El Día de Todos Los Santos…

  • 08/11/2014
  • 0

Celebramos El Día de Todos Los Santos.

Un día en que recordamos a nuestros seres queridos ausentes.

Nuestros Santos; en nuestra memoria y corazón. Pero en realidad esto no es más que una ocasión para reflexionar. Para pensar que un día nosotros seremos los recordados. Un día para elucubrar, como será el momento de nuestro propio tránsito.

Vemos como se cumplen algunas tradiciones, engalanar las tumbas y ofrendas de flores por doquier...como intentando agradar y demostrando a nuestros difuntos que les seguimos queriendo...y así que ellos no nos olviden a nosotros.

Otra importante tradición, ya está en declive, se están empeñando en sustituirla y lo han conseguido....la bobada que llaman "jalogüin" se ha impuesto.Pero los que tuvimos la suerte de ver interpretar el Don Juan Tenorio, año tras año y en sus diversar versiones; comprendimos su mensaje...entendimos que esa obra nos ayudó como ningún otro ejemplo, a cerrar el círculo de la comprensión del sentido de la vida y de la siguiente vida.

Recuerdo como los chavalotes nos reíamos con las calaveradas de Luis Mejías y aún esperábamos ansiosamente que Tenorio las superara...pues aquello de "querer a las francesas y reñir con los franceses" de aquel don Luis que valía lo "menos dos", nos parecía difícil de superar.Luego vimos como Don Juan Tenorio enamorado, se engañaba a si mismo... y el terrible daño que causó a Doña Inés...eso ya nos dejaba de hacer gracia, ya todos suspirábamos por Doña Inés y Tenorio nos dejaba fríos...como la vida misma.

En el Don Juan Tenorio, vimos la alegría desbordante y sin freno de la juventud...Después esa cierta amargura de la madurez, cuando se pretenden justificar los errores de la juventud, el "sostenella y no enmendalla"...esa intención de seguir siendo el mismo de los años mozos, o aún más calavera; el deseo de agarrarse a la juventud como a un clavo ardiendo...pero sabiendo en tu interior, que te hubiera gustado rectificar los errores del pasado, pero que el orgullo te lo impide...que te hubiera sido mejor, perder todas las apuestas. Que la vida sin amor, es una vida triste y amarga.Que las bravuconadas con los del más allá y las bromas con las "jalogüinadas", no quedan sin respuesta.En fin, una definición exacta de lo que es la vida terrena.

Pero el remate es antológico, es lo que nos relata como será el último puente.El gran amor que fue capaz de imbuir el Tenorio en Doña Inés, es el que le salva del infierno. El amor te salva en la vida y también en la última hora.

El arrepentimiento final, guiado solo por el amor...el amor de Doña Inés, que viene a buscar a Don Juan en las tinieblas y a llevarle de la mano hacia la luz.

La vida misma...hasta el más allá.

La misión en esta vida, es dar amor, con la esperanza de que otras personas nos quieran, que nos quieran y nos amen desinteresadamente...personas que serán nuestros seres queridos, y que serán los que un día nos tomen de la mano, nos hagan confesar que nuestro Dios, es el Dios de la Clemencia...y nos lleven a la Luz.

Al menos no hay que ser peor que don Juan Tenorio...¡ojalá! todos tengamos una Doña Inés en el otro lado.

Esta es nuestra tradición...así nos lo contaron, mediante la gran metáfora metafísica de Don Juan Tenorio.

Por eso celebramos El Día de Todos Los Santos.

Para que nuestros seres queridos difuntos, no se olviden de nosotros.

Porque es EL DÍA DE TODOS LOS SANTOS.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia