Mi mente tiene ruido (relato corto)

  • 06/11/2014
  • 3

Recordé un relato corto que escribí para la radio hace un muchos años. Lo encontré durmiendo junto a miles de otros ficheros en un disco duro guardado en un cajón. Me pareció curioso, espero que os guste.

Durante toda mi vida he tenido una gran capacidad para acometer casi cualquier proyecto, empleándome a fondo, convirtiéndome con rapidez en un experto del tema y llevándolo a cabo… pero con una condición... que no se prolongara demasiado en el tiempo,  porque…

Mi mente tiene ruido.

¿Que es esto de que mi mente tiene ruido? Intentaré explicarlo.

Imaginemos un receptor de radio, pero de los de ruedecita de sintonía y dial –los sintonizadores modernos trabajan en silencio- . Ahora imaginemos que estamos girando rápidamente la ruedecilla el botón de sintonía, haciendo que la aguja recorra el dial de la radio.

 Mientras la aguja se desplaza de lado a lado del dial, en el altavoz se escuchan fragmentos inconexos de sonidos dispares, música, voces, diferentes sonidos que corresponden a fragmentos de programación de las distintas emisoras con la que el dial se va cruzando en su loco recorrido.

Esos sonidos –se podría catalogar como ruido- , esa cantidad de pequeñas porciones de mensajes y músicas entremezclados, normalmente ininteligibles, aunque no les hagamos caso, llegan a nuestra mente, sabemos con total seguridad que son parte de mensajes más grandes, de otras ideas, otros proyectos, otras mentes, otras vidas…pero también nuestra mente sabe que no lograremos entender nada hasta que no encontremos la sintonía y centremos la aguja en un sitio concreto del dial, en el sitio correcto, en aquel en el que el ruido se convierte mágicamente en algo inteligible.

Mi mente tiene ruido.

En ella se agolpan montones de pensamientos entrecruzados y entrecortados por las interferencias de otro pensamientos, montones de ideas que podría llevar a la práctica, montones de cosas que podría decir… montones de cosas que… montones de… montones de ruido.

Mi mente tiene ruido.

Esta situación llevaría a la locura a cualquiera si se mantuviera durante demasiado tiempo, afortunadamente de vez en cuando el ruido disminuye bruscamente. ¿Que ha pasado?  El ruido se transforma, se clarifica, las imágenes se enfocan, el sonido se modula, se define una idea, surge un proyecto y aparece una decisión: ¡Voy a hacerlo!

No deja de ser un proceso productivo mental, algunos lo podrían definir como inspiración, en algún caso quizá intuición, o imaginación en otros.

Una mente joven no es aquella que tiene pocos años de vida sino aquella que es capaz de llenarse de ruido tras aclararse momentáneamente y producir una idea. También creo que la mente de los genios es aquella en la que el ruido no cesa ni siquiera cuando surgen las ideas, es la locura de la genialidad.

Mi mente tiene ruido, las ideas se generan continuamente y a veces con una gran velocidad y se enredan, me parece como aquellos ovillos formados por retales de hilos de lana de diferentes colores que –no se para qué- guardaban nuestras abuelas en la caja de la costura.

A menudo las ideas que se forman son tenues, etéreas, algo así como las finísimas nubes que se forman en los cielos calurosos del verano, difíciles de perfilar, de atrapar, se disuelven con facilidad, a menudo si esto ocurre en un momento de distracción terminan perdiéndose.

Otras veces en lugar de tenues hilillos se producen recias sogas que en principio pueden tener el aspecto de ser grandes ideas pero son abandonadas por toscas.

Mi mente tiene ruido.

¿Han visto alguna vez como se hila la lana?  Es un proceso sencillo, se parte de un puñado de lana en bruto, una especie de manojo formado por incontables y finísimas fibras de lana de longitudes diferentes enredadas entre sí.

Se toman pellizcos del manojo y sin arrancarlos del todo se retuercen para formar un principio de hilo que se hará crecer en longitud y en grosor. Ayudado por una máquina que además de  bobinar ese hilo le va dando vueltas.

El trabajo consiste en alimentar ese hilo, añadiendo pellizcos de fibras semiarrancados del manojo.

El manojo representa la masa formada por todo lo que la mente va almacenado durante nuestra vida, conocimientos, experiencias… etc. Toda esa materia prima en bruto está ahí para ser hilada… Mi mente tiene ruido.

De pronto. Un momento de silencio. El ruido cesa por un instante. El dial de la radio se ha detenido, se ha centrado en una emisora, el ruido ya no es ruido, se entiende, ahora es una ida, se ha formado un hilo… no lo perdamos… puede ser interesante… hay que alimentarlo con la materia prima de que disponemos.

Si no hay bastante, habrá que buscar más. Se abre un periodo de hambre de conocimiento, comienza el proceso de investigación, documentación, estudio. El hilo empieza a crecer…

Mi mente tiene ruido.

La mayoría de las veces este hilo no va a ninguna parte, no vale o nos parece que no vale, o sencillamente no encaja con nuestros pensamientos o con el momento, o con nuestro estado de ánimo, o con nuestros prejuicios o… Vete a saber.

Lo desechamos y tras unos momentos de frustración, vuelve el ruido…

Mi mente tiene ruido.

En realidad este hilo siempre vale. Aunque no termine en un proyecto, sí vale.

Ha crecido desde el manojo inicial pero también se ha alimentado del exterior.

Volvamos a incorporar este hilo al manojo inicial, al ovillo de trozos de lana de todos los colores, al manojo de lana para hilar. Los genios son aquellos que son capaces de no desechar ningún hilo, vencer las dificultades del momento y  expresarlos en obras geniales.

Mi mente tiene ruido, si no hilo rápidamente, si no consigo dar longitud suficiente a este hilo… si no consigo que esto sea rápido y el ruido invade de nuevo, el proceso se interfiere, el hilo no crecerá lo suficiente, no llegará a salir…

Mi mente tiene ruido.

Mi vida está repleta de estos hilos que no han llegado a ser lo suficientemente largos porque…

Mi mente tiene ruido.

Estoy seguro de que el ruido lo forma el nacimiento simultáneo de una enorme cantidad de hilos que se entrecruzan y chocan. Algún día conseguiré organizar estos hilos y entonces se acabará el ruido.

Tengo miedo de rebuscar en el ovillo que hay en mi mente.

Tengo miedo de que mis prejuicios corten el hilo

Tengo miedo de no encontrar un hilo que se prolongue en el tiempo.

Tengo miedo de que un día mi mente no tenga ruido.

 

 

Francisco José Huerta 1979

Denunciar contenido

3 comentarios

Deja tu comentario
Foto FJH 4x6 300
Huerta Coso Francisco Jose14 d diciembre d 2014 a las 21:05 (UTC)
Hola a todos. Como el significaco de "místico" es amplísimo, es posible que sea algo místico. Mi formación es absolutamente técnica pero estoy convencido de que realmente desconocemos el potencial que tenemos y la energía que nos mueve. Si eso es una forma de misticismo, lo acepto.
Por otra parte, Sr. Rodiño, en efecto, hay unas cuantas cosas entre líneas.
Agradecido una vez más.
_beevo
Esperanza Mancheño13 d diciembre d 2014 a las 19:25 (UTC)
Creo que usted es un mistico
DSC00104
Félix Rodiño Vallugera13 d diciembre d 2014 a las 10:55 (UTC)
Mi querido Sr. Huerta: Le felicito una vez más. Magnífico relato que, a mis cortas 'entendederas', creo dice muchas cosas entre líneas y con el que me identifico completamente. Como ya he sido suficientemente pesado con los anteriores comentarios, aquí me quedo ... no sin antes expresarle mi admiración y respeto. Un gran abrazo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia