Morir de amor 11

  • 14/11/2014
  • 0

Durante ese año la situación fue menos que insostenible, por un lado María sabia que Alberto mantenía una relación y esperaba que en algún momento fuese capaz de exponerlo no lo presionaría pero también se daba cuenta de que cada día eso le importaba menos, abriría las puertas: ella no pretendía retener a nadie y si Alberto encontró una vía de escape a no tener trabajo, a no poder afrontar su situación económica , ni el cuidado anímico de su familia , buscando consuelo en otra persona estaba bien. Con eso María daba la relación con su marido concluida, no le reprochaba nada solo deseaba que fuese claro y que pudiera emprender una nueva vida, eso sí a ser posible lejos de ella. Por otro lado saber que Juan no se aminoraba ante nada, devolvió la confianza a María la fe la ilusión, y cada tarde todas las tardes María deseo a ese hombre, otra vez un poco antes de navidad una noche María decidió encarar la situación , espero a Alberto que llego tarde , y le dijo tenemos que hablar : de qué?. Pregunto Alberto  de nosotros y de lo que vamos a hacer……

Te vi a primeros de año, en San Ignacio desde el autobús, con esa mujer, quiero que te vayas, en un impulso no controlado Alberto golpeo la puerta de la habitación varias veces con los puños hasta hacerse sangre, después se tiro en la cama recogiendo la colcha y  mordiendo la almohada , dando gritos de dolor y llorando , María cerro despacio la puerta se fue a su habitación donde estaba la cunita de Aurora vestida de blanco y suavemente se dedico a balancear a su hija que quedo dormida ,a los pies de su cama estaba Nela parecía una rosquilla enrollada sobre sí misma , que abrió un ojo la miro y movió parsimoniosa  el rabo un par de veces, María no lloro se sentó cansina en la cama , y con el pie derecho  se deshizo de la zapatilla izquierda, y al revés María no lloro porque no tenía lagrimas y porque no permitiría que un vaivén emocional acabara volviéndola rematadamente loca, estaba Aurora y era lo primero para María también estaba Nela , y ella creía que tenía el  sostén de Juan,, no sabía que iba a pasar nada pretendía , y tampoco sabía los sentimientos reales de Juan , eso no importaba , la decisión que esa noche había tomado María era una decisión independiente a todo lo demás , había decidido no vivir ni un minuto más bajo el mismo techo que Alberto , como dos desconocidos cualquiera sin comunicación ni afecto , si Alberto no había tenido valor para exponerlo  María si.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia