En España sigue sin ponerse el sol

  • 09/11/2014
  • 0

Mañana lunes 10 de Noviembre, viajaré a Madrid, Dios mediante.

Horas después, si Dios quiere, recibiré a una persona...una persona que ha cambiado mi vida, a una persona a la que agradeceré siempre su generosidad, una persona que lo arriesgó todo por mi...arriesgó todo lo que tiene valor en esta vida...solo pido al Señor, que me ayude a no cometer la torpeza de defraudarla, nunca.

Me devuelve la visita; pues hace unos meses, siendo yo el viajero aventurero... me acogió a corazón confiado y abierto...me abrazó con el alma y me hizo uno de los suyos...y yo me sentí como tal.Fue mi experiencia en un país muy cercano...pero muy lejano en leguas...pues el recuerdo que me quedaba de la infancia, era la frase hecha de, “lejos o largo, como que de aquí a Lima".... mira tú por dónde….más lejos que Lima.Lejano país, bien cierto es...pero en ese país, como supongo que en cualquier otro de Hispanoamérica, te das de bruces con una realidad, que lo tiene todo que ver, con la España profunda, la España de la memoria olvidada...te reencuentras con España, descubres España.Conocí a un buen número de personas, a las que ahora me enorgullezco de considerarles mis amigos. Entre sus afanes y por su interés en que me sintiera a gusto entre ellos, recibí muchas preguntas; una de ellas fue..." ¿qué te parece este país?, te parecerá como España hace cuarenta o cincuenta años, ¿no?"; respondí que no...que era otra cosa diferente. No acertaba a responder, pero era otra cosa muy diferente a la España de décadas anteriores, no sabía qué era, pues allí había y se veía de todo, desigualdad, tradición, modernidad, diferencias étnicas pero una envidiable integración y patriotismo,un liberalismo económico muy a estudiar y reflexionar sobre sus ventajas e inconvenientes, etc. En fin…cosas mejores y cosas peores, pero sobre todo, mucha energía y un “no sé que”... después de unos días, caí en la cuenta...aquello era España, una pequeña España...otro rinconcito recóndito de mi mismísima España, pero con otros colores y otro ritmo. Gentes con otros rasgos y con los mismos...pero gentes que en su interior, reconocí como idénticas a las que tenía en mi memoria intemporal. Gente que desconocía, que no conocía su nombre...pero que yo se lo iba poniendo (tengo por costumbre dar un nombre medio improvisado y por cierta analogía a cada persona, lugar, etc., para aclararme y crear mi propio mapa mental de la situación); conocí a una señora, que inmediatamente relacioné con una difunta tía mía...me pareció idéntica en su ser, sus gestos y su cara de bondad...así que mentalmente la adjudiqué ese nombre...meses después, supe que esa mujer se llama Lucía...el mismo nombre que le asigné.Vi, como a mucha gente idéntica, a la que conocía de España...y como en España, demasiado culé andando por ahí, jajajaja…pero allí vi ganar la “Décima”, mientras lo celebraba hablando por teléfono con mi padre, comentando atropelladamente lo rocambolesco de tan feliz acontecimiento.En pocos días perdí cierto sentido de la ubicación...me parecía estar en un rincón de mi Patria Chica, los niños eran como yo recordaba a los niños de mi pueblo...se comportaban igual que como yo los tenía grabados en mi mente. Los ancianos, hablaban y remataban sus frases con coletillas, exactas a las coletillas de mis mayores...hasta vi rasgos, posturas y ademanes, que hicieron aflorar en mí, los más profundos recuerdos infantiles. Vi una cantante...que me evocaba a Lola Flores....Edelmira del Rosario....nada más verla, casi se me saltaron las lágrimas…con aquel desparpajo, aquellas tablas, con su flor en el cabello, con esa garra y esa voz que no era sino pura poesía y corazón sonoro al viento…era como otro espíritu de “La Lola de España”, de muy parecidos rasgos y aspecto físico, pero con un deje como de chulapona castiza…otra gran dama de la canción, idéntica a las inmortales… con esa ciclópea energía, que las hace tan típicas como míticas. Creo que en la gran España Intercontinental (o como alguna vez se dijo, Mundo Hispano), el espíritu de “La Faraona” se replica en cierta medida…creo que eso es algo consustancial con lo Hispano, algo que nos vislumbra la pertenencia a un entretejido común; algo que parece querer demostrarnos, la idea de que cada pequeña o gran comunidad, posee un espejo, en el que se reflejan y se retransmiten todas las ideas, todas las imágenes, todas las luces y todos los sentimientos…todos diferentes, pero todos conformando una especie de eco interior, repitiendo las armonías vitales de los unos y de los otros.No me cabía duda...estaba a más de 10.000 Kilómetros de mi tierra...pero no dejaba de ser mi tierra.

Descubrí un rinconcito de mi patria a miles de Kilómetros...redescubrí en las gentes, una parte íntima de mi propio terruño y de mi cultura ya soterrada en el tiempo, por el tiempo y por el devenir de las circunstancias.Cuando mi amadísima invitada lleve un tiempo aquí, a la mitad del medio mundo de distancia...hablaré con ella sobre el particular; de cuales han sido sus más sutiles sensaciones, quiero comprobar esta teoría. Aunque muchos hispanoamericanos, sigan con sus maniqueas e interesadas historias, denostadoras de España...creo estar en lo cierto, cuando pienso que una vez conocida la España de acá, sentirán lo mismo que he relatado...se toparán con algo tan familiar, que les hará entender lo que nunca comprendieron de su propio lugar de nacimiento…creo que podrán descubrir los secretos de su patria, aquí.

Hispanoamérica es un ente específico, es una certeza...tan real, como que España es una madrastrona, que a sus hijos trata como a hijos ajenos...pero también, que es nuestra Madre Patria, tanto para los de acá y para los de acullá.Aquello no es como España, por lo mismo que esto no es como España…porque nada hay que se parezca a España, ni allí ni aquí...puesto que España, es la suma y la sinergia de una miríada de rincones...pero es.

En España sigue sin ponerse el sol.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia