Excalibur, Melampo, Neróny Flavia ¿ Quién se acuerda de vosotros?

  • 14/11/2014
  • 1

Recordando las noticias de estos últimos tiempos, y no viendo otra cosa que corruptos y corrupciones, amparándose en la protección de sus partidos políticos y grupos de poder, destaca

  Escribo estas líneas indignado por las noticias de estos últimos tiempos. No voy a mencionar aquí ningún caso de corrupción ni de partidos políticos, pero si el hecho de que una persona, auxiliar de enfermería de profesión, y de corazón más grande y generoso que nadie, que arriesgo su vida por ayudar a los demás sin pedir nada a cambio, pero, a cambio le dieron reproches, mentiras y falsas imputaciones; esta persona es Teresa Romero, de hecho enfermó de ébola, una plaga de siglo XXI casi mortal por necesidad, por atender a Manuel García Viejo, y a cambio el Consejero de Sanidad Francisco Javier Rodríguez Rodríguez le reprochó el que no se hubiera quitado bien el traje, que no hubiera comunicado a su médico de cabecera el hecho de haber atendido a un enfermo de ébola, que ...en definitiva, había cometido un fallo. Pues bien, puedo admitir que cometiera uno o varios fallos, involuntarios, pero no puedo aceptar que una persona que arriesgó su vida por ayudar a los demás, enfermo de ébola y estuvo a las puertas de la muerte, cometiese esos fallos de forma mal intencionada o imprudente. Baso mi opinión en que en EEUU, país mucho avanzado que el nuestro, se cometieron fallos que llevaron a nuevas infecciones por falta de formación y de protocolos adecuados, de lo cual deduzco que esto sucede así no por mala intención sino por desconocimiento de la propia enfermedad. Pero, cual es la diferencia entre el Sr. Consejero de Sanidad de Madrid y la auxiliar de enfermería, el primero hizo, declaraciones infamantes, levantando sospechas sobre la manera de proceder de su subordinada, pero sin arriesgar su salud y su vida más allá de lo que supone estar sentado en su cómodo asiento de su despacho oficial. La forma de proceder de ambos fue incorrecta, pero el Sr Consejero tanto por diferencia de formación como de sueldo tiene mucha más responsabilidad que su subordinada.

 El perro de Teresa Romero, llamado Excalibur, su gran compañía, pues son un matrimonio de mediana edad y sin hijos, fue sacrificado sin consultar con nadie, en contra de la oposición vecinal que quería impedirlo, atendiendo a razones higiénico-sanitarias, pero olvidándose del hecho de que nadie se preocupó de averiguar de si el pobre Excalibur estaba infectado y, si lo estuviese, podría investigarse el desarrollo de la enfermedad en estos animales, como si se hizo en EEUU.

Al final siempre se aplica la misma norma, pase lo que pase lo primero es matar al perro. Nos olvidamos de que los animales por el mero hecho de serlo tienen derechos, y no se pueden sacrificar sin más por el mero hecho de desearlo así, y desde luego nunca nunca hacerlos sufrir. En el caso concreto de los perros, la historia está plagada de casos en que estos fieles compañeros del hombre son ejemplares en su fidelidad y auxilio a sus amos. Me viene a la memoria el caso de Melampo, el perrito de San Roque, patrono de los perros, que le salvó la vida al Santo. El caso de Excalibur que acompaño a su ama hasta la muerte, o el caso de mis perritos Nerón y Flavia, pertenecientes a mi difunta madre y a la que tanto me la recuerdan.

 En definitiva, le pido a San Roque, que ilumine al Sr. Consejero, al que nada malo le deseo, para que rectifique, pida disculpas y dimita del cargo que no supo llevar con la suficiente dignidad.

Leo

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
DSC00104
Félix Rodiño Vallugera14 d noviembre d 2014 a las 13:44 (UTC)
Suscribo todas y cada una de tus palabras, Leopoldo. Mi total apoyo y solidaridad. Bien por tí. Un saludo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia