Morir de amor 3

  • 03/11/2014
  • 0

Ese año María era feliz, se había quedado en cinta después de no pocos contratiempos, claro que su estado le impedía trabajar tanto como a ella le hubiera gustado, como en sus mejores tiempos un año atrás , pero para María el dinero no era una máxima Su marido Alberto estaba atravesando  una situación profesional un tanto difícil, suspendido de empleo y sueldo después de catorce años, y apostado a las puertas de la empresa cada día ocho horas, sin poder entrar porque si no lo hacia así perdía todos los derechos. Bueno se decían ambos esta racha pasará, pasaron varios meses y la situación permanecía, a finales de ese mismo año la hermana de María Berta decidió poner en traspaso el bar, y viendo que quizá sería una opción, Alberto decidió coger el traspaso. Y se vieron repartiendo roscón de reyes en la inauguración. La relación de María Y Alberto no había sido siempre sana , por la afición de este de creerse un seductor, ella lo amaba pero le rechinaban los dientes cuando Alberto piropeaba descarado a cualquier mujer por la calle ,y cuando estuvo en la mili se hecho una novia en Zaragoza , cuestión que María perdono a su vuelta, de todas formas se daban cuenta que un cumulo de circunstancias adversas se cernían sobre su hogar ,a Alberto todo lo que estaba pasando le venía grande,  un par de años atrás podían viajar hacer planes tenían una vida cómoda que les permitía buena ropa , salir a cenar o de copas con los amigos  ir al cine y al gimnasio y verse relegado a la escasez lo tenía frustrado , Alberto no se adapto , el bar no le gustaba ni los clientes, el era representante, y estaba acostumbrado a estar en la calle suelto no debajo de un techo para trabajar, con lo cual cada día era un calvario de protestas y maldiciones, pero María se hizo el firme propósito de sacar aquel negocio a como diera lugar con Alberto o sin él. Y cada día antes de las siete de la mañana levantaba la persiana, hacia los pedidos recargaba las maquinas y lo tenía todo en orden para sus clientes, al cerrar caja por las noches la verdad no era mucho porque era un bar de barrio pero papa pagar facturas y mantenerse daba.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia