Lluvia de Meteoros en Noviembre. Las Leónidas.

Características y Observación.

¿Qué son las Leónidas?

Las leónidas son una de las lluvias de meteoros más bonitas del año, pero no son ni tan conocidas como las Perséidas (conocidas como las lágrimas de San Lorenzo, con pico hacia el 12 de Agosto) ni mucho menos tan observadas como éstas últimas debido a que la observación de fenómenos astronómicos en invierno es mucho más dura. Sin embargo, las Leónidas reunen algunas características diferenciales que hacen que merezca la pena pasar algo de frío. En primer lugar está la abundancia de bólidos (meteoros de magnitud muy brillante). Para que se hagan una idea de lo brillantes que pueden llegar a ser, en ocasiones hemos podido incluso ver la sombra de nuestros compañeros de observación bajo la luz que proporcionaba uno de éstos meteoros. Otra de sus características, es su elevada velocidad respecto a otras lluvias, con una velocidad de 71Kms/segundo. La tercera es que el cielo invernal, si no hay luna (En ésta ocasión el fenómeno estará acompañado de una débil luna menguante que no molestará en exceso la observación) es particularmente hermoso. La observación de las leónidas, podemos éste año acompañarla, por ejemplo, de un vistazo a Júpiter, que estará muy alto en el cielo antes del amanecer, o de la nebulosa de Orión, M42, débilmente visible incluso con prismáticos.¿Qué es un meteoro o "estrella fugaz"?Es típico que los periodistas, éstas fechas, equivoquen los términos astronómicos al referirse a las lluvias de estrellas. Los términos son muy sencillos. Meteoroide es una partícula que viaja por el espacio, resto de un cometa u otro cuerpo celeste. Meteorito, es un meteoroide que llega a impactar con la tierra, y meteoro es el fenómeno visual que produce un meteoroide al desintegrarse durante su entrada en la atmósfera terrestre: la estrella fugaz. Bólido es un meteoro especialmente brillante (técnicamente un meteoro de magnitud inferior a -4, el brillo de Venus en su máximo esplendor). El fenómeno de los meteoros se produce por la ionización de las partículas de la parte alta de la atmósfera que encuentra el meteoroide en su ruta. En numerosas ocasiones la estela persiste por espacio de varios segundos, o incluso minutos. En cierta ocasión, incluso, escuchamos un ruido asociado a un gran bólido en lo que se conoce como efecto electrofónico, producido por ondas cuya velocidad es muy superior a la del sonido. También se pueden observar en ocasiones fenómenos de reactivación (disminución del brillo y súbito incremento del brillo) o de cambio del color de la estela, que se produce por la desintegración de distintos elementos químicos del meteoroide. Las leónidas están asociadas al cometa 55P/Tempel-Tuttle (1866 I) que, al igual de los picos de actividad excepcionales de ésta lluvia, tiene un período orbital de 33,2 años. En principio, cabría esperar una actividad excepcional el año 2032 (la última lluvia increíble, con picos de 1000 meteoros a la hora, fue en 1999), pero de vez en cuando se producen de forma inesperada picos de hasta 1500 meteoros a la hora. El año 1966 se registró durante un breve espacio de tiempo un pico increíble de 100.000 meteoros a la hora, y una de las razones para no dejar de observar éstos meteoros es que nunca se sabe cuando se producirá éste fenómeno espectacular.

¿Como observarlos?

La observación de meteoros no precisa de material astronómico específico, y es posible incluso estudiarlos y tomar datos a simple vista. Para realizar estudios sobre meteoros en colaboración con profesionales y que los datos recogidos sean útiles para el conocimiento científico, recomiendo visitar la página de la Sociedad Española de Meteoros y Cometas de España, SOMYCE (www.somyce.org). Este año, los días ideales serían la noche del 16 al 17 de Noviembre, y del 17 al 18, de madrugada, por ejemplo de 4 de la madrugada hasta el amanecer, y para poder ver más cantidad de meteoros no es aconsejable mirar directamente al radiante (punto del que aparentemente surgen los meteoros, situado en éste caso hacia el este en la constelación de Leo), sino mirar unos 30 grados lejos de éste punto. La región encima de nuestras cabezas (el zénit) puede ser ideal. Para fotografiarlos, es suficiente dejar la cámara con un objetivo de gran campo sobre un trípode con el objetivo abierto casi al máximo, en posición B durante varios minutos. Así fue obtenida la foto de cabecera de éste artículo (Que fué portada de la Revista Española de Física). Con ésta técnica, las estrellas aparecerán con trazos circulares y los meteoros como líneas rectas. Otro experimento interesante es averiguar la frecuencia de una emisora de FM de una localidad situada a unos 150-200Km de distancia que esté situada en una zona del espectro radioeléctrico en que no haya nada en nuestra localidad. En numerosas ocasiones, cuando pase el meteoro, gracias a la ionización de la atmósfera, podremos escuchar durante breves instantes esa emisora que hemos sintonizado. En invierno es preciso acudir a observar con ropa de abrigo, calzado adecuado (los calcetines de thermolite son una maravilla para mantener el confort), gorro y guantes, y un buen termo con bebidas calientes es casi imprescindible. Para observar, conviene dejar que la pupila se dilate, para lo que necesitaremos unos minutos de adaptación a la oscuridad, y si hemos de encender una linterna (las de tipo frontal son ideales) es preciso que sea con una luz de color rojo para evitar perder la adaptación a la falta de luz.

Feliz Observación.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia