, ,una tarde Juan hizo una  invitación a María, había cobrado una buena cantidad de dinero por un trabajo extra realizado , y la invito a tomar una copa de champan para celebrarlo, copa que María acepto encantada, durante toda la semana anduvo ilusionada con la ropa que se iba a poner los zapatos el bolso la colonia, Juan nunca la había visto arreglada, y convinieron quedar en una amplia avenida , en la parada del autobús , se suponía que eran tiempos modernos , que  cada cual hacia y deshacía en su vida lo que le viniera en gana, pero no era así en un barrio pequeño, donde todo el mundo se conocía desde siempre, y cada cual se procuraba habilidosamente de saber los pormenores de la vida de sus vecinos  evitar curiosidades y chismorreos era lo más sano. Decidieron no salir juntos de casa , y quedar en la ciudad..Ese día María había comprado marisco, centollos nécoras percebes caracolillos buelles, y lo preparo con esmero y cuidado bien salado, Aun Alberto comía en casa y María sirvió la mesa. Con su bata de guata rosa y sus zapatillas de pana, observo atentamente como Alberto comía , sin un comentario sin dar las gracias, eso no importaba a María, porque debajo de su bata de guata María llevaba  unas finas medias de seda , y un body blanco de encaje y a los pies de su cama unos bonitos zapatos de ante azules  a juego con su bolso , esperaban a una minifalda de terciopelo azul , una camisa de seda multicolor y una americana..y un pequeño botecito de chanel cinco en su cómoda.

A las cuatro de la tarde llevo a Aurora a casa de los abuelos , y tomo el transporte , en la avenida estaba Juan, ella bajo del autobús y se dieron un beso en la mejilla ,Juan estaba envuelto en un dulce calor,, sus ojos brillaban: ven le dijo, María tomo a Juan por el brazo y este en un ademan la acerco hacia sí y volvió a ser suya. Entraron en una lujosa cafetería. Tomaron champan , la melodía de fondo era suave, el día que me quieras…. La rosa que engalana…..

Juan propuso entonces con un ademan, entramos ? . Señalando un pequeño reservado muy coqueto con sillones de tulipanes azules y fondo blanco .No contesto María

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia