“Ser o no ser”

Un mundo hipócrita, dónde pocos se atreven a alzar la voz en cosas elementales...

a7c9e09071147bcff16a2fe3b948033a

 

Ahora viajo bastante... al mismo sitio, pe
ro viajar es viajar... y tener música y leer para mi, es primordial, lo junto con mis técnicas de Yoga, y se me hace más llevadero. El avión me acojona.
Estoy leyendo el libro de Jorge Javier Vázquez, "La Vida Iba En Serio". No era un libro que me cuadrase... porque él mismo a veces mi inspira decir,  "jo, en muchas cosas nos parecemos tanto"... y otras veces, cuando hace comentarios hirientes y a mala leche... le odio como la que más; pero es al leer su libro, del que él mismo dice que no es autobiográfico, pero que tiene pinceladas de su vida, cuando que me pongo en sus zapatos... y tela marinera... no sé cómo irá de aquí en adelante, pero lo leído hasta ahora, es muy duro. 
Gays han existido siempre, sobre todo para los que creemos que no es una enfermedad, una manía... sino un capricho de la naturaleza que respetar... yo al menos, lo creo así; y leyendo este libro, que creo que voy por la mitad, me paro a pensar, en lo que la humanidad ha hecho con este colectivo y me pregunto, como posiblemente lo haría su autor... "¿quién coño somos para hacer algo así?"
Mi artículo no va para hacerle publicidad a él, (no tengo lectores)  ni siquiera a su colectivo (mi opinión es una de tantas), esta entrada de blog va, porque creo, que no tenemos el derecho de juzgar a nadie (incluso los jueces meten la pata y de qué manera...) y máxime en algo tan personal como es la condición sexual, religiosa, laboral, política... no sé, en tantas cosas; si nos ocupásemos más de nosotros mismos, de valernos por nosotros mismos, de mirarnos para adentro y ver en qué fallamos.... qué diferente sería todo este rollo de la convivencia. 
El otro día, viendo Gran Hermano (ahora ya si que corro el riesgo de que me llamen de todo...) y viendo todo lo que decía Mercedes Milá de las "putas"... 21 siglos después como poco... seguimos siendo hipócritas... y seguimos negando más que una evidencia... en un país que está cómo está... que tiene los parados que tiene, que tiene la economía como la tiene, las arcas de la Seguidad Social hechas puré, ladrones a manos llenas... tan grave sería, reconocer ya la prostitución como un trabajo, con sus cotizaciones, sus derechos y sus obligaciones? ¿Seguiremos permitiendo que haya gente que lo pasa muy mal en "su trabajo", por no dar nuestro brazo a torcer en ciertos asuntos que más que problemáticos... son de puro sentido común? ... ¿no podríamos pararnos a pensar un poco y a ponernos en los zapatos de los demás... ? Si alguien me explica el por qué no lo hacemos de una manera lógica... prometo abrir mi mente lo máximo que sea capaz, para entenderlo.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia